Inicio arrow Video Exclusivo
 
La guerra de los violadores Imprimir E-Mail
jueves, 13 de marzo de 2008

Por Manuel A. Lotersztein

Muchos países latinoamericanos marchan a contramano de la historia. Mientras los beneficios de la globalización  (aún con las  limitaciones a corregir)  se perciben positivamente en la Unión Europea y en la China  e India –por citar sólo algunas naciones asiáticas- en nuestro Cono Sur, salvando honrosas excepciones, se la ignora o aplica pálidamente.

Sólo  a Hugo Chávez, presidente de Venezuela,  le cabe el triste honor de intentar firme y  paulatinamente “globalizar” Latinoamérica pero,  lamentablemente,  importando a  este sector del continente americano el conflicto de Medio Oriente desde la perspectiva iraní  y buscando adeptos  para difundir e  imponer su “socialismo siglo XXI”, curiosa denominación para definir regímenes totalitarios y corruptos que fatalmente conducen al cuantioso enriquecimiento de sus mandatarios y al estancamiento y empobrecimiento de la población.

Chávez no hesita en mezclarse con terroristas de cualquier nacionalidad con tal de alcanzar sus propósitos. Lo ha hecho con Irán y  con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en cuyo financiamiento participa. También canjea sus petrodólares por  influencia y penetración  en la política interna de varios países,  promoviendo a figuras como Rafael Correa, presidente del Ecuador. Un ejemplo reciente  es haber dispuesto sus tropas en la frontera con Colombia, a raíz del conflicto que se suscitó el 1º de marzo de 2008 cuando efectivos militares y policiales colombianos incursionaron en la provincia de Sucumbios,  Ecuador, atacando  un campamento militar de esta organización terrorista y dando  muerte  a uno de sus principales líderes, Raúl Reyes.  Venezuela –en apariencia hasta ese momento-  nada tenía que ver. Pero se arrogó el derecho de enviar importantes dotaciones militares y amenazar e insultar con gruesos epítetos  al Presidente de Colombia, Alvaro Uribe. El tema ha tenido la suficiente repercusión y no cabe insistir en la cronología de los hechos. Lo que  correspondería analizar en este momento es la actuación de la Organización de Estados Americanos que terció  en el conflicto.

Ante el inminente peligro de guerra –declamada o no- el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunió en la República Dominicana y emitió una Resolución en cuyos  considerandos acusa  a Colombia de haber violado el territorio ecuatoriano al “realizar un operativo en contra de miembros de un grupo irregular de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia que se encontraban acampando clandestinamente en el sector fronterizo ecuatoriano”.  Resuelve  reafirmar el principio de la inviolabilidad  territorial, crea una comisión presidida por el secretario general de la Organización, José Miguel Insulza, y hasta cuatro embajadores más a designar para investigar y elaborar un informe sobre el conflicto,  convocando  finalmente a una reunión de Cancilleres para el 17 de marzo de 2008, donde se expondrán sus conclusiones.

Colombia reconoció haber realizado su operativo en Ecuador sin el conocimiento de su presidente, Rafael Correa, y  éste aceptó sus disculpas. La resolución fue aprobaba por unanimidad.

Felizmente, se preservó la paz. ¿Pero fue necesario omitir en dicha Resolución  la agresión de Venezuela y la responsabilidad de Ecuador por no  tomar los recaudos necesarios para impedir “acampar” (¿era un pic-nic?) a una organización terrorista reconocida como tal, por Colombia, Washington y la Unión Europea?   No menos grave resulta que el Consejo  califique como “clandestina”a dicha fracción de las FARC, sin contar con elementos de juicio para definir si hubo o no consentimiento de las autoridades ecuatorianas.  Faltando el informe final, dicha afirmación fue temeraria.  Si Colombia sabía la existencia de dicho asentamiento es poco probable que el Presidente de Ecuador lo ignorara. Alvaro Uribe mencionó que, tras el ataque, se encontró documentación  que comprometía muy seriamente a los presidentes de Ecuador y Venezuela  en el sentido de que ambos países ofrecieron protección activa a las FARC.

Es muy posible que la paz se impusiera, en buena medida, gracias al temor que generó en los presidentes de Venezuela y Ecuador las revelaciones  que surgen de dicha  documentación  más que a la  aquiescencia  de los restantes países americanos. 

En este conflicto  -en más o en menos- hubo varios violadores:  Colombia, Ecuador y Venezuela. Y quizás también  aquellos que prefirieron descalificar al país colombiano,  jaqueado por una formación terrorista feroz e implacable. Fueron paños fríos  para  ¿conseguir? la paz pero un baldazo de agua helada para aquellos que soñamos con una América democrática, pujante y sin falsos espejismos.

Desalentar a los instigadores del odio  y rechazar sus bravuconadas es también defender la paz. La paz es posible, pero no se mantendrá durante mucho tiempo con  resoluciones  elusivas. Negar la  realidad, sólo logrará –tarde o temprano- apuntalar  futuros desencuentros entre los países integrantes de la OEA.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita