Inicio
 
Gilad e Ingrid, dos esclavos de los faraones de hoy Imprimir E-Mail
jueves, 17 de abril de 2008

Por Jaime Rosemberg

No comparten la misma religión, aunque de casualidad los dos tienen ciudadanía francesa, la antigua cuna de los derechos ciudadanos. Pero los protagonistas de esta historia ni siquiera se conocen entre sí.

A pesar de las diferencias generacionales y geográficas que los separan, la colombiana Ingrid Betancourt y el israelí Gilad Shalit coinciden en el mismo y triste destino: son hoy dos de los esclavos involuntarios y conocidos de los faraones modernos, los tiranos que aún deciden sobre la libertad de otros seres humanos, y que en esta nueva festividad de Pésaj conviene y es necesario recordar.

Gilad tenía 19 años, sólo 19 años, cuando militantes del grupo fundamentalista Hamas se lo llevaron de territorio israelí hacia la franja de Gaza. Fue el 25 de junio de 2006, y desde entonces el cabo israelí, el desgarbado joven de lentes gruesos que sonríe en todas las fotos distribuídas por las agencias internacionales de noticias, ha permanecido en las sombras, mientras los líderes de Hamas decidían día a día sobre su vida, sobre su eventual muerte.

"Soy el soldado Gilad Shalit, cautivo de las Brigadas del Mártir Izadin Al-Kasam (...)He estado en prisión durante un año entero y mi salud se está deteriorando. Necesito una hospitalización prolongada", dijo Shalit en la única grabación que se conoce desde que fue secuestrado, hace ya casi un año.

De nada han valido las protestas del gobierno israelí, de los movimientos pacifistas, ni los ruegos de los padres de Shalit. Hamas ya ha dicho que no devolverán a joven soldado hasta que Israel no haga lo mismo con cientos de militantes de Hamas involucrados en atentados suicidas o ataques a civiles israelíes dentro y fuera del Estado judío. El gobierno de Ehud Olmert reaccionó con energía ante el secuestro de Shalit, e incluso ordenó operaciones militares en la franja de Gaza para recuperar con vida al joven soldado. Pero sus acciones chocan, hasta ahora, con la obstinación perversa de Hamas, financiado y auspiciado por el gobierno autocrático y fanático con sede en Teherán.

Como el Faraón, que oprimía al pueblo de Israel sin misericordia a pesar de las plagas que Dios enviaba sobre ellos, los líderes de Hamas de niegan a dejar salir a Shalit, que de no mediar un milagro pasará una nueva festividad de Pésaj maniatado por sus captores, lejos de sus padres y de los que más lo quieren.

Otra victima

Ingrid tenía 41 años aquel 23 de febrero de 2002, y era candidata presidencial por el partido Oxígeno Verde cuando fue secuestrada por una patrulla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Luchadora contra la corrupción y el drama de la violencia en su país, Betancourt fue detenida en un pueblo cercano a la selva colombiana junto a su asistente Clara Rojas, quien fuera liberada a principios de este año luego de una negociación ardua e interminable en la que participó el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Con el correr de los meses y los años, el pedido por la liberación de Ingrid Betancourt se ha multiplicado. Ya no es sólo su marido, que recorre la selva colombiana en un avión alquilado y le envía a la dirigente fotos de sus hijos a los que no ha podido ver crecer, quien reclama por su liberación.

Los gobiernos de Europa, encabezados por Francia, hacen esfuerzos titánicos para permitirle a Ingrid, que estaría gravemente enferma, regresar a Colombia o encarar una nueva vida en otro país luego de seis años de sufrimiento en plena selva.

Todos los esfuerzos por liberarla han fracasado hasta ahora. El Faraón Manuel “Tirofijo” Marulanda, líder de las FARC desde hace más de cuatro décadas, permanece insensible a las demandas. Considera a Betancourt como uno de sus tesoros más preciados, y ya avisó que no la entregará a las autoridades colombianas “por ahora”. Ingrid, debilitada por la hepatitis y su estado depresivo, pasa horas dramáticas sin que sus captores, desprestigiados pero aún con poder de fuego, se apiaden por su vida.

Está claro que Ingrid y Gilad son sólo dos ejemplos de esclavitud actualizada, así como Ismail Haniyeh, de Hamas, y el colombiano Tirofijo son sólo dos de los muchos faraones del siglo veintiuno.

Basta con repasar el mapa del Medio Oriente y Africa para encontrar sin difcultades tiranías, falta de respeto a los derechos de las minorías, de las mujeres, de los niños, de los más desvalidos y dejados de lado por sociedades regidas por la anticuada ley del más fuerte.

El presidente iraní Mahmoud Ajmadinejad, que no cesa de amenazar la existencia del Estado de Israel y quiere “borrarlo del mapa”, el que niega la Shoá y pretende que el Estado judío se mude a Europa, tampoco debería ser dejado fuera del triste listado de los autoritarios de hoy, peligrosos con poder que en cualquier momento y ocasión sucumben a sus instintos de violencia.

En nuestra latinoamérica y el Caribe, otros líderes y dirigentes desprecian a diario la democracia, sostienen la sumisión de sus pueblos condenándolos a la pobreza y la ignorancia, impiden el desarrollo real de sus ciudadanos mientras mantienen el status quo con dádivas o meros paliativos de coyuntura.

“En cada generación, cada uno de nosotros está obligado a verse como si él mismo hubiera salido de Egipto”, dice el antiguo y siempre actual séder de Pésaj, en una conmovedora y actual solicitud de compromiso con los que sufren la miseria y la opresión, y están dispuestos a recorrer el árido desierto durante cuarenta años con tal de llegar a la Tierra Prometida.

No olvidar a Ingrid Betancourt ni a Gilad Shalit, dos de los esclavos de los tiranos de hoy, se ha transformado en una obligación no sólo judía, sino también de toda la humanidad que desee una vida digna para todos los hombres y mujeres, sin diferencia de religión, color de la piel, status social o diferencias ideológicas.

Responder al llamado, oír la voz de los que sufren, luchar por la libertad con nuestras propias y pacíficas armas desde el lugar en el que nos encontremos, se ha transformado en el imperativo moral que los ocho días de festividad de Pésaj, la fiesta de la libertad, nos recordarán, con la interminable fuerza de nuestra tradición milenaria.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita