HOMENAJE A LA TRAYECTORIA DE UN PERIODICO EN EL MUSEO JUDIO
viernes, 18 de abril de 2008
"Mundo Israelita" cumplió 80 años
Fuente: Clarín - 4 de julio de 2003

Todo empezó en un 1923 impar", dice el escritor Bernardo Ezequiel Koremblit. Ese "todo" del que hablaba era la fundación de Semanario Israelita, un periódico judeo-argentino.

El miércoles, el Museo Judío de Buenos Aires hizo un acto público para homenajear la trayectoria de ese periódico. En el mismo acto, el ingeniero Pedro Zadunaisky —un científico que hasta tiene un asteroide con su nombre— y Koremblit —ex presidente de la SADE— fueron nombrados miembros del Comité de Honor del Museo Judío. El acto tuvo, además, un invitado de honor: el doctor Bartolomé de Vedia, del diario La Nación, que habló sobre "El periodismo independiente, agente responsable de la ética de la memoria".

A través de sus ochenta años, el semanario Mundo Israelita —hoy dirigido por José Kestelman— contó con firmas como las de Alberto Gerchunoff, César Tiempo, Samuel Eichelbaum, Ricardo Rojas, Arturo Capdevila, Jaime Barylko, Victoria Ocampo, Alejandra Pizarnik y León Dujovne. El Museo destacó que en estos años "mantuvo invariable su independencia editorial y luchó por los valores del pluralismo político".

Uriel Sevi, director del Museo, fue el encargado de abrir el acto. Dijo que gustaba pensar que "Museo, memoria y cultura son instrumentos para mejorar la calidad de vida". Y que "el control despótico de la sociedad se manipula destruyendo la cultura".

Entonces subió Pedro Zadunaisky —un hombre nacido en 1917, que recibió el Premio Anual en Astronomía de la Academia Nacional de Ciencias Exactas— y contó que el periódico homenajeado "era el diario que leían mis padres". Zadunaisky habló, sobre todo, de la educación argentina. Y dijo que "la única solución es la educación, para inculcar principios éticos y amor al prójimo".

Koremblit dijo que había que pensar este aniversario en francés, idioma en el que "ochenta" se dice "quatre vingt", es decir, "cuatro veinte". Porque este aniversario, dijo, "es joven, fecundo, jocundo". Y "todos somos jóvenes, solamente envejecen los viejos".

Kestelman, el actual director, agradeció el agasajo "con profunda emoción". Y agregó: "Honestidad, independencia, pluralismo y una prédica insobornable caracterizan a Mundo Israelita".

Llegó después el turno de Bartolomé de Vedia. "Este noble semanario judío y argentino fue una de las reservas morales del periodismo en nuestro país", dijo el periodista. "Fue mucho más que un periódico de comunidad". De Vedia contó que Borges consideraba que la población judía era una variable cualitativa sin la cual la Argentina no sería lo que es. "De esa corriente civilizadora —afirmó— yo me siento parte."

En su ponencia, de Vedia destacó "el papel del periodismo en la caída de la Unión Soviética". Habló de la creciente importancia de las comunicaciones y dijo que ante eso "apareció en el mundo la exigencia de que los medios se autorregulen". Para De Vedia "es fundamental defender los espacios de libertad que tanto costó ganar: no le pertenecen sino a la sociedad".