Inicio arrow Video Exclusivo
 
Hassan Nasralla: el implacable líder de Hezbolá vuelve a amenazar Imprimir E-Mail
jueves, 21 de febrero de 2008
El personaje internacional
El asesinato de Imad Moughnieh disparó la ira del jefe de Hezbolá. Declaró la "guerra abierta" a Israel. Por Marcelo Cantelmi.
Últimamente ha venido dando un golpe tras otro que lo devuelve a la atención mundial en un casi exacto promedio bienal.

El último hace apenas días cuando prometió una guerra abierta y sin fronteras contra Israel, convirtiendo en una amenaza global a la compleja organización Hezbolá que dirige: una milicia y partido político basada en Líbano y con vínculos con Irán y Siria.

Hombre esquivo, astuto, misterioso e implacable, el jeque Hassan Nasralla ha demostrado ya hace rato que no debe ser subestimado. Su furia pública reciente es por el asesinato de su viejo aunque ex camarada Imad Moughnieh, desintegrado en un atentado en Damasco cuando salía de la Embajada de Teherán. La culpa de Israel, beneficiario nítido de esa muerte, está sin embargo en un cono de sombras, las mismas que se extienden como una capa sobre la vida de este dirigente.

Nasralla, nacido en agosto de 1960, fue el mayor de los 9 hijos de un verdulero de Líbano poco preocupado por la religión. Por un hecho casual cuando era apenas un muchacho y aún sin acabar el secundario subió el primer escalón de su carrera al unirse al movimiento Amal, la gran estructura de shiítas en el exilio. En verdad esa escalera había comenzado antes de un modo más sutil con la pasión islámica que mostró este adolescente y que fue el lazo que le armó aquellos contactos fundacionales y que lo llevaron a estudiar a la ciudad santa iraquí de Najaf.

Faltaba poco para que triunfara la revolución islámica en Irán en 1979, cuando Saddam Hussein echó a los doctos shiítas de su país. El regreso al Líbano fue el primer escarceo de la rivalidad interna entre moderados y halcones. Su guía entonces era el imán libanés Abbas al-Musawi, un duro, a quien conoció en Irak y con quien compartió la expulsión. Nasralla siguió estudiando en el Líbano hasta que Israel invadió el país en 1982. Ahí se sumó a las fuerzas militares que envió Irán para la guerra. Fue en ese fragor que nace el Partido de Dios o Hezbolá en 1985, convertido en el mayor enemigo de Israel, pero también de los moderados de Amal. Esas peleas internas que Siria neutralizaba lo obligaron a irse a Irán desde donde regresó a fines de la década con la decisión de tomar la dirección de la organización y anular a sus rivales internos.

Ahí, casi en los 90, comienza la serie de sus victorias sucesivas cuando en 1989, el año de la muerte del Ayatollah Khomeini, derrota a los restos de Amal. Pero Hezbollah vivía una fuerte fractura. El entonces presidente iraní Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, hoy día líder de los moderados en su país, apoyaba la conducción de Musawi favorable a no imponer un Estado teocrático en Líbano y la aceptación de la hegemonía siria. Ganó esa corriente, pero Masawi fue emboscado y asesinado en un ataque israelí en 1992. Fue esa muerte la que, se sostiene, generó la réplica del sangriento atentado a la Embajada israelí en Buenos Aires el 17 de marzo de ese año. La oganización nunca reconoció la autoría de ese ataque o el de la AMIA dos años después, e insistió en que jamás golpeó fuera de las fronteras del Líbano.

Nasralla, que opinaba todo lo contrario a Masawi y Rafsanjani, pasó a conducir Hezbolá y la guerra para expulsar a Israel del Líbano. En 2000 finalmente el ejército de ocupación se retiró y el grupo convirtió el hecho en una gran victoria y un suceso publicitario. El siguiente golpe lo dio en 2004 cuando secuestró a un israelí y mató a tres soldados. A cambio de su devolución y la entrega de los restos obtuvo la liberación de centenares de prisioneros libaneses y palestinos.

Dos años después, en 2006, y cuando su poder político en el Líbano se debilitaba repitió la maniobra: atrapó a dos soldados israelíes y mató a tres. Pero esta vez el hecho desató una guerra contra el ejército regular de Israel al que combatió con la táctica del Vietcong. Israel, desorganizado y disperso, no pudo destruir a Hezbolá ni liberar a los soldados y finalmente se retiró. Nasralla capitalizó ese triunfo en todo el mundo árabe. Otros dos años después  lanza esta amenaza que lo devuelve a un inquietante y calculado primer plano.

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2019 Mundo Israelita