Inicio arrow Las+noticias arrow 4328 arrow Las mujeres de los nazis
 
Las mujeres de los nazis Imprimir E-Mail
jueves, 03 de abril de 2008
TEATRO
por RICARDO FEIERSTEIN
de Héctor Levy-Daniel
UNA TRILOGIA DEL HORROR (FEMENINO)
FICHA TECNICA:
TITULO GENERAL
:  “LAS MUJERES DE LOS NAZIS” AUTOR: Héctor Levy-Daniel. OBRA 1: “La inquietud de la señora Goebbels”.   DIRECCION: Héctor Levy-Daniel. INTERPRETES: Silvia Dietrich, Alfredo Martin. OBRA 2: “La convicción de Irma Grese”.  DIRECCION: Clara Pando. INTERPRETES: Julieta Alfonso, Malala González, Ignacio Oliveros. OBRA 3: “El dilema de Geli Ranbal”. DIRECCION: Laura Yussem. INTERPRETES: Rocío Domínguez, Liana Müller, Jorge Sánchez Mon. ESCENOGRAFIA Y VESTUARIO: Gabriela Fernández. MUSICA ORIGINAL: Cecilia Candia. DISEÑO ILUMINACION: Marco Pastorino. SALA: Patio de Actores.

La propuesta resulta, en principio, más que interesante: tres obras cortas (alrededor de media hora de duración cada una) sobre personajes femeninos que orbitaron alrededor de los más conocidos verdugos del horror nazi. Una sala conocida por la profesionalidad de sus puestas y tres directores- el propio autor, Héctor Levy-Daniel, y las más conocidas en ese rubro Clara Pando y Laura Yussem- prometen un refinado acercamiento ficcional a hechos y personajes que existieron en la realidad.
Ellos son Magda Goebbels, quien tuvo un amante judío antes de convertirse en la primera dama del Tercer Reich y terminar muerta en el búnker de Hitler, en 1945, habiendo asesinado previamente a sus seis hijos para evitar cayeran en manos de los rusos y se vieran obligados a vivir en un mundo donde no existiera su Fürher. Irma Grese, ayudante de Mengele en Aushwitz y salvaje torturadora y asesina, que fue ejecutada por el verdugo Albert Pierrepoint luego de los juicios de Nüremberg. Y Geli Raubal, la veinteañera sobrina que fue el gran amor de Hitler y se suicidara en plena juventud, empujada por el terror a su tío y el niño del que había quedado embarazada, ya sea del propio dictador o de su chofer Emil, sus amantes simultáneos.
Los expertos en la temática de la Shoá todavía discuten, sin ponerse de acuerdo, cual sería la mejor manera de transmitir el infierno de la experiencia nazi, algo que tiende a superar la propia capacidad del idioma. Como la simple descripción naturalista de ese demencial sistema de muerte y aniquilamiento no alcanza a completar su dilucidación, se conviene- en general- que el arte debe recurrir a metáforas, o caminos e historias indirectas, para tratar de asomarse a un núcleo del horror que se revela como casi incomunicable.
LA DIFICULTAD DE TRANSMITIR
En efecto: a más de sesenta años de terminada la Segunda Guerra Mundial, cuando sólo sobreviven escasos testigos directos de esa experiencia, su “reminiscencia” (por usar un término de Iaacov Ierushalmi, que distingue así la memoria directa de la transmitida por otros) enfrenta el problema del olvido o el desconocimiento de buena parte de la población. Luego, la obra resultante debe incluir elementos históricos precisos (¿realmente esos personajes existieron? ¿Es posible que hayan hecho “eso” que se relata?), junto a un contexto dramático que resignifique los contenidos, ayude a instalarlos en la conciencia como un valor agregado al de la simple información. Quizá no se trate de un tema, además, que posibilite hablar de placer estético. Aunque correspondería.
En ese sentido, esta trilogía presenta puntos altos y otros más recatados, donde la combinatoria no resulta siempre la ideal. En la primera de las historias imaginarias, Magda Goebbels se reencuentra en un extraño tren con Víctor Arlosoroff, su primer enamorado, quien luego de separarse de ella viajó a la entonces Palestina y formó su familia, siendo asesinado a temprana edad. Ella cree que esa formación viaja hacia Berlín, él cree que va a Bruselas, pero en realidad el destino es otro. Los personajes ven cosas distintas por la ventanilla (para uno el convoy se detiene y carga familias enteras de judíos hacia la muerte, para la otra va a toda velocidad por la campiña) y los recuerdos y discusiones entre ellos se van atenuando, hacia el final, cuando ambos comprenden que están marchando, juntos, hacia otro lugar no especificado, final sugerente que nunca se aclara y confiere, a esta primera obra, una altura literaria a la que no llegarán las otras.
En el segundo relato, mientras la médica Gisella Perl cuenta ante un tribunal una manera alternativa de soportar el campo de concentración, Irma Grese- la mano derecha del siniestro doctor Mengele- espera ser colgada, con apenas 22 años de edad y un sangriento historial de crímenes ligado a su nombre. El verdugo, mientras tanto, traído especialmente desde Inglaterra, se prepara para la ejecución y su monólogo alterna con los otros dos, en una suerte de combinada sinfonía de voces corales, acercándose desde tres puntos diferentes hacia el epílogo compartido.
En la tercera obra, finalmente, los años de ascenso al poder de Adolf Hitler- siempre “fuera de campo” respecto a la escena- se vislumbran a través de las visitas que el jefe nazi realiza a su casi adolescente sobrina, que un poco empujada por su madre, otro por las sutiles redes que el futuro dictador tiende a su alrededor y mucho por la locura del nazismo creciente, se enreda al comienzo con Emil, chofer y guardaespaldas del jefe, luego con ambos y finalmente desemboca en un callejón sin salida. Colabora con esta travesía su progenitora, siniestro personaje “ciego” que empuja a su hija en el camino sin retorno, bajo las apariencias de madre afectuosa que va acercando bandejas con alimentos a la niña vestida con tutú de baile. Esta puesta es la más lograda de las tres en cuanto a recursos teatrales, desplegando matices no enunciados verbalmente (personajes arriba o abajo del piano señalando poder, cobertura de tela del instrumento sirviendo de mantilla o colchón, alegría adolescente progresivamente enturbiada por la realidad de los adultos).
Con una escenografía mínima pero ajustada al texto, sugerente vestuario de época, puntuación musical que refuerza los diálogos y muy logradas composiciones en todos los intérpretes, la visión de esta trilogía permite un acercamiento no convencional- por eso mismo, atractivo- al esotérico mundo del nazismo cotidiano. Es un interesante aporte a la discusión entre forma y contenido: cómo transmitir el horror, sin que sea artísticamente ahogado por exceso de información ni, por el contrario, se diluya en un esteticismo sólo formal.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2017 Mundo Israelita