Inicio
 
CASSANDRA: EL SUEÑO IMPOSIBLE Imprimir E-Mail
jueves, 26 de junio de 2008
Se estrenó el último film de Woody Allen
Manuel A. Lotersztein
La ultima película de Woody Allen no es un film  más de su generoso acerbo cinematográfico. Instalada en la corriente  dramático-policial,  género al cual ha recurrido especialmente en “Crímenes y Pecados” y “Match Point”,  es quizás una de sus  obras más ricas y complejas, tanto por sus connotaciones éticas como por sus  felices incursiones –a guisa de homenaje- a la cultura norteamericana.

W.A. abreva en la novela policial de ese país, imbuida del puritanismo religioso  de los inmigrantes ingleses que lo fundaron, y en la cual el crimen siempre se castiga.  Paradigma de esa concepción son “El cartero llama dos veces”  de James Cain y “Una tragedia americana” de Theodoro Dreiser, ambas llevadas al cine. La primera -y la mas fiel a este postulado- fue dirigida por Tay Garnett,   con John Garfield y Lana Turner (1946). Posteriormente hubo una malograda “remake” en 1981 de Bob Rafaelson con Jack Nicholson y Jessica Lange. También inspiró a Luchino Visconti  su obra “Obsesión” (1943) considerado el primer film neorrealista de la historia del cine.  Respecto a  “Una tragedia americana”,   fue filmada por George Stenvens  con el nombre de  “A Place ihe Sun“y se presentó en nuestro país como “Ambiciones que matan” (1951)  interpretada por  Montgomery Clift,  Liz Taylor y Shelly Winters.  En  “El cartero...” el protagonista elude la justicia  por un crimen que cometió, pero es condenado finalmente por la muerte accidental de su amante. En “Ambiciones...”, esa concepción puritana  aún es más extrema: el “antihéroe” es enviado a la silla eléctrica por juzgárselo culpable  de la muerte  de su ex-novia, cuando en realidad ésta se ha caído al lago del bote que él conducía con el propósito de matarla.  Eliminar a un semejante siempre es castigado: no sólo cuando el acto es ejecutado sino también  cuando se  intenta cometerlo .  El conflicto excede la crónica policial de crimen y castigo, trascendiendo al internarse en las procelosas  profundidades  de la culpa y su expiación.

En “El sueño  de Cassandra” esa vertiente se manifiesta  rigurosamente en el caso de los hermanos Ian y Terry,  pero sólo eventualmente  se aplicaría en el caso del Tío Howard.  A propósito de este personaje, cabría efectuar una pequeña digresión. El Tío Howard  nos recuerda a Ben,  el emblemático personaje de “La  muerte de un viajante” de Arthur Miller,  tío de los dos hermanos Happy y Biff. El Tío Ben proclama orgullosamente “Tenía diecisiete años cuando entré en la selva y veintiuno cuando salí de ella. Les juro que ya era rico entonces”. Cuando Biff le muestra como boxea, Ben le pone una zancadilla y lo derriba, “Nunca luches limpiamente con un desconocido, muchacho. Así nunca saldrás de la selva” Tienen  importantes característica  en común: Son ídolos de sus respectivas familias; a ambos personajes los une  igual vínculo familiar: dos sobrinos que ansían posicionarse socialmente y buscan desesperadamente el triunfo económico sin detenerse en consideraciones éticas.  ¿Homenaje a Arthur Miller?  Pero el Tio  Howard  de “Cassandra...” logra su objetivo criminal  y, pese a su altísimo costo, no hay castigo para él. ¿Su acto no es punible? El final es abierto.  Parecería que ha salido indemne ¿pero hasta qué punto? ¿Habrá justicia humana para él? W.A. presenta  dos situaciones que sugieren que sí puede haberla. La esposa de Terry conoce en una reunión al socio de Howard –la víctima en cuestión- y  también logra escuchar –antes de que Ian cierre la puerta de la habitación donde conversan ambos hermanos- que es su asesinato lo que transtorna a su esposo. No es caprichosa la inclusión de ambas escenas:  Si ella habla –lo que es muy probable-  su impunidad se revertiría y la justicia  de los hombres  podría alcanzarlo.

El estilo cinematográfico de W.A. ha madurado; su narración es lineal,   concisa y crece gracias al riguroso desarrollo de las situaciones dramáticas que terminan creando un clima asfixiante. Sólo  tangencial  y  brevemente, se cuelan algunas reflexiónes del autor. No son necesarias, pero tampoco invalidan la contundente sequedad del tratamiento que le ha dado a su historia, que no requiere aditamentos para impactarnos.  En este aspecto, W.A. también retoma la tradición cinematográfica de los grandes creadores del viejo  Hollywood, verdaderos maestros en el arte de narrar.

Otra grata sorpresa la constituye la labor de Collin Farrel, un galán  hasta ahora adocenado, que conmueve como el atormentado  Terry.  Eficaz la labor del resto del  terceto  integrado por Ewan Mac Gregor y Tom Wilkinson .

Siempre renovado y siempre fiel a sí mismo, W.A. continúa planteándonos  aspectos   fundamentales de la condición humana:  la imposibilidad de comprobar racionalmentee la existencia de Dios,  las infinitas posibilidades del mal,  los vericuetos de la  escurridiza culpa, el imprevisible azar.  Como  Ingmar Bergman, su venerado maestro,sólo   puede brindarnos interrogantes. No es poco.  Ojalá el espectador  pueda encontrar  siquiera alguna respuesta satisfactoria a alguna de las  inquietudes esenciales de este cineasta excepcional. 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2019 Mundo Israelita