Inicio
 
Ante un nuevo año escolar Imprimir E-Mail
jueves, 13 de marzo de 2008
Por Rajel Hendler
Especial, desde Israel
Cada año, cuando ustedes comienzan las clases o a fin de curso, yo me siento parte, es decir, tengo necesidad, desde aquí, desde Israel, de participar en estos -para nosotros, los que lo son,  los que lo fuimos antes- trascendentes eventos en los que yo, personalmente, fui integrante activa durante tantos años como maestra o como profesora en establecimientos secundarios,  más aún como directora y como madre. Los revivo, a pesar de los treinta y cinco años que ya pasaron.

En realidad, puedo afirmar que tengo doble iniciación y finalización de cursos: en la Argentina en marzo  y noviembre, y en Israel en septiembre y junio.

Quiero en alguna forma estar presente en vuestros actos, en la recepción de nuevos alumnos, al cantar los himnos, al izar las banderas blanca y celeste de confraternidad, paz  libertad.

Lamentablemente, dolorosamente, debemos recordar que el  jueves 6 de este mes una mano negra  enlutó nuestra realidad aquí en Israel. El bárbaro atentado terrorista, justamente en un establecimiento educacional en la Ieshivá, donde se estudia y se imparten los principios básicos de nuestro pueblo, del ser judío.

La mano asesina del terror antijudío, antiisraelí, la masacre en el Seminario Religioso Ieshivat Mercaz Harav, en Jerusalem, mató a ocho jóvenes, adolescentes casi, e hirió a otros tantos.

Bendita sea su memoria y vida y salud a los heridos, amén.

Mi intención al comenzar a escribir estas líneas fue mandarles un mensaje, mi mensaje, por intermedio de MUNDO ISRAELITA, compartiendo con ustedes, mis colegas, temas y principios comunes como educadores.

Y, desde luego, lo haré como expresión de fe en nuestro futuro y anhelo de libertad y paz como pueblo en Israel y en todas las comunidades del mundo. Quiero referirme al tema “Maestro – Escuela – Hogar”.

Moshé recibió la Torá del Sinaí, la entregó a Ioshua, Ioshua a los ancianos, los ancianos a los profetas, los profetas a la Gran Sinagoga (Tratado de los Principios, Pirkei Avot, Cap. 1, vers Aler).

Este procedimiento se repitió en todas partes, en diferentes situaciones y lugares, de generación en generación. La cadena de oro no se cortó y así subsistió la responsabilidad judía.

La educación ha sido siempre la preocupación general de pueblos, de gobiernos y familias. Así fue siempre en la tradición judía: “Jinuj Banim”, la obligación fundamental.

Lo mismo ocurre en nuestros tiempos, pero la situación es más complicada; los padres integran diferentes generaciones, diferentes grupos de procedencia, diversificadas culturas. Muchos, en gran parte, alejados de la educación judía, de sus raíces, con endeble formación; corrientes inmigratorias que carecen de nociones del idioma, de la historia y de la tradición judía.

Pero muchos sí evidencian deseos de aprender, de saber, y quienes les despiertan esa necesidad, los que los motivan e inquietan hacia esa búsqueda son, precisamente, sus hijos, los niños que concurren a la escuela judía.

Los niños son el nexo a través del cual retoma el hilo; ellos constituyen esa pequeña argollita que une los eslabones de la cadena. Por lo cual, esa argollita debe ser sólida, maciza, porque sobre ella recae la responsabilidad. Y esta unidad la componen el maestro, la escuela y el hogar.

Somos –digo somos porque me sigo sintiendo responsable- socios solidariamente responsables por los frutos a obtener.

La vida y la historia nos enseñan que nadie puede ser espectador, objeto pasivo de la realidad en que vive. Todos somos actores, sujetos activos del destino común al que pertenecemos, que es el destino de cada uno individualmente.

Para lograr lo enunciado debemos ser claros con nosotros mismos, padres y educadores. Es imprescindible la articulación de un sistema que, por sobre todas las cosas, mantenga los valores específicos de nuestra nacionalidad, que contribuya a educar a nuestros niños y jóvenes en el sentido de trasmitirles los conocimientos y los valores éticos para que en su madurez asuman las responsabilidades inherentes y despertar en ellos sus aptitudes creativas.

Educar es dirigir, encaminar, guiar, orientar. Metodología, pedagogía son la forma, el método, el sistema, el camino a seguir para lograr los objetivos propuestos.

¿Cuál es la meta, hacia dónde queremos llegar?

Alguien dijo, en referencia a la escuela judía en general, que la metodología es, en nuestro caso, la estrategia en la guerra. Nuestra guerra es la constante batalla contra la asimilación, en el sentido de alejarse de los valores de nuestro credo humanista y ético.

Y para ello debemos trabajar unidos, identificados: maestros, escuela y hogar.

Feliz comienzo y éxito en la tarea.-                  

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita