LIBROS
miércoles, 05 de agosto de 2009
Cuestión de Estado de Jonatán Nakache

El atentado a la AMIA en los medios de comunicación

El libro de Jonatán Nakache, investigador en Comunicación Social, se terminó de imprimir en el mes de julio de 2009. El autor  presenta una exploración categórica acerca de la tarea que realizaba el poder político para que los medios de comunicación publicaran noticias propensas a la idea de que la causa AMIA avanzaba.   

Jonatan plantea una hipótesis como todo investigador que recurre al método inductivo – deductivo en el contexto de verificación. Por lo tanto es substancial su exacta transcripción: el Estado -entendiendo como tal a los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial- tienen la capacidad de instalar determinados temas de su agenda dentro de la de los medios de comunicación. Tal como lo plantea la hipótesis formulada, el escritor trató de verificar, a través del contenido de los mensajes que fueron emitidos, si el Estado tuvo como objetivo producir una sensación de progreso en cuestiones político- jurídicas. Considerando que esta sensación de progreso en la causa AMIA dará respuesta transitoria a las exigencias de una  parte de la sociedad  al plantar noticias neurálgicas cuando se acerca la fecha de cada aniversario del atentado a la sede de la comunidad judía donde funciona AMIA y DAIA.
Nakache utilizó como material de análisis las notas publicadas por los medios de prensa escrita de todo el país durante los meses de julio de cada año desde1994 a 2005.

En la introducción del texto Jonatan se refiere al atentado a la Embajada de Israel en Buenos Aires, ocurrido el 17 de marzo de 1992. Y recuerda que cuando las heridas de la sociedad comenzaban a cicatrizar después de “dos años, cuatro meses y algunas horas” exactamente el 18 de julio de 1994,un artefacto explosivo había volado la AMIA de Pasteur 633.

Al autor le inquieta la idea de la impunidad, por el nuevo atavío que cubre el antisemitismo cuando niega el Holocausto y, quizás, con el mismo atuendo se plantee que el atentado a la AMIA no existió. 

Jonatan anuncia el marco teórico que fundamenta su investigación, y  así describe los estudios de persuasión de Carl Holvand: “que suponen como punto de partida la exigencia de convencer a la población o a grupos determinados respecto de aceptar una idea, línea de pensamiento o conducta determinadas, realizando estudios que “analizan” las características de cada proyecto persuasivo”. El modelo de comunicación utilizado es el de Agenda Setting.

Se denomina Agenda-Setting la alianza tácita que existe entre el Gobierno de un país  y los medios de comunicación para comunicar a los espectadores, oyentes o lectores de un determinado medio sólo lo que interesa, y ocultar al máximo lo que puede resultar peligroso o perjudicial para la estabilidad que ellos creen la correcta para su país.

En otros términos Shaw, el autor del concepto de la Agenda-Setting, sostiene que "como consecuencia de la acción de los periódicos, de la televisión y de los demás medios de información, el público es consciente o ignora, presta atención o descuida, enfatiza o pasa por alto elementos específicos de los escenarios públicos Nakache dice: “Si bien diversos estudios han demostrado que los medios de comunicación carecen de la capacidad necesaria para indicarle a la gente cómo debe pensar […] sí es factible que tengan potestad de instalar determinados temas, dejando otros en segundo plano, logrando así una manipulación indirecta.”  .[…] es lo que se conoce como instalar agenda”.

Reproducir las palabras del profesor Oscar D. Amaya es la mejor presentación de este joven escritor: “El libro que el lector tiene en sus manos es el resultado de una ardua investigación que tuvo su origen en la Universidad Pública. […] La forma original de esta publicación fue la de una Tesis: instancia definitoria en una carrera y una tarea académica considerada de la mayor complejidad que un estudiante avanzado enfrenta en los tramos finales de su formación, proceso que tuve la responsabilidad de dirigir”.

 

                                                                                                         Corina Schvartzapel