NOVEDADES AMIA
domingo, 11 de mayo de 2014

En un gesto sin precedentes, Juan XXIII, suprimió de la oración del Viernes Santo la frase despreciativa que calificaba a los judíos como "pérfidos".

Viernes Santo

Recuperar la memoria de un hombre extraordinario: Angelo Giuseppe Roncalli, el Papa Juan XXIII

En un gesto sin precedentes, Juan XXIII, suprimió de la oración del Viernes Santo la frase despreciativa que calificaba a los judíos como “pérfidos”.

Por Eduardo Eurnekian y Baruj Tenembaum*

En los años ’40, cuando era delegado apostólico del Vaticano en Estambul, Angelo Giuseppe Roncalli, el futuro Papa Juan XXIII, orquestó el salvataje de miles de judíos condenados a muerte por el nazismo. Roncalli llevó a cabo acciones extraordinarias para el tiempo y el contexto en el que vivía.

Entre estas acciones recordamos la emisión de “certificados de inmigración” a Palestina a través del correo diplomático del Vaticano. Intervino también abiertamente a favor de los judíos eslovacos y búlgaros.

En febrero de 2011, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg presentó a Yad Vashem un voluminoso dossier de documentos y pruebas tangibles de los actos de salvación llevados a cabo por Roncalli durante la Shoá. La Fundación Wallenberg acompañó la documentación con una fuerte recomendación de que Roncalli sea reconocido con el título de Justo entre las Naciones, honor que reciben las personas no judías que auxiliaron a judíos durante la Shoá. La petición continúa sin ser respondida.

Roncalli fundó las bases para el desarrollo de un diálogo interreligioso respetuoso entre católicos y hebreos, como lo señala el Decretum de Judaeis, redactado en el seno del Concilio Vaticano II, en 1962. El texto señala: “Quien desprecia o persigue al pueblo judío hace daño a la Iglesia Católica”.

El Papa Juan XXIII fue más allá, y en un gesto sin precedentes, ordenó suprimir de la oración del Viernes Santo la frase que califica a los judíos como “pérfidos”.

En esta senda abierta por Roncalli transita hoy Jorge Mario Bergoglio, el Papa Francisco, uno de los primeros miembros de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg. “El Papa Juan XXIII ha regresado”, manifestó con entusiasmo el padre Loris Capovilla, ex secretario de Juan XXIII, en referencia a Francisco.

Bergoglio, como sucesor del cardenal Antonio Quarracino, se convirtió en el custodio del Mural Conmemorativo de la Catedral de Buenos Aires, un monumento en memoria de las víctimas del Holocausto y de los dos ataques terroristas perpetrados contra la embajada de Israel en Buenos Aires y la AMIA, la sede central de la comunidad judía argentina. Se trata del único memorial de estas características instalado en una catedral católica. Un video exclusivo de la Fundación Wallenberg lo muestra, en 1998, junto al Mural recordando a las víctimas del nazismo.

Por el Viernes Santo de 2014 fue oportuno mantener viva la memoria de Raoul Wallenberg, de Angelo Roncalli y de todas las personas que en uno de los capítulos más tenebrosos de la historia dieron lo mejor de sí e hicieron una gran diferencia.

*Presidente y Fundador de la Fundación Raoul Wallenberg

www.raoulwallenberg.net