Inicio
 
Dignidad danesa y “munichismo” británico Imprimir E-Mail
jueves, 21 de febrero de 2008

Por Egon Friedler

Luego de que se descubriera un complot para asesinar a uno de los caricaturistas daneses que en setiembre de 2005 dibujó las caricaturas del profeta Mahoma que provocaron violentas reacciones en todo el mundo musulmán, todos los diarios de Dinamarca se solidarizaron con el dibujante designado como víctima de los islamistas y publicaron una de las conflictivas caricaturas.

Se trata de un acto de dignidad poco frecuente hoy. Uno de los diarios “Berlinske Tidente”, que al igual que los demás medios publicó al profeta con un turbante en forma de bomba, aclaró a sus lectores: “ Publicamos esto para documentar lo que está en juego en este caso y para apoyar sin ambigüedades el derecho de expresión, algo que siempre defendimos como periódico”. La caricatura también fue transmitida por la televisión nacional e incluso diarios que originariamente se opusieron a la publicación de las caricaturas, ahora defienden la campaña para defender la libertad de expresión.

La justicia danesa actuó con una muy discutible laxitud: los tres complotados, dos tunecinos y un danés de origen marrocano no sufrieron demasiado. Los tunecinos van a ser deportados a su país de origen mientras el tercer cómplice salió en libertad condicional. Pero lo importante fue la posición de principios sustentada por unanimidad por toda la prensa. A pesar del costo que tuvo la famosa “explosión de ira islámica” en el 2005, con atentados, boicoteos y muertos,  la prensa del país nórdico marcó sus límites. Dinamarca es un país democrático que defiende a rajatabla sus valores y no está dispuesto a aceptar el chantaje de vándalos islamistas empeñados en imponer al mundo su visión  arcaica y reaccionaria, por más que cuenten con el apoyo de numerosos gobiernos, multitud de organizaciones terroristas y muchos millones de partidarios fanáticos y  violentos.

Esto es particularmente importante porque lamentablemente las posiciones de firmeza frente a la guerra cultural del Islam en Europa son cada vez más raras y se extienden las posiciones de claudicación, renuncia y apaciguamiento.

Lamentablemente, un país que tuvo la triste experiencia histórica del fracaso del apaciguamiento, Inglaterra,  parece haber olvidado el triste papel de su canciller, Chamberlain, en la famosa conferencia de paz con Hitler en Munich en 1938. Las actitudes británicas de contemporización con el Islam radical, que parecen una patética réplica de la política de ilusiones de un entendimiento con Hitler, son cada día más frecuentes y más vergonzosas.

Hay dos ejemplos recientes sumamente penosos. El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams,  líder espiritual de la Iglesia anglicana que tiene unos 77 millones de adeptos en todo el mundo, provocó una ola de indignación con su sugerencia de que Gran Bretaña debía adoptar ciertos aspectos de la “Sharia” o Ley Islámica. En una palabra, propuso  abandonar centenares de años de avance de la civilización para complacer a una minoría crecientemente exigente y agresiva, que alberga en su seno a grupos terroristas.

El arzobispo de Canterbury ignora la experiencia de su país frente al totalitarismo más agresivo del Siglo XX y sugiere una política similar frente al totalitarismo más agresivo del Siglo XXI. El error es creer que se trata de una cuestión de fe y de cumplimiento de normas religiosas. Ningún movimiento teocrático militante se conforma con la mera libertad de cultos en el marco de una tolerancia pareja para todas las confesiones. Quiere muchísimo más.     

Reaccionando ante las declaraciones del arzobispo de Canterbury, Mona Eltahawy, una periodista nacida en Egipto, escribió en el Internacional Herald Tribune: “Sólo puedo reírme ante la ingenuidad del Arzobispo. Para un hombre es muy fácil pontificar sobre la ley islámica o sharia, si te puedes casar hasta con cuatro mujeres, recibir el doble de herencia que una mujer o divorciarse diciendo simplemente “Me divorcio de ti tres veces.”

Pero si el clérigo británico puede ser tildado de ingenuo, no puede decirse lo mismo de la BBC, una de las agencias de noticias más prestigiosas e influyentes del mundo. Una de sus gaffes más recientes fue lamentable:  el corresponsal en Beirut, Humphrey Hawkesley, comparó a Imad Mougnieh con Rafic Hariri escribiendo que “el Líbano recuerda a dos víctimas de la guerra con diferentes visiones, pero considerados ambos como grandes líderes nacionales”.  El ex fotógrafo de AP en Beirut, Don Mell, que estuvo con el periodista Terry Anderson cuando fue secuestrado en 1985, calificó de ultraje increíble la comparación entre un jefe terrorista culpable de infinidad de crímenes y un líder democráticamente electo que realizó una gran obra para su país. La BBC no tuvo más remedio que emitir un comunicado de disculpas.

Lamentablemente sería un exceso de optimismo confiar en que éste será el último acto de una política que repite los trágicos errores de Gran Bretaña en la década del treinta del siglo pasado.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2020 Mundo Israelita