Inicio
 
Entre el bloqueo y la guerra, Olmert afronta la hora mas difícil de su gobierno Imprimir E-Mail
jueves, 31 de enero de 2008

Con las dramáticas imágenes de palestinos que dinamitan un muro fronterizo para intentar sobrevivir, y serias acusaciones que jaquean la continuidad de su gobierno, el primer ministro israelí Ehud Olmert enfrentaba, por estas horas, los momentos más difíciles de su  gestión al frente del Poder Ejecutivo.

Las acusaciones en su contra por presuntas fallas durante la guerra contra el fundamentalismo de Hezbollah en territorio libanés, y los miles de palestinos que huyeron a Egipto desde la Franja de Gaza durante la última semana son dos postales que pegan de lleno en una gestión enmarcada en un firme deseo: adelantar lo más que se pueda las tratativas de paz con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), el único sector con el que se puede dialogar, más allá de la verborragia inútil y vacía del fundamentalismo islámico de Hamas.

Se podrán decir muchas cosas de Olmert, menos una: que no intentó, con todas sus fuerzas, lograr un acuerdo con la ANP que permita la creación de un Estado palestino, con la condición irrevocable de seguridad plena para los ciudadanos israelíes como indispensable moneda de cambio.

Pero Hamas no parece dispuesto a cesar en su política de terror, y lo demostró en las últimas semanas con la continuidad de los lanzamientos de cohetes contra territorio israelí, una iniciativa que provocó la reacción de Tel Aviv y el sufrimiento de la población palestina en la pauperizada Franja de Gaza.

“Se le puede pedir muchas cosas a Israel, menos que colabore con sus enemigos para que lo sigan atacando”, expresó el embajador israelí en Buenos Aires, Rafael Eldad, en una descripción del dilema que afrontan las autoridades israelíes.

Es cierto que no resulta nada edificante ver miles de palestinos desesperados en búsqueda de un pedazo de pan, agua o un paquete de cigarrillos. Pero resulta indispensable no caer en el facilismo de achacar a Israel la responsabilidad plena por esta situación, tomando en cuenta que fue el ex primer ministro Ariel Sharón quien decretó en agosto de 2005 la retirada unilateral de Gaza.

Esa medida, vale recordarlo, fue tomada como un triunfo por los palestinos extremistas, que vieron en el gesto del ex primer ministro una evidencia de la debilidad de Israel. ¿Por qué ahora culpar al Estado judío de lo que pasa en un territorio que Hamas controla desde hace meses? Los dirigentes palestinos, como de costumbre, culpan a “la ocupación” por el hambre y la angustia de miles de palestinos, de los cuales la mayoría seguramente desearía un futuro de paz con Israel y prosperidad.

Pero los líderes de Hamas se quejan del “imperialismo sionista” con una mano, y lanzan cohetes contra Israel con la otra, con lo cual evaporan toda posibilidad de acercamiento y condenan a su población -a la que dicen defender- a penurias evitables sólo con vocación por la paz, un reclamo no sólo de Israel sino también de la comunidad internacional.

Levantar el bloqueo a Gaza equivale, para Hamas, a un vía libre para atacar Sderot, o Ashkelón, o cualquier población con civiles israelíes. Es un precio demasiado alto el que se pagaría. Y la seguridad de los ciudadanos es, fue y será la principal prioridad de cualquier administración del Estado hebreo.

En cuanto al delicado equilibrio interno, Olmert asume que podría haber cometido errores en la conducción de la difícil y cruenta lucha contra Hezbollah, pero a diferencia del opositor Biniamin Netaniahu, o de sectores de su propio gobierno, considera que debe ser él mismo quien los enmiende.

El conflicto, que pegó muy fuerte en la sociedad israelí, afectó la credibilidad de Olmert ante sus ciudadanos, al igual que en el mito de infalibilidad del Ejército que defiende las fronteras del Estado. Pero a estas alturas, cabría preguntarse sobre la conveniencia de cambiar el caballo en mitad del río. Es más, un adelantamiento de los comicios daría como resultado, según vaticinan las encuestas, un triunfo de Netaniahu. Con él llegaría el adiós definitivo a la continuidad de la Hoja de Ruta y los acuerdos de Annapolis, la devolución de territorios a cambio de paz y la creación de un Estado palestino.

Con Israel debatiendo democráticamente su destino, los fantasmas del pasado parecen retornar una y otra vez.

Hace setenta y cinco años, Adolf Hitler llegaba al poder en Alemania, y comenzaba su enloquecida carrera asesina que terminaría con los campos de concentración y el horror de Auschwitz. El presidente de Irán, Mahmoud Ajmadinejad, aprovechó el aniversario para decretar el “inminente colapso” del Estado judío. Toda una demostración de lo alerta que deberían estar las fuerzas democráticas en el mundo, para que los partidarios de la muerte no vuelvan a intentarlo una vez más.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita