Inicio
 
Los crímenes del pasado, de hoy y de siempre Imprimir E-Mail
jueves, 07 de agosto de 2008

Por Jack Fuchs *

Dos noticias relacionadas con la ex Yugoslavia aparecidas la semana pasada en los medios me impulsan a la reflexión, quizá recurrente pero siempre vigente, sobre las guerras como tragedias humanas inevitables. Murió en Zagreb Dinko Sakic, jefe del campo de concentración nazi más importante de Croacia durante la Segunda Guerra Mundial, detenido en 1998 en la Argentina, donde vivió en libertad durante cincuenta años.

Con apenas horas de diferencia, fue detenido, cerca de Belgrado, Radovan Karadzic, quien vivía haciéndose pasar por médico especializado en medicinas alternativas –llevaba el pelo largo, barba y anteojos para ocultar su rostro–. Karadzic era el hombre más buscado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) por su implicación en el cerco de Sarajevo y en la atroz matanza de Srebrenica durante la guerra civil que se extendió entre 1992 y 1995.

Sakic dirigió el campo de exterminio de Jasenovac, donde murieron cerca de 100.000 personas entre 1942 y 1944, en su mayoría serbios y judíos ejecutados bajo el régimen ustasha, un gobierno croata títere del régimen nazi. En total, las pérdidas humanas relacionadas con masacres y hechos bélicos durante la Segunda Guerra Mundial se elevaron a cerca de 1.000.000 para el conjunto de Yugoslavia. Los padecimientos de la población de la región no fueron únicamente consecuencia de la invasión nazi. Muchas matanzas se originaron en conflictos internos –justificados por diferencias religiosas o étnicas, a lo que se sumaron razones geopolíticas (excusas que nunca pueden faltar)–, no muy distintos a los que “explican” aquellas ocurridas en los años noventa, cincuenta años después.

Atrocidades cometidas con medio siglo de diferencia y mucho en común.

Srebrenica fue la masacre más grande acontecida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. El conflicto en la región de los Balcanes, que se extendió por casi cuatro años, entre 1992 y 1995, les costó la vida a alrededor de 100.000 personas y provocó cerca de dos millones de refugiados y desplazados, musulmanes y serbios en su mayoría. En julio de 1995, Karadzic fue acusado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) de autorizar el asesinato de civiles durante el sitio de Sarajevo, y cuatro meses más tarde fue acusado de orquestar la matanza de Srebrenica, que dejó, en una semana, 8000 hombres y niños muertos.

La ex Yugoslavia constituye un claro ejemplo de la realidad de nuestro planeta. Las terribles consecuencias de la Segunda Guerra Mundial no sirvieron de advertencia. Los años noventa mostraron que la trágica historia se repitió en la misma geografía, tan castigada cincuenta años antes. Un período de convivencia pacífica que duró medio siglo se quebró de un día para otro, y el país fue un campo de masacres y exterminios entre 1992 y 1995.

La historia pone en evidencia, una vez más, la condición humana. Terminada la Primera Guerra Mundial, Europa había quedado tapada de imágenes de espanto. Sin embargo, 20 años después, se volvió a cubrir de cadáveres. A Auschwitz e Hiroshima le siguieron, durante el siglo XX, Corea, Argelia, Vietnam, la amenaza constante de catástrofe nuclear, la guerra entre Irán e Irak, el Golfo, la guerra de los Balcanes. En este siglo XXI, no encontramos tregua alguna: la violencia en Medio Oriente, la invasión a Irak, los atroces crímenes diarios en Afganistán, la terrible situación en Darfur. El derramamiento de sangre ha sido una constante para el género humano. Las explicaciones y causas que encuentran tanto historiadores como politólogos sólo confirman que se trata de excusas. Las guerras existen para que en el marco de ellas todo esté permitido y todo se pueda justificar.

Las imágenes atroces se vuelven naturales y parte de nuestra vida cotidiana. En estos días, releyendo Ante el dolor de los demás de Susan Sontag, rescato las siguientes palabras: “Quizá se atribuya demasiado valor a la memoria y no el suficiente a la reflexión. ... La historia ofrece señales contradictorias acerca del valor de la memoria en el curso mucho más largo de la historia colectiva. Y es que simplemente hay demasiada injusticia en el mundo. Y recordar demasiado nos amarga”.

No puedo escapar a mi condición de testigo de la Segunda Guerra Mundial y sobreviviente de la Shoá –Holocausto– cuando me vuelvo a preguntar una y otra vez cuál es el objetivo de la memoria. Las atrocidades que tuvieron lugar en la ex Yugoslavia en los años noventa sucedieron en Europa, sí, en Europa, ante la indiferencia de muchos. ¿Quién se hubiera imaginado que miles de civiles serían masacrados y arrojados a fosas comunes cincuenta años después del final de la Segunda Guerra Mundial, en una región que había sufrido en carne propia la atrocidad de la guerra?

Nuevamente la realidad nos muestra cuán frágil es nuestra memoria y cómo, equivocadamente, buscamos explicaciones y a veces peligrosas justificaciones frente a la aterradora irracionalidad humana.

 

* Sobreviviente del Holocausto.

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita