Inicio arrow Prensa arrow Pastor de D¨s
 
Pastor de D¨s Imprimir E-Mail
jueves, 15 de mayo de 2008

Por Isaías Leo Kremer

Era una hermosa mañana, los rayos de sol se filtraban radiantes por la ventana de su escritorio, después del desayuno y de la lectura de Der Sturmer (periódico nazi dirigido por Julius Straiger).

El obispo Niemeyer Katz se dispuso a oficiar misa en su iglesia; no eran muchos los fieles presentes ese día, algunos conocidos, otros nuevos, algún uniforme militar y algunos  con brazaletes del partido en sus mangas.

Todo transcurrió con normalidad, uno que otro llanto de algún alma doliente, pero nada que alterara el servicio del día y aprovechando esto, decidió dar un paseo por la ciudad.

Frente a “su iglesia”, las paredes pintadas y pegoteadas con carteles de propaganda y consignas orientadas a los judíos. Como ser “prohibido circular judíos”, “entrada libre a este comercio, excepto a los judíos” y otros de igual tenor.

Los pensamientos del pastor de D”s fueron concordantes con esas consignas y pensó: “Realmente son parásitos”  y acto seguido los mentalizó como judíos deicidas, que no sólo mataron a Jesús, sino que no lo reconocieron como Redentor. Siguió pensando: “si nuestra creencia cristiana es correcta, y de hecho lo es, su actitud merece el castigo que tienen por no reconocer  la presencia de D”s en su hijo. Si su postura fuese correcta, toda nuestra fe en D”s hecho hombre, no tendría consistencia lo cual obviamente es imposible, pues ¿qué sería yo entonces y a quién representaría?”. Todos estos pensamientos pasaban por la mente del sacerdote cuando se encontró ante la puerta del museo teutónico recién inaugurado y decidió entrar. Frente a los símbolos  irrefutables de la raza superior, no pudo menos que enorgullecerse por su pertenencia.  Innumerables pruebas científicas demostraban la validez del “cuadro de razas”, era obvio que la nórdica poseía virtudes únicas y en orden descendente, latinos, eslavos, mogoles y hasta negros. ¿Quién podría refutar los testimonios de los científicos más prominentes del régimen? En realidad es un designio divino.

 Le llamó la atención el no encontrar la “raza judía”, hasta que la halló en un cuadro aparte como “sub raza no humana, parásita de las anteriores”; si los científicos así lo afirmaban  ¿quien era él, pobre pastor de almas para opinar lo contrario?.

 Cuando salió del museo, su paso era más marcial y agradeció a D”s por ser parte de este “pueblo ario” tan orgulloso de sus orígenes.

Es cierto que actualmente idolatraban a un hombre, pero éste sería pasajero y volverían a ser fieles creyentes del único omnipotente y perdurable.

Al caminar por las calles, observó a un grupo de S.A. (camisas pardas de Rohm) arreando gitanos y judíos por la acera.

Los golpes arreciaban sobre los desdichados, los transeúntes no eran en absoluto pasivos, gritaban, tiraban piedras y escupitajos a los apaleados, era decididamente un Voguel frei (caza libre).

Inquirió a un peatón para saber qué ocurría y éste le respondió que los judíos  habían asesinado a un prominente político alemán fronteras afuera y que esto era sólo en venganza por esa muerte.

Algo vibró en la mente del sacerdote recordando las palabras “piedad” y “misericordia”, pero su capacidad de bloqueo lo protegió y comprendió la actitud de los peatones.

¿Acaso no dicen las Escrituras “ojo por ojo y diente por diente”?; con esa convicción volvió a su parroquia donde la paz del Señor imperaba por doquier.

Llegó la hora del confesionario, pesado menester para los siervos de D”s.

Oír las miserias y los dolores de las ovejas descarriadas siendo tan poco lo que se puede hacer para aliviarlas, pero dar una esperanza de salvación aligera los corazones de los creyentes que descargan sus angustias en los oídos del pobre pastor.

 Una mujer, entre lágrimas, confiesa su caso: fue obligada a separarse de su marido por el delito de “judía” pese a ser una cristiana devota y practicante; siendo conocida de la parroquia, el vicario le aseguró que se ocuparía de su caso; eso prometió a la señora Ana Katz.

Las averiguaciones en la localidad de Eber Hausen de donde la feligresa era oriunda (igual que el párroco) le permitieron obtener su constancia de bautismo lo cual  lo tranquilizó. Pero una nota anexa indicaba que el padre de la pobre mujer había sido un judío convertido a la fe cristiana con lo cual salvó su alma, pero la mancha sobre sus hijos persistiría y ante la duda, el sacerdote decidió consultar a su superior en la escala eclesiástica.

La respuesta le llegó con un memorándum contundente e irrefutable: “El bautismo no limpia la impureza judía pues ésta se arrastra y transmite por la sangre a los descendientes sin rehabilitación posible. Por lo tanto, todos los fieles de origen judío, aunque hayan sido bautizados y sean devotos, serán tomados como ovejas descarriadas del rebaño, sin posibilidad de expiación para sus almas”.

Cuando la señora Ana volvió a la iglesia, el pastor de almas no la atendió pues si bien parecía una devota cristiana, sus consignas eran claras .  

