Inicio
 
Embarazo no deseado Imprimir E-Mail
jueves, 10 de enero de 2008

Una puerta abierta al conocimiento

Por la Dra. Corina Schvartzapel

El embarazo no deseado ocurre con frecuencia, y en general es de resolución compleja, sobre todo en los países cuyas leyes prohíben el aborto. Esta circunstancia expone a la mujer, en especial a las de bajos recursos, al riesgo de perder su propia vida.

Son muy diversas las realidades en que una mujer no quiere o no puede continuar con su embarazo. En la Argentina existen normas legales para interrumpir el embarazo para determinadas situaciones, pero aun en estas circunstancias específicas surgen interpretaciones de estas normas legales que impiden o dificultan el procedimiento vigente.

Obstetricia Forense

En la Argentina, la obstetricia forense examina el aborto dentro del fuero legal y establece significaciones. Define al aborto como la interrupción del embarazo, con muerte del producto de la concepción, dentro de los 180 días de gestación. Este es el denominado concepto obstétrico

Desde el punto de vista médico legal, el fuero penal también define el concepto de aborto criminal como la interrupción dolosa del embarazo, con muerte del producto de la concepción, en cualquier momento de su curso, fuera de las eximentes legales.

Según el Código Penal el aborto es un delito contra la vida cuando es cometido, en forma voluntaria o preterintencional, durante la gestación.

La obstetricia, a partir de los seis meses de gestación, no denomina más aborto a la expulsión fetal, sin parto prematuro, teniendo en cuenta la viabilidad del producto de la concepción. En cambio, el concepto medicolegal de aborto lo extiende desde la concepción hasta el nacimiento, en forma independiente de la viabilidad o posible vida autónoma del feto.

Legislación

El delito del aborto está contemplado en nuestro Código Penal bajo el título “Delitos contra las personas”, y comprendido en el capítulo “Delitos contra la vida”, en sus artículos 85, 86, 87 y 88.

“Art.85. El que causare aborto será reprimido.

Son agravantes legales la falta de consentimiento de la mujer o su muerte a consecuencia del aborto.

“Art. 86 se refiere a la “…inhabilitación especial por doble tiempo que el de la condena a los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo”.

En este artículo aparecen dos eximentes:

“El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer no es punible”: “1º Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y este peligro no puede ser evitado por otros medios” 

“2º Si el embarazo proviene de una violación o un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal debería ser requerido para el aborto”.

Este artículo 86 agrava la pena de los profesionales del arte de curar, pero el aborto es permitido legalmente cuando lo efectúa un médico diplomado si el embarazo o el parto pone a la mujer en estado de peligro para la vida o la salud, siempre que no pueda ser evitado por otros medios. El término salud es muy amplio pero en la práctica es interpretado para escasas situaciones.

La eximente que se refiere a la interrupción del embarazo proveniente de la violación de una mujer alienada, es un paliativo parcial, porque por una parte no contempla la violación de las mujeres niñas asociado al probable embarazo que puede poner en riesgo la vida de las pequeñas. Por otra parte, la aparición de complicaciones clínicas en un cuerpo infantil puede imposibilitar en la adultez los embarazos deseados.

Las escasas normas que el Código Penal indica para interrumpir el embarazo, en general no se aplican. Por ello estas normas establecidas debieran ser interpretadas con un criterio amplio por personas capacitadas y versadas en la realidad social.

El artículo 87 considera el “aborto preterintencional”, que ejerce un tercero con violencia sobre la mujer gestante. Y el artículo 88 excluye la tentativa de aborto por parte de la mujer gestante como delito; pero la pena si la tentativa es efectuada por terceros. Recordemos que “delito en grado de tentativa” es un hecho que no se logra por causas ajenas a la voluntad del agente.

La Obstinada Realidad

La obstinada realidad tiene una desproporción desmesurada con el ideal anhelado para el proceso de reproducción humana.

Hace más de 100 años nuestros ancestros, al redactar el Código Penal sobre el aborto, quizás fueron amplios con las circunstancias de la época.

Deberíamos tener presente que la sociedad real no es una comunidad uniforme. Las normas legales debieran adaptarse a la obstinada realidad de cada colectivo, porque el modelo ideal imaginado no se corresponde con el escenario existente del medio social. 

Los hechos que se producen en la actualidad no pueden ser ignorados. Las violaciones y la explotación sexual de niñas y niños. Este deplorable negocio mundial de la trata de personas produce ganancias del orden de los 30.000 millones de dólares anuales, situándose en el tercer lugar, después del comercio de drogas y encabezado por la venta de armas. ¡Qué patético ranking terrenal!

Una evaluación de 2006 estima que fueron objeto de trata unas 100.000 personas en América latina y el Caribe. Estos crímenes son tratados en la Cámara de Diputados de la Nación con menos vehemencia que los planteados sobre el aborto como acto criminal, y sin tener presente la imperiosa necesidad de legislar en la ampliación de los eximentes que permitan la interrupción del embarazo.

