Inicio arrow Homenaje a J.K.
 
Sesenta aniversario de la Independencia de Israel Imprimir E-Mail
sábado, 29 de marzo de 2008
Por Jacobo Garber
  
l948 nos sorprendía en el lote 42, hoy Almirante Brown,  sobre la ruta vieja de Villa Angela a San Bernardo. Los veinte kilómetros a la nombrada en primer termino se hacían con una demora de hora y media  o más, debido a que el colectivo paraba donde podía levantar un pasajero, de igual modo bajarlo donde éste le indicara. Cuando llovía quedábamos aislados en esta ruta de tierra, salvo los días en que el trencito o decauvil de “La Chaqueña” completaba su carga de rollizos y entonces venía la pequeña locomotora que traía vagones vacíos y enganchaba los ya cargados hasta llegar a la fabrica. Carecía de vagón con techo, de modo que debíamos ubicarnos lo mejor que se podía sobre o al lado de algún rollizo de quebracho colorado y amarrarnos fuerte para no caernos durante el viaje.
A veces las lluvias o lloviznas duraban quince, veinte o más días; debíamos entonces organizar nuestra manutención al quedar así totalmente incomunicados.  La administración del obraje tenía un teléfono muy antiguo a través de un alambre colocado arriba de unos postes a la par de la pequeña vía, pero raramente estaba en condiciones de ser usado.

Se escuchaban los chillidos de  cables de los guinches que cargaban en esos pequeños vagones los rollizos que traían de distintos montes con los carros cachapeceros,  arrastrados generalmente por tres yuntas de bueyes.

Todo era llevado a la fabrica  donde se molían esos enormes  rollizos  y se producía el tanino que, por aquellos años, tenía una enorme demanda  mundial para distintos usos, pero en especial para las curtiembres..

Nuestro boliche atendía a los colonos que venían con sus carros a comprarnos las mercaderías  que  necesitaban; también traían su gente cuando debían tomar el colectivo o esperarlos cuando volvían.

En los horarios del colectivo siempre era mayor el movimiento porque  nos traían algunas mercaderías, bolsas de galleta y la correspondencia de los clientes, además de los diarios que siempre llegaban con muchos días de atraso. Tanto por las mañanas o en otros horarios del cruce del casi único medio para viajar, la gente se aglomeraba, pedía caña, grapa, botellas de cerveza y había que tener la santa paciencia hasta que se sintieran satisfechos y se retiraran para que nosotros también pudiéramos comer y descansar un rato.

El movimiento era de mucho menudeo, un trajín que nos llevaba desde el amanecer casi hasta la noche, más aún los días en que debíamos atender a las familias de los hacheros del obraje, y la cuadrilla, los catangueros, como se llamaba a los del mantenimiento de las vías  del pequeño ferrocarril.

Mi socio León (q,e,p,d.) era oriundo de las cercanías de Bialistok, (Polonia, hoy Ucrania); yo, en cambio, era de Berezno, Wolinia, hasta l939 bajo dominio polaco; también  don  Judl,  padre de mi socio, al igual que el mío llegaron varios años antes y en 1936 trajeron sus respectivas familias.

Lejos estábamos de pensar que nos salvaríamos de una muerte segura al venir a la Argentina, porque tanto de los familiares de mi socio como  de los nuestros, nadie quedó con vida, víctimas del asesino nazi. Pero sucedió que nosotros no habíamos elegido venir aquí, sino que nos trajeron, dado nuestra edad, factor éste de nuestra salvación.

Entre los diarios nos llegaban Di Idiche Zaitung  y Di Prese”que nos mandaban del pueblo luego de leerlo nuestros familiares.  También Mundo Israelita  y una revista Ilustrada muy bien editada llamada Eretz Israel, del mismo modo recibíamos un periódico del  “Betar” en  castellano.

Estábamos enterados de toda la evolución en Tierra Santa, las luchas de la “Haganá”. El grupo “Stern”, la condena a Dov Gruner, que los ingleses ahorcaron en la cárcel de Acco  y las crueldades que cometían los ingleses con su Libro Blanco al no permitir el ingreso de judíos a la entonces Palestina.  Leíamos la historia del Mufti  de Jerusallem que además de haber tenido el total apoyo de Hitler, quien  en su momento lo recibió en Berlín con grandes honores.Gozaba  igual de la simpatía de los ingleses que hacían la vista gorda cuando los árabes, incitados por él, atacaban a los kibutzim.; la noticia de la colocación de una bomba en el hotel King David que era, en ese momento, el cuartel general de los ingleses, y el secuestro de  un alto jefe inglés que mataron cuando ellos ejecutaron a  Dov  Gruner.

Teníamos una radio a batería que nos dejó Lolo Carauni, con la cual captábamos, en algunos días que no tenía descarga, por mal tiempo u otros factores, las noticias del país y del mundo.

Por eso, ese día el 14 de mayo de 1948 supimos que Ben Gurión declararía la Independencia del Estado de Israel.

Después del mediodía no abrimos nuestro negocio; cerca del portón colocamos una mesa sobre la cual pusimos toda clase de bebidas que comúnmente pedían nuestros clientes. A  medida que llegaban los invitábamos con la copa que preferían tomar, la mayoría muy humilde y casi analfabeta no comprendía nuestra alegría y les llamaba la atención que alguien ofreciera algo sin cobrárselo. Y cuando los niños salían de la escuela  199 -que estaba enfrente- les  repartimos golosinas y  les explicamos  la razón del acontecimiento.    Mirábamos a los enormes  quebrachos que, sin duda, eran los testigos de nuestra enorme alegría tras esa milenaria espera.   En eso estábamos cuando llegó el colectivo; bajó mucha gente, la que participó de nuestra invitación. Los hermanos Lesin, también judíos, dueños y choferes de  esos colectivos brindaron con más alegría que los demás. Era costumbre en el campo que al invitar había que acompañar con un trago lo convidado. Eran tantas las copas del convite que cuando terminó el festejo a duras penas entramos la mesa y las botellas que quedaron y con gran esfuerzo llegamos a nuestros catres, prendimos la radio, pero las noticias hablaban del inminente ataque al pequeño Estado milenario recién creado y renacido.

Apenas pude viajar al pueblo traté de ver a mis padres, quería ver en sus ojos la alegría del sueño cumplido que ellos lo habían esperado por más tiempo que nosotros. Mi padre me citó salmos y profecías de Isaías que anunciaban la restauración del Estado de Israel.  Nos detuvimos en el salmo 126 porque yo le insistía siempre, que en los tiempos del rey David no había cautivos judíos, por lo tanto él no pudo haber compuesto ese salmo. Sin duda alguna mi padre que sabía mucho más que yo de todo eso, me  dijo: “Los salmos, además de estar llenos de sabiduría son proféticos” y me citó el 69=32: Y lo verán los deprimidos y se regocijaran,  y del  mismo salmo versículo 35: Porque Dios salvará a Sión y reedificará las ciudades de Judá, habitarán all, y la poseerán

A los pocos días se realizó un acto en la  sede de nuestra Asociación Israelita, por aquellos años bastante numerosa, con escuela. Todos quedamos emocionados cuando mi padre dijo la oración Bendito sea el Rey del universo creador del cielo y de la tierra, que nos has permitido vivir el tiempo de la creación del Estado de Israel, terminando con un Am Israel  Jai. 
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita