Inicio arrow Contactar
 
Israel homenajeó a los latinoamericanos que ayudaron a su creación Imprimir E-Mail
jueves, 14 de febrero de 2008

Cálido  recibimiento a los descendientes de los diplomáticos del año 1947

Sesenta años pasaron desde el día en que la Asamblea General de la ONU aprobó el llamado “Plan de Partición de Palestina” que ponía fin al Mandato Británico y creaba dos Estados vecinos. Meses más tarde la misma resolución dio lugar a la Declaración de Independencia.

 

 

En Israel es muy conocida la grabación de la sesión de la Asamblea. Se escucha claramente una voz que nombra a cada  país y su voto: a favor, abstención y en contra. De las 33 naciones  que levantaron sus manos a favor  de la iniciativa, 13 pertenecían al continente latinoamericano. Esta votación  en bloque inclinó la balanza a favor y, como se supo luego, coinvirtió en realidad el sueño del pueblo judío que por miles de años soñó con volver a la tierra de sus antepasados.

Seis décadas más tarde  y pocos meses antes de las celebraciones de la Independencia que tendrán lugar en mayo próximo, el Ministerio de Relaciones Exteriores invitó a los descendientes de cuatro de los delegados latinoamericanos a viajar a Israel y recibir el homenaje y el reconocimiento de las autoridades y el pueblo israelí.

Es así que llegaron al país familiares de Jorge García Granados, de Guatemala, Enrique Rodríguez Fabregat, de  Uruguay, Arturo García Salazar, de Perú y Oswaldo Aranha, de Brasil.

Durante su estadía fueron acompañados  por representantes de la prensa de sus respectivos países con la finalidad de llevar a conocimiento de la opinión pública los distintos actos y recibimientos que les fueron ofrecidos. En la intesna agenda preparada por la Cancillería fue incluida la visita a Beit Kadima, el lugar donde se alojó la comisión UNSCOP que arribó a Palestina en 1947 para analizar las probables soluciones al conflicto que se vivía en la región, ante el hecho de que el Gobierno de Inglaterra había comunicado la intención de poner fin a sus presencia.

Las autoridades de aquel entonces alojaron a los once miembros de la comisión en Beit Kadima, un edificio de dos plantas que fue construido por orden de los británicos para albergar a familias de oficiales que cumplían tareas en Jerusalem. Los oficiales nunca trajeron a sus familias y el complejo quedó abandonado hasta que llegaron los representantes de la ONU.

Hasta allí fue la comitiva de invitados acompañada por representantes de la Cancillería, la Municipalidad y el Ente de Conservación de Sitios Históricos.

Los actuales habitantes de los departamentos recibieron con calidez a los huéspedes y les mostraron los interiores de las viviendas en las que sus familiares residieron mientras estudiaban la situación y preparaban el informe correpondiente. Si las  paredes pudiesen hablar, seguramente contarían acerca de los intercambios de opiniones, las dudas y los pensamientos de los diplomáticos  que eran conscientes de la importancia de la misión que les habían encomendado.

UNA CAUSA JUSTA

Daniel Rodríguez Oteiza, hijo de Rodríguez Fabregat, dijo al representante de Línea Directa con Israel y Medio Oriente: “A mi padre no le gustaba mucho hablar sobre  estos temas. Aún así nos contó a los familiares sobre su viaje. No se refirió a las vicisitudes de la estadía en la Palestina  de ese momento, que no ofrecía garantías a los visitantres sino más bien al hecho de que sentía en todo momento la justicia de la causa de crear dos Estados vecinos, uno para judíos y otro para palestinos”.

“En ese momento, encontraron los delegados –continúa  Rodríguez- un lugar muy diferente a lo que se aprecia ahora. Este sitio era un páramo. Mi padre recordaba que los peligros  que implicaba cada traslado y el hecho de que los  británicos  no estaban en condiciones de protegerlos. A pesar de eso no sentía temor alguno.

Con respecto  al trabajo de la comisión, afirma Rodríguez: “Mi padre recordaba que había diferencias de posturas entre los miembros. El y García Granados fueron convenciendo a los demás. El plan que delinearon hablaba de dos Estados con una estrecha vinculación económica. Ellos sabían que sin un soporte financiero los pueblos no podrían sobrevivir en la zona y estaban convencidos, a pesar de que era un poco utópico, que a pesar del odio existente podría haber una cooperación en materia económica”.

“Mi padre –afirma- estaba convencido  de que   había hecho lo correcto. Después de que finalizó su  gestión en la  ONU y durante  la misma, siempre estuvo en contacto  con la comunidad judía en  Uruguay y con autoridades israelíes. Visitó el país  repetidas veces y siempre resaltaba  el   hecho  de que  a pesar de las constantes amenazas a  su existencia, mantenía un sistema democrático con duros enfrentamientos políticos que cesaban en el momento que surgía una guerra y aparecía la necesidad de defender al país.

Para él, un luchador por la libertad, la democracia y la justicia  social, Israel era muy importante. Visitó a Israel  en forma reiterada y cuando Teddy Kollek era    alcalde de Jerusalem participó en diversas reuniones. Al mismo tiempo sintió el reconocimiento a su tarea por la comunidad judía y el  Estado de Israel.

CALMAR LOS ÁNIMOS

Las sobrinas de Oswaldo  Aranha, Zenia Aranha Silveira y Lalá Aranha, cuentan que para su abuelo, presidente de la recordadaa Asamblea General, lo más importante era que llegara la paz y el pueblo judío tuviera su tierra. Contaba que antes del  debate y durante el mismo  la situación era muy tensa y una de sus tareas fue la de calmar los ánimos de los delegados. “Sentía mucho orgullo por representar a Brasil y por presidir las deliberaciones. Además fue participe de la labor de convencimiento de otros países”.

Una de las facetas siempre recordadas de la histórica reunión de 1947 es que  Aranha portergó la  votación por dos días, a sabiendas de que en la fecha determinada en principio, la resolución  no contaría con los votos  suficientes.

Destacan las descendientes de Aranha que la actividad diplomática está en los genes familiares: dos hijas se casaron con diplomáticos, uno de ellos también dirigió  la Asamblea General de la ONU. Lo mismo se transmitió a los nietos  y ahora un bisnieto integra el  cuerpo diplomático de Brasil. Esto al margen de la participación en la política de varios de los descendientes.

UNA DECISIÓN INDEPENDIENTE  

Lucrecia García Granados  fue una de las integrantes de la numerosa cosmitiva que vino desde Guatemala. Dijo al cronista que su abuelo  Jorge falleció cuando ella tenía quince años. El papel que cumplió en 1947 era motivo de conversación entre  la familia. “Mi abuelo siempre hablaba de las reuniones en las que participó en aquel tiempo. Sentía orgullo porque  pudo convencer a otros delegados acerca de la necesidad de apoyar el  Plan de Partición. El había luchado con los republicanos contra Franco y luego estuvo en el exilio guatemalteco. Cuando se formó la comisión UNSCOP sintió la  necesidad de apoyar a Israel”.  

Más adelante afirma: “Nunca pensó que la lucha por la causa de Israel llevaría tantos años. Es interesante recordar que en aquel entonces, por los problemas de comunicaciones, el tomó la inciativa de otorgar el voto favorable de Guatemala sin consultar previamente al Presidente. Posteriormente, el Gobierno respaldó su decisión”.

LA NEGOCIACIÓN FUE DIFÍCIL

Mónica García Robles es nieta del delegado alterno de Perú en la UNSCOP, el diplomático Arturo García Salazar. Desde hace muchos años reside en Roma y ocupa un cargo en la UNESCO.

Afirma que conoció muy poco a su abuelo. Su padre, también diplomático, le contó que el abuelo llegó a integrar la Comisión porque la persona designada en principio, el Dr. Arturo Ulloa, no pudo hacerlo.

Después de la estadía en Palestina, los delegados viajaron a Ginebra para redactar su informe. García Salazar solicitó a la Cancillería de su país el envío de una persona para que le ayudara como secretario y el designado fue su hijo, o sea que los dos trabajaron arduamente en la redacción del documento.

“García Salazar –afirma Mónica- estaba satisfecho con la partición que fue el resultado de una difícil negociación”.

A diferencia de otros delegados, es muy poco el legado escrito que dejó el peruano. En el diario que llevaba no hay referencias a esa época. Probablemente –dice la visitante- esta parte, por ser oficial, fue a dar a algún archivo estatal y hasta el momento no fue hallada.

Posteriormente, en conversación con periodistas peruanos, se confirmó esta carencia de información. Inclusive, según uno de ellos, es difícil encontrar una buena foto de este diplomático que tuvo decisiva partipación en la creación del Estado de Israel.-    

(De Línea Directa con Israel y Medio Oriente)

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2017 Mundo Israelita