Inicio
 
Hagadá de Pésaj 2008-5768 Imprimir E-Mail
jueves, 17 de abril de 2008

Por Egon Friedler

1. Nos reunimos esta noche para celebrar una fiesta cuyo origen se pierde en la más remota antigüedad : Pesaj, la fiesta de la libertad, la más importante para nuestra memoria colectiva como pueblo. Hace miles de años nuestros antepasados fueron esclavos en Egipto. Muchos sucumbieron sometidos a duras condiciones de vida, pero otros lograron sobrevivir. Los que no se dejaron abatir y mantuvieron viva la llama de la esperanza finalmente lograron concretar su sueño: salir de la esclavitud a la redención.

2. Cuenta la historia de Pésaj que el pueblo judío, guiado por Moisés, vagó durante cuarenta años en el desierto hasta llegar a la tierra de Israel. Gracias a esta lejana gesta pudimos llegar a ser quienes somos hoy. Si nuestros antepasados no hubieran tenido la valentía suficiente para emprender su difícil peregrinaje, nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, habríamos desaparecido sin dejar rastro en la historia de la humanidad, al igual que muchos pueblos de la Antigüedad bíblica.  Por ello, consideramos un deber recordar año tras año la saga de nuestros antecesores y celebrar el origen de nuestra identidad común.

3. Cuenta la Hagadá tradicional que Moisés y su hermano Aharón fueron a ver al Faraón y le dijeron: Deja salir a mi pueblo. Pero éste,  en un acto de arrogancia se negó y ordenó a sus lugartenientes tratar con dureza a los judíos. El Faraón no fue sino el primero entre muchos reyes y poderosos de la tierra que se convirtieron en enemigos del  pueblo judío y se propusieron causarle daño. Pero él, como muchos otros que le siguieron, tuvo un oscuro final, mientras el pueblo judío logró pasar las más duras pruebas y alcanzar la libertad. CANCIÓN AVAIM HAYINU

4. En nuestra mesa ocupa un lugar de honor la matzá: el pan ázimo que nuestros antepasados comieron en el desierto. Este pan de la pobreza nos recuerda lo precario de nuestra existencia y nos impone un deber de humildad. También nos obliga a la solidaridad humana. La mesa de Pésaj está abierta a todos. Como dice la Hagadá tradicional: Quien tenga hambre, venga y coma.

5. ¿Por qué es diferente esta noche de las demás noches? Mientras que en todas las noches comemos jametz y matzá, esta noche solo comemos matzá. Todas las noches comemos cualquier legumbre, esta noche solo comemos legumbres amargas. Todas las noches no tenemos que mojar los alimentos ni siquiera una vez, esta noche dos veces. Todas las noches comemos ya sea sentados como reclinados. Esta noche comemos todos reclinados.CANCIÓN MA NISHTANÁ

6. Esta es una noche de evocación, de reencuentro con nuestras raíces, forjadas hace miles de años en el desierto. Allí surgieron las bases de nuestra ética y de nuestra identidad histórica. Allí los Diez Mandamientos  se convirtieron en  nuestro aporte decisivo a la forja de la conciencia moral de la humanidad, un aporte que sigue teniendo vigencia hasta el día de hoy.

7. Primer vaso, vaso de la supervivencia y la creatividad. Con este vaso celebramos la continuidad de la cadena de generaciones de nuestro pueblo y exaltamos la constante inquietud espiritual judía que siempre busca nuevos horizontes en todas las ramas del pensamiento humano.

8. Al evocar hoy la leyenda de Pesaj, recordamos el Éxodo de Egipto y nuestra liberación del yugo del Faraón. Pero como dice la Hagadá tradicional : “En cada generación intentaron exterminarnos, pero nosotros nos salvamos de sus garras”. La historia judía ha sido pródiga en hechos trágicos y terribles pero también nos legó la memoria de pujantes manifestaciones de vitalidad. Este  año celebramos los primeros 60 años de vida del Estado de Israel. Hoy el Estado ha perdido parte del aura de idealismo que lo distinguió en sus difíciles primeros años. Sin embargo, el haber llegado a esta celebración constituye un privilegio para nuestra generación. Para muchos de nosotros aún constituye una memoria viva el traumático período del Holocausto cuando nuestro pueblo se encontraba indefenso a merced de los poderosos de la tierra.  Desprovistos de una base territorial y política, éramos el chivo emisario universal por excelencia. Durante largos siglos fuimos víctimas de fanatismos religiosos, xenofobia, odios irracionales y racismo. La trágica culminación de este largo proceso tuvo lugar en la Shoah, donde el antisemitismo europeo llegó a su expresión más cruel y bárbara con el intento nazi de aniquilación de todo el judaísmo europeo. 

9. En el mundo globalizado de hoy, muchas cosas han cambiado. Pero lamentablemente el mundo parece vivir otra vez el retorno de una pesadilla totalitaria asesina como la vivida por el mundo durante los terribles años del nazismo en el siglo pasado. Hoy desafía al mundo civilizado un extremismo islamista intolerante que pretende imponer su hegemonía primero en el mundo musulmán y más tarde en el mundo entero. Al igual que el nazismo, el totalitarismo islamista ve a los judíos como su peor enemigo, pero hoy el blanco no es el judío individual sino el judío colectivo : el Estado de Israel. CANCIÓN “AM ISRAEL JAI”-

10.Nuestra comunidad ha sufrido en carne propia esta amarga lección con los atentados contra la Embajada de Israel en 1992 y la AMIA en 1994, los peores ataques al pueblo judío en la Diáspora desde la Segunda Guerra Mundial. Hoy, tanto el gobierno como la sociedad argentina ya no tienen dudas respecto a la identidad de los culpables. Todas las pruebas demuestran de manera inequívoca la culpabilidad del régimen fascista islámico de Irán y se han expedido órdenes de arresto internacionales contra los responsables directos. Este hecho pone en evidencia la  verdadera naturaleza de un régimen que no vacila en exportar el terrorismo a cualquier punto del planeta y mantiene en jaque a la comunidad internacional con sus planes nucleares.

11.En este Pesaj, la difícil situación internacional en el Medio Oriente parece más intrincada que nunca. Todos los intensos esfuerzos  de la diplomacia norteamericana por impulsar las negociaciones de paz en los últimos meses chocan con obstáculos insalvables. Con ello, cabe señalar que las negociaciones prosiguen, que el sector pragmático de los palestinos sigue siendo un interlocutor válido, que los ataques terroristas no han logrado destruir la normalidad de la vida cotidiana y que  la economía israelí,  a pesar de todas las dificultades, sigue teniendo un admirable dinamismo. 

12.Lo que hace la situación particularmente difícil es que el pueblo palestino se divide en dos bandos que no logran estructurar una estrategia común, ni conformar un gobierno capaz de realizar las complejas tareas de construcción de un estado incipiente. Lamentablemente, una parte importante del pueblo palestino que apoya al movimiento fundamentalista islámico Hamas ha demostrado ser incapaz de comprender una verdad elemental: que es imposible construir un país sobre la base de una declaración de guerra permanente a su vecino geográficamente más cercano.

13.  La paz es imprescindible para ambos pueblos. Hoy es evidente que la violencia desencadenada por los palestinos ha sido nociva para sus propios intereses. A la larga, no existe ninguna  alternativa a la coexistencia y colaboración entre ambos pueblos. Sería trágico que el destino del pueblo palestino corriera la misma suerte que la del pueblo libanés, frustrado en sus aspiraciones nacionales, por la sumisión de una parte de su sociedad a las ambiciones imperialistas de Irán en el Medio Oriente que están claramente reñidas con el progreso social, económico y cultural.

14. Pese a la enemistad de una parte no desdeñable de la población mundial, el Estado judío celebra sus sesenta años de vida con inmensos logros.

Israel ha pasado de ser un país agrícola a uno de los más sofisticados del mundo como exportador de alta tecnología. A pesar de sus graves problemas de seguridad el país se cuenta entre los de mayor expectativa de vida del mundo entero.  Sus avances en la educación, la ciencia y la cultura son formidables. La inmigración masiva de las últimas décadas, sobre todo de Etiopía y la ex-Unión Soviética, es una brillante historia de logros sin parangón en un mundo cada vez más reacio a la aceptación de inmigrantes. De una pequeña comunidad sitiada de 600.000 almas, en 1948, Israel pasó a ser hoy, con  cinco millones  de judíos, la tercera parte del judaísmo mundial.  Por todo ello, y a pesar de la difícil situación interna y externa de Israel, hay buenas razones para ser optimistas respecto al futuro.

15. Como siempre, la noche de Pésaj es para nosotros un momento de celebración y alegría. Pero como es tradicional en nuestro pueblo, en nuestras fiestas no podemos olvidar las tragedias históricas que nos enlutaron. En ese espíritu: ¡Recordemos a los miles de hermanos y hermanas que fueron muertos antes de tiempo, en la Shoah, en las guerras de Israel o como víctimas de la inhumana saña terrorista!.  ¡Recordemos a las víctimas de los bárbaros ataques a la Embajada de Israel en Buenos Aires y a la AMIA! ¡Recordemos a las generaciones de jóvenes israelíes que ofrendaron sus vidas en defensa del Estado judío, su independencia y libertad!

16. Creemos en la máxima de Hillel que resume el sentido humanista de nuestra herencia espiritual: “No hagas a tu prójimo lo que no quieras que te hagan a ti”. Ese imperativo de tolerancia constituye la base misma del judaísmo y nos permite mantener la unidad en la diversidad.

17. Segundo vaso, vaso de hermandad. Brindemos por el bienestar del Estado de Israel y del pueblo judío en todo el mundo.