También es cierto que la Argentina ratificó en 2002, en el Senado, la ley que tipifica el delito de trata de personas, basado en el Protocolo de Palermo. Es una ley que convertirá a la trata de personas en delito federal con penas de 3 a 15 años.

Como dato aproximado de abuso sexual en América latina, se registra el 33% de mujeres entre 16 y 48 años de edad. Esta situación produjo un aumento de infección HIV en el sexo femenino. 

Recientemente, el propio Vaticano condenó el abuso sexual de niños por parte de sacerdotes católicos. El papa Benedicto XVI decidió hacer un mea culpa a través de una oración perpetua “mundial”.

En la Argentina se realizan aproximadamente entre 400.000 y 500.000 interrupciones del embarazo por año, a pesar de que la ley del país lo prohíbe y castiga. En el mismo período nacen unos 700.000 niños.

Demografía

Es escasa la bibliografía sobre la investigación acerca de la presencia de los varones en el discurso y en la práctica del aborto. La reflexión acerca de este tema se puede descubrir cuando se analiza los datos de la investigación demográfica de una comunidad.

En el ámbito de la reproducción los varones son actores secundarios. Pero en el discurso moral que pretende regular la posibilidad del aborto los varones son los actores principales. Esta ambivalencia crea confusión y vacío conceptual en el proceso de definición de derechos y responsabilidades en el ámbito de la reproducción.

La demografía, la medicina, no recurren a los varones como informantes para la reconstrucción de las experiencias reproductivas de la población. Estas se interpretan como historias de embarazos, de prácticas anticonceptivas, salud infantil y de crianza de los hijos. Al identificar las características y comportamientos de las categorías mencionados, se puede delimitar las influencias sobre la reproducción de las mujeres y realizar la estratificación económica. Luego las mujeres son responsables de la reproducción biológica y los varones de los procesos de reproducción social. A ellos se los identifica como actores principales en la definición del discurso moral que regula la posibilidad del aborto.

Por supuesto que el paradigma masculino está cambiando, y son muchos los hombres que asumen la responsabilidad frente a un embarazo no deseado.

Conclusión

El embarazo no querido sucede en todos los estratos sociales pero aumenta en los grupos vulnerables por estar expuestos a la explotación sexual.

Mujeres jóvenes que desean liberarse de su embarazo, bien porque fueron violadas, o porque están en pobreza extrema, o por tener una pareja ocasional por la ausencia del conyuge cuando es consignado como soldado durante una guerra. Esta situación fue recreada por el director y guionista Mike Leigh en el film El secreto de Vera Drake. La ficción transcurre durante la guerra de Corea, donde las jóvenes de condición humilde, sin recursos económicos no podían acceder a una atención médica privada, onerosa en el año 1950, época de prohibición del aborto en el Reino Unido. A pesar de la proscripción del aborto de esa época en Inglaterra, las mujeres que tenían dinero podían pagar una atención médica sin problemas sanitarios o legales. Leigh planteó el dilema moral de una sociedad frente a la interrupción del embarazo no deseado.

También el joven cineasta rumano Mangiu en su último film 4 meses, 3 semanas, 2 días, denuncia en forma contundente la ilegalidad del aborto, mostrando a la mujer abandonada a su suerte, y expuesta a todo tipo de peligros y explotaciones

El argumento del guión reproduce una historia real, sucedida unos veinte años atrás, en el final de la dictadura de Nicolae Ceausescu. En Rumania, por aquella época-1966-, se prohibieron por ley, el aborto y todo tipo de anticonceptivos. Mangiu consigue hablar de autoritarismo, discriminación, humillación y machismo, al mismo tiempo que se constituye en la más contundente denuncia contra la ilegalización del aborto.

En la Argentina se repiten situaciones de debate semejantes a la planteada en los filmes mencionados.

Precisamente, en el 2005 hubo un fuerte debate sobre el aborto entre la jerarquía eclesiástica, el ministro de Salud y el propio gobierno central.

El Diario Judicial de la provincia de Buenos Aires, con fecha 20 de marzo de 2007, contiene el texto de legalización del aborto a cualquier mujer violada, no sólo demente o idiota, y cuando el embarazo pueda afectar la salud “física, psíquica, o social” de la madre. Pero para algunos es una norma inconstitucional y equivalente en la práctica a la legalización irrestricta del aborto en la provincia de Buenos Aires. 

Quizás debiera replantearse el proceso reproductivo partiendo del derecho a disponer del propio cuerpo y enfatizando que este derecho concierne a hombres y mujeres.

La prevención para evitar embarazos no deseados es relevante pero los hechos imprevisibles existen. Estos van desde fallas de anticonceptivos, hasta las relaciones coitales no deseadas, como son las violaciones.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita