Inicio arrow Las+noticias arrow 4340 arrow Atentado a la AMIA: catorce años sin justicia.
 
Atentado a la AMIA: catorce años sin justicia. Imprimir E-Mail
jueves, 17 de julio de 2008

Moisés Gabriel tiene 36 años y una vida repartida entre su trabajo como analista de sistemas y el gimnasio al que va cada día con más entusiasmo. El ritmo de su rutina es tan veloz que apenas puede ver a su padre, a su madre, y a sus hermanas, alguna vez por semana.

Por el mismo barrio de Once, y a sus 34 años, Yanina y Alejandro planean unas vacaciones de invierno, que le permitan a ella, dedicada a la acción social, tomarse un respiro ante tanta demanda de alimentos, de contención, por parte de argentinos que recurren  a la AMIA y su red de asistencia. A pesar del trabajo arduo, ella sonríe. Pareciera estar en su naturaleza esa alegría difícil de encontrar en otra parte.
Con el pelo lacio hasta debajo de los hombros, y a sus 19 años, Sebastián ya se ha convertido en un personaje. Sus compañeros de la Facultad de Ciencias Políticas ya le dicen “Presidente”, porque su militancia en el centro de estudiantes lo ha convertido en referente. En su discurso siempre están presentes los jubilados, a quienes promete pagar una asignación digna una vez que llegue a su anunciado objetivo: la Casa Rosada.
“Kevin, apurate, que tenés que ir a la escuela”, grita cada mañana Paola, cuando su hijo remolonea en la cama antes de despertarse para ir al colegio. Abogada reconocida, Paola también se ocupa de su otro hijo, José, que hoy amaneció con fiebre. Tiene una sonrisa en la cara siempre, Paola. Como si supiera algo de la vida que los demás desconocen.
Las historias que pueden leerse más arriba son fábulas, especulaciones, simples expresiones de deseo. Ni Moisés es analista de sistemas, ni Sebastián estudia en la facultad, ni Yanina es asistente social, ni Paola es una abogada exitosa.
Ellos, al igual que otros 81 seres humanos que como Andres, Silvia, Kuky o Erwin, iban en camino a concretar todos esos sueños, cuando la bomba asesina los interceptó aquella soleada y horrenda mañana porteña del lunes 18 de julio de 1994.
A las 9 y 53, la sinrazón les arrancó el futuro de cuajo, y las esperanzas quedaron truncas, deshechas, al igual que las existencias de quienes los rodeaban en aquel momento y que los siguen amando con igual o mayor intensidad.
A catorce años de aquella mañana de horror, cabe recordar lo que debió haber sido y no fue. No se trata de masoquismo, sino de entender, una vez más, lo que un ser humano puede hacerle a sus semejantes cuando es guiado por el odio, la codicia o la simple sumisión.
Entender, recordar, homenajear a los que ya no están. Será la base para que la Justicia argentina, esa impostora irredimible, pueda llegar de una vez, y traiga algo de consuelo a quienes no lo tienen. Cuando menos, una reparación a tanto abrazo sin dar, a tanto recuerdo que no se concretó, a tanta pesadilla que nunca termina.
Más allá de los discursos, son los familiares de las 85 víctimas los verdaderos damnificados de esta historia. Son ellos los que han soportado las mentiras del poder de turno, ese que dice estar haciendo todo lo posible por esclarecer el caso mientras oculta, miente, distrae.
Son ellos los que oyen a las dirigencias especulando sobre sus diferencias, cuando en realidad los único que los unió fue la desgracia, y que sus seres queridos hayan sido blanco involuntario del terror y la sinrazón.
Son ellos los que deben tolerar a gobiernos que intentaron e intentan comprar su silencio, para que la causa AMIA deje de ser una molesta piedra en el zapato de la política argentina, en lugar de ponerse a tono con la historia y dar con los responsables de lo que ocurrió en Pasteur al 600 hace casi tres lustros.
Como siempre en estos casos, son los familiares el sector más puro de esta triste historia, alejados de las pequeñas y grandes miserias de los seres humanos, judíos y no judíos. Son ellos los que se mantuvieron firmes en su amor a quienes dedicaron sus esfuerzos en años de desierto, soledad y desamparo.
Es para ellos, que este 18 de julio se enciende otra vez una vela, se escucha el penetrante sonido de una sirena, se dice en voz alta el nombre del ser amado que nunca volverá.
Hoy otra vez, y todas las que sean necesarias, la calle Pasteur está repleta de calidez y solidaridad.
Allí estará la multitud silenciosa, la que acompaña sin estridencias el sufrimiento y el dolor de quienes imaginaron un futuro que no podrá ser junto a hijos, padres, novios, esposos, abuelos o amigos, que hoy son una foto, una grabación, una sonrisa que nunca se borra.
Contra el olvido. Por la verdadera Justicia. Para que las muertes de aquellas 85 luces que se apagaron entonces no queden impunes. Para que los muertos puedan descansar en paz. Sus recuerdos sean benditos.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2020 Mundo Israelita