18.Vivimos en un mundo cambiante, de vertiginosos cambios tecnológicos. Los últimos descubrimientos en el campo de la biogenética abren horizontes totalmente nuevos para el  espíritu humano  y  generan problemas éticos de dimensiones inéditas en la historia de la humanidad. La revolución de  la informática, de las comunicaciones, de los avances médicos y científicos, han cambiado nuestra manera de vivir, de pensar, de comunicarnos. Pero lamentablemente junto con estos audaces avances del espíritu humano vivimos los graves problemas de un mundo que parece haber perdido la brújula en su sentido moral y su conciencia solidaria. El desempleo masivo, los sangrientos conflictos étnicos, el aumento alarmante de la criminalidad, la plaga de  las drogas, los embates de movimientos regresivos que utilizan sofisticadas armas modernas para combatir a la modernidad, los extremismos mesiánicos de todo tipo, el deterioro del medio ambiente, la supervivencia de dictaduras agresivas e inescrupulosas, la corrupción generalizada en burocracias y élites políticas de los cuatro puntos cardinales de la tierra, la persistencia de la miseria en un mundo que tiene los medios para terminar con ella, son sólo algunos de los graves males que siguen agobiando a la humanidad pese a sus brillantes avances tecnológicos.

19. En este mundo conflictivo, inestable, inseguro, importa más que nunca llevar en alto la bandera de universalidad de la justicia de los profetas de Israel, que constituye uno de los valores esenciales de nuestra herencia judía.

20. Por ello alcemos esta noche nuestra copa. Tercera copa, copa de la justicia. Brindemos por una auténtica fraternidad de la humanidad, una solidaridad que una a todo el género humano en un genuino abrazo fraterno, una solidaridad que termine con la miseria, la violencia,  la instrumentación política del odio y la indiferencia de los hombres frente a los sufrimientos de sus semejantes.

21. Para algunos, Pésaj debe ser la repetición mecánica de un rito idéntico en todos sus detalles al del año anterior. No admite variaciones ni en el ritual ni en el contenido. Quienes leemos esta Hagadá  celebramos nuestra fiesta de la libertad con un espíritu muy distinto. El mundo cambia vertiginosamente y del mismo modo cambian las circunstancias históricas en que vive nuestro pueblo. Esto obliga a una constante reinterpretación de nuestros valores fundamentales a la luz de las nuevas realidades. El judaísmo no es sólo tradición, es también un compromiso con el hoy y el ahora, a la luz de nuestros imperativos éticos fundamentales.

22. Es en ese espíritu que apostamos a un aspecto esencial del judaísmo: la valoración de la vida. Y hoy valorar  la vida significa apostar a la paz y a la coexistencia con el pueblo palestino y el mundo árabe, por más duro, difícil y cargado de decepciones que sea el largo y accidentado  camino hacia esas metas.

23. En esta celebración de Pésaj afirmamos nuestro estilo de judaísmo, un judaísmo con amplitud de miras, tolerante, contrario a todo dogmatismo, profundamente consciente de la historia y el legado cultural de nuestro pueblo, al mismo tiempo abierto a nuestro entorno y al mundo: un judaísmo que respeta  todas las formas de vivir la experiencia judía.

24. En un momento en que vivimos una situación tan compleja y conflictiva, la solución de todos los problemas parece una meta imposible. Pero si hay algo que ha caracterizado al espíritu judío a lo largo de los siglos es su lucha titánica contra lo imposible. El sentido último de la historia judía está en la visión profética de paz y fraternidad entre todos los hombres.

25. Otra enseñanza trascendente de nuestra fiesta de la libertad es que  la diversidad y variedad de ideas han sido condiciones esenciales para nuestra supervivencia como pueblo.  Si logramos sobrevivir hasta hoy es porque nos negamos a ser una secta  aislada del mundo y de la evolución de la humanidad.

26. En este día de celebración, deseamos remarcar nuestra identificación con el país en que vivimos y que sentimos como nuestro. Formulamos nuestros más fervorosos votos por el progreso social, económico y cultural de la Argentina. Confiamos en que pronto habrán de desaparecer las secuelas del duro conflicto que enfrentó al sector agropecuario del país con el gobierno y que la capacidad productiva del pueblo argentino volverá a permitirnos retomar el camino del crecimiento económico con todo lo que tiene de positivo.

27. Como dice el Eclesiastés: Todo tiene su momento y cada cosa su tiempo bajo el cielo: “su tiempo el nacer y su tiempo el morir”, “su tiempo el llorar y su tiempo el reír”, “su tiempo el lamentarse y su tiempo el danzar”. Esta noche es tiempo de alegría, de fraternidad, de júbilo y de celebración. “Hay un tiempo para el individuo y otro momento para la comunidad”. Esta noche pertenece íntegramente a la comunidad.

28. Cuarto vaso, vaso de paz. Nuestro anhelo más profundo es que se cumplan las palabras del profeta : “Y volverán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces. No alzará espada gente contra gente, ni se ensayarán más para la guerra”. Paz para Israel y para el pueblo judío, en todos los rincones de la tierra. Paz para la humanidad entera.

LEJAIM.

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita