Inicio
 
PSICOANÁLISIS Y FILOSOFIA EN CURSO ACELERADO Imprimir E-Mail
jueves, 07 de febrero de 2008

TEATRO  

Por Ricardo Feierstein

“El día que Nietzsche lloró”, de Irvin Yalom

 FICHA TÉCNICA:

OBRA: “EL DIA QUE NIETZSCHE LLORO”. AUTOR: Irvin Yalom. Versión teatral de Luciano Cazaux. INTERPRETES: Claudio Da Passano, Luciano Suardi, Flor Dyszel, Pablo Mariuzzi, Paula Rebagliati, Carolina Díaz y Andrés Giardello. ESCENOGRAFIA Y VESTUARIO: Julieta Ascar y Pía Drugueri. ILUMINACIÓN: Alejandro Le Roux. MUSICA ORIGINAL: Gregorio Vatenberg. DIRECCIÓN: Lía Jelín. SALA: La Comedia. 2008, Segunda Temporada.

Destacado psiquiatra existencialista y profesor de la Universidad de Stanford, Irvin D. Yalom decidió, después de cumplir los 60 años, agregar a la rigurosidad de sus siete libros ya escritos -difíciles y académicos- una incursión en la ficción, donde combinaría su experiencia terapéutica con las leyes de la narrativa tradicional. Un bocado apetitoso para todos aquellos deseosos de indagar en las profundidades del inconsciente (de otros) sin poseer título habilitante.

Su primera novela fue “El día que Nietzsche lloró” (1995), un enorme éxito que vendió 200.000 ejemplares sólo en la Argentina. A éste le siguieron otros cinco títulos en los ocho años posteriores, todos con gran suceso entre público y crítica. Sobre esa obra de 1995 Luciano Cazaux compuso una versión teatral, que inicia ahora su segunda temporada, tomando sobre sí la ímproba tarea de reducir centenares de páginas con diálogos filosóficos y largas descripciones a una pieza de 75 minutos que transmita las complejidades del original.

No debe haber sido fácil. Yalom admite que escribió esta obra como “una novela de enseñanza, para que los psicoterapeutas comprendieran algunos aspectos de la psicoterapia. Lo que los filósofos denominan un ‘experimento de pensamiento’. Los escritos de Nietzsche contienen las semillas de la psicoterapia”. Yalom imagina, entonces, que a fines del siglo XIX, Josef Breuer -maestro de Sigmund Freud y primero en publicar un caso de psicoterapia- atraviesa la “crisis de los 40 años”. Es un brillante científico, destacado como ningún otro en el mundo académico y, sin embargo, se siente profundamente angustiado e infeliz. Como adelantándose al caso que su famoso discípulo llamaría “Los que fracasan al triunfar”, no sabe por qué debería ser feliz y no lo es y, atraído irresistiblemente por una paciente histérica de 21 años -Bertha Pappenheim-, no puede explicar lo que sucede, dado que el interior de un hombre no está calcado del exterior, una ilusión vulgarmente extendida.

Al mismo tiempo, el filósofo Friedrich Nietzsche -desesperanzado de la razón occidental y del ser humano- atraviesa una de sus recurrentes crisis de desesperación, por lo que su amiga y amante, Lou Andreas Salomé, solicita a Breuer que lo atienda en su reclusión solitaria. Esta relación entre las dos figuras conforma el centro de la adaptación teatral: Breuer curará a Nietzsche sus migrañas pero, como compensación, le solicitará que practique con él una suerte de rudimentario psicoanálisis, a fin de ayudarlo a comprenderse a sí mismo. Del intercambio surgirán los diálogos más interesantes y jugosos del texto, tanto que a veces es difícil seguirlos con total atención por su repetido encadenamiento de ideas, realidades e imágenes oníricas.

En efecto, Breuer llegará gradualmente a recordar su nombre infantil (“el niño de la promesa infinita”), a asumir el mandato familiar de triunfar pese a todo (por lo que “elige” abandonar el judaísmo e integrarse a la sociedad de su tiempo) y a formar un matrimonio burgués y consentido con Mathilde Breuer. ¡Pero no es feliz! De las conversaciones con el filósofo surgirán, entre otras conclusiones, la influencia de la cultura de la época en sus elecciones juveniles (menos “libres” de lo que le parecieron en su momento), el enfrentamiento entre obligaciones y pasiones, también algunos sueños recurrentes que, cuidadosamente interpretados por el filósofo, abren las puertas de su comprensión y mantienen al espectador atento a la conclusión de estos dos casos clínicos que se retroalimentan mutuamente

La puesta en escena es notable y compensa, en opinión de este cronista, un texto poco teatral y carente de “situaciones visuales”, como admite el mismo Yalom cuando habla de su casi exclusiva relación con palabras, ideas y conceptos en la concepción de la novela. Con sutileza, la escenografía plantea un plano superior, definido por una morfología elíptica -que corresponde al plano del inconsciente y lo onírico- y un plano inferior, donde transcurren episodios de la vida cotidiana. Escaleras repetidas que comunican ambos niveles y superficies metálicas tramadas que se abren parcialmente -para dejar descender manos femeninas o rostros sobre las cabezas de quienes imaginan o recuerdan- logran establecer diferentes conexiones para la complejidad humana que busca expresarse. A esto ayudan una muy adecuada iluminación y los colores neutros y suaves texturas del vestuario, que difuminan el imaginario intelectual de la época y permiten combinarlo con valses vieneses y proyecciones multimedia que enriquecen el espectáculo y lo sitúan en el tiempo.

La necesaria síntesis a la que debió arribar el espectáculo conserva dos personajes principales -los clásicos protagonista y antagonista, muy bien actuados por Claudio Da Passano y Luciano Suardi- y empalidecen los restantes en un segundo plano acentuado, como un joven Sigmund Freud de 26 años y una poco creíble Lou Andreas Salomé -la mujer que enloqueció a Europa y sedujo a sus principales intelectuales-, la esposa de Breuer, su paciente Bertha (¡el mismo nombre de la madre de Breuer!) y otro médico joven. Aunque seguramente inevitable, esta configuración reduce el interés al enfrentamiento dialéctico entre el pre-psicoanalista y el filósofo que hace de tal, en un entrecruzamiento de ideas fascinante y complejo.

No contribuyen al total algunos lunares, como la pérdida de fragmentos del texto que se dirigen a bambalinas y no llegan a la platea o, al comienzo y fin de la obra, una música excesivamente alta que tapa casi por completo el diálogo de los personajes. Más allá de estos reparos, la pieza es interesante y merece verse, sobre todo entre los amantes del pensamiento y la reflexión y, obvio, para los modernos colegas de estos célebres personajes revisitados.-

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2020 Mundo Israelita