Probablemente esta mujer estuviese  enmascarando su verdadera condición; otra vez las palabras “amor” y “compasión” pugnaron  por abrirse paso en su cerebro, pero fueron rápidamente sepultadas por su actitud dogmática y racional.

Había que seguir con la atención de los verdaderos cristianos en estos momentos difíciles y de zozobra para el espíritu.

El país entró en guerra, las necesidades de alivio espiritual  para la población eran cada vez mayores.

El régimen gobernante quiso implementar un sistema de eutanasia  para los enfermos e impedidos  y nuestro buen pastor, junto a otros, movilizó a los fieles para impedirlo ya que eso iba contra la caridad cristiana.

De resultas de esas manifestaciones. el poder político reconsideró la medida  provocando la alegría de todos por haber evitado la muerte de muchos seres humanos. Fue una lucha heroica y digna de un siervo del Señor.

 Con respecto a otras minorías, no hubo movilización alguna pues los poderes, tanto político como  eclesiástico (católico y protestante) coincidían  si no absoluta , al menos parcialmente; por supuesto que la guerra no era buena .

 Pero para los pastores “dar al César lo que es del César y a D”s lo que es de D”s,  por lo tanto no tenían injerencia en asuntos temporales ajenos a su quehacer de vicarios de Cristo.

El sacerdote decidió tomarse sus merecidas vacaciones y eligió para ello el monasterio de Schoftlarm en el valle de Isar, donde la naturaleza daría respiro a su agitada alma .. Así fue, la armonía de los elementos brindaba la sensación de paz espiritual que tanto requería por su ímproba labor.

Aprovechando la cercanía a su hogar, decidió ir hasta el cementerio donde reposaban sus amados padres.

Grande fue su sorpresa al encontrar las tumbas abatidas y pintadas por algún vándalo y que encima les escribiera la palabra “jude”, ¡a él que era representante de Jesús en la tierra endilgarle semejante calificativo!

Dispuso la reparación de las lápidas por parte del cuidador e, indignado, volvió al monasterio. Más para reafirmar su convicción que para acallar una sospecha, decidió consultar los registros bautismales de su familia; gracias a D”s todo estaba en orden.

Sus padres habían nacido como devotos cristianos y así fueron bautizados y también sus abuelos, pero al llegar a uno de sus bisabuelos, encontró una nota discordante , pues su fecha de bautismo difería de la de nacimiento.

Había sido bautizado cuando ya era adulto, dado que antes era de otra fe; ante la suposición de que hubiese nacido protestante, decidió averiguar por su apellido Katz , aunque todo hacía suponer que era una referencia gatuna que siempre le pareciera graciosa.

Mas al consultar el diccionario de la iglesia sólo leyó “Ka-tz: ref. hebreo”.

Quién podría aclararle sus dudas? No quería despertar sospechas y entonces preguntó si quedaban judíos en el valle de Isar y le dijeron que era Juderein (libre de judíos).

Pero había un coleccionista de “recuerdos” que poseía objetos de los judíos y que los atesoraba por el valor histórico que tendrían.

Llegar a este “coleccionista” y encontrar un libro con traducciones le llevó tiempo, fue recién a la noche cuando un viejo y maloliente diccionario alemán hebreo dio con la respuesta a su inquietud y con el fin de sus preguntas.

Constaba así: Ka-tz: referencia directa a las palabras Kohen Tzedek del hebreo “sacerdote justo”.

El pastor de almas debió rebobinar el hilo de su vida, se miró detenidamente frente al espejo. No había en él nada de la raza demoníaca, solo era un siervo de D”s, un sacerdote justo, la sola mención de esto último lo retrotrajo a su inequívoco origen ¿podía ser cierto?.

En la solitaria ermita, despojado de sus hábitos ministeriales, frente al espejo que lo mostraba tal como era “solo un hombre”.

Se dio cuenta de que no era un Ka-tz  (sacerdote justo) y que las virtudes de su credo  le habían sido ajenas al desconocer la naturaleza humana de los perseguidos y apaleados.

Rememoró la vida del Gólgota  y el mensaje de amor aprendido de sus maestros en medio de ese rebaño que buscaba la santidad de la vida.

Volvió sobre las palabras negadas de amor, piedad y misericordia y lloró, lloró por él y por su indignidad, por su soberbia y su ceguera ¿cómo podía ser? .

¿Tantos pastores y ni uno sólo en toda Alemania dejó pruebas de su rechazo a la matanza, a la humillación, al escarnio y a la vergüenza? .

¿Dónde estuvo el rostro de D”s que no pudieron verlo? ¿Dónde estuvieron sus propios ojos que no se dignaron a mirar cuando crucificaban nuevamente a Jesús, repetido una y mil veces en el vía crucis de tantos que caminaban entre los escupitajos y las pedradas?            El sacerdote Niemayer Katz decidió regresar a su parroquia, debía cambiar su actitud y hacer que otros cambien. Todavía se podría salvar  a muchos; seguramente sería escuchado y despertaría la compasión cristiana en los otros siervos de D”s.

Tendría que hacerlo rápido, antes que fuese tarde para las víctimas que aún tenían posibilidad de salvar sus vidas.

Con estos pensamientos  entró en su escritorio, pero no estaba sólo, adentro había dos miembros de las SS que lo estaban esperando ¡habían venido por él!

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2019 Mundo Israelita