Hacia una competitividad responsable
domingo, 11 de mayo de 2014

Se llevó a cabo la Primera Jornada de RSE de la AMIA

A través de su Programa Valor, la AMIA organizó la Primera Jornada de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) para promover el concepto y las prácticas sustentables en la cadena de valor de empresas y organizaciones. 

Frente a un auditorio que reunió a académicos, empresarios y representantes de organismos públicos y sociales, y con la participación de importantes referentes nacionales e internacionales en la temática, se realizó la Primera Jornada “RSE: Tendencias e Integración de la Cadena de Valor”, organizada por la AMIA, en el marco del Programa Valor, RSE +Competitividad, que la mutual implementa con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN).

El encuentro se llevó a cabo el jueves 10 de abril en el Auditorio de AMIA en Buenos Aires y abordó las principales tendencias globales de sustentabilidad; las relaciones entre la RSE y las políticas públicas; así como también las experiencias en el Cluster Latinoamericano de Programas del BID/FOMIN en cadena de valor.

Entre los aspectos más relevantes que se profundizaron durante la jornada se destacó la necesidad de priorizar la sustentabilidad en la gestión de la cadena de valor, como un factor que permite a las compañías mejorar su competitividad y gestionar el riesgo, a la vez que contribuyen al desarrollo sustentable y la promoción de los Derechos Humanos. De este modo, los especialistas detallaron su visión con respecto a estas cuestiones y directivos de empresas compartieron sus aprendizajes y desafíos.

Luego de las palabras de apertura del Representante del BID en Argentina, Hugo Florez Timoran; y del vice presidente en ejercicio de AMIA, Ralph Thomas Saieg, tuvieron lugar los distintos paneles. Algunos testimonios que se destacaron fueron los siguientes:

Carmelo Angulo Barturén, Presidente de UNICEF España: “Estamos en un nueva fase en la que hemos pasado de la RSE a las empresas y los derechos humanos. Es decir, de la voluntariedad a la obligatoriedad. Porque los DDHH son obligatorios en todo el mundo, lo que supone un reto para la cadena de valor. Ya no solamente es algo que tu eliges hacer, es algo a lo que te obligan las Convenciones que tu país ha firmado y ratificado. Esto implica otro nivel de compromiso, de Reporting y de impacto en la empresa.”