Inicio
 
Europa ¿abre los ojos? Imprimir E-Mail
viernes, 04 de enero de 2008

Por Eli Cohen
Desde la creación de la Unión Europea -anteriormente Comunidad Económica Europea- la batuta en las decisiones internacionalmente relevantes en el seno de dicho organismo, sin contar a Gran Bretaña, siempre la ha llevado el eje Franco-Alemán.

Los países que se fueron adhiriendo -antiguas dictaduras militares como Portugal, España o Grecia y antiguas dictaduras prosoviéticas como la RDA- no perturbaron ese liderazgo que ejercían de facto los dos gigantes europeos. Sin embargo, dos motivos hicieron que este liderazgo –sin contar a Gran Bretaña, de nuevo, no lo olvidemos- se tambaleara y desembocara en una pluralidad de opiniones respecto a decisiones internacionales de calibre: la guerra de Irak y la ampliación en 2005 a 25 Estados miembros, incluyendo a muchos de los que estaban al otro lado del “Telón de Acero”.

En el primer caso, las grietas en la unidad europea continental fueron más que evidentes situando a Francia y a Alemania, junto a Bélgica, Luxemburgo y otros miembros, en contra de la opción de apoyar a EE.UU. por la que se decantaron Gran Bretaña, España, Italia, Dinamarca, Portugal y los nuevos países que se estaban incorporando a la UE. En el segundo caso, la mayoría de las antiguos regímenes comunistas, como Polonia o República Checa, amén de ser miembros de pleno derecho de la UE, en política internacional y relaciones internacionales, miran a Washington antes que a Bruselas. Si a estos dos agravantes de la pluralidad de opiniones en el seno de Europa respecto a temas internacionales de importancia, le sumamos que el liderazgo en Francia y Alemania ha cambiado hacia una posición atlantista, concluimos, en suma, que en las decisiones internacionales de gran importancia, la UE pende siempre de la decisión que tome EE.UU. Es un hecho incontestable. Ya sea por afinidades o contraposiciones ideológicas –que son las más comunes causas- la UE se creo, en su objetivo implícito, para competir con los EE.UU.. Intentar superar a un oponente, inevitablemente hace que se dependa de cada paso que dé.

Posición ante Irán

Después de Irak en el año 2003, y anteriormente Afganistán en 2001, el siguiente reto internacional con el que se ha encontrado Occidente –el genocidio de Darfur, como todos los que acaecen en África, ha pasado inadvertido- ha sido el ansia nuclear iraní. En esta ocasión, mientras EEUU se ha mostrado intransigente, Europa lo ha intentado casi todo: rondas de negociaciones –suspendidas por la UE como tal pero continuada por otros países miembros-, conversaciones bilaterales, disposición a ayudas económicas, más negociaciones…todo en vano, puesto que Irán no ha cedido un ápice en sus aspiraciones. De aquí a un par de años, probablemente, si Irán consigue la bomba atómica, nos enfrentaremos a una crisis mundial que podría resultar devastadora para el mundo entero. Y los intentos europeos por evitarlo –todos en el plano de la negociación y las cesiones- se han dado de bruces. Un síntoma europeo que recuerda a los oscuros y preagónicos tiempos de Chamberlain y Daladier en el apaciguamiento a Hitler.

Sin embargo, la toalla no está tirada aún. Un nuevo liderazgo ya comentado en el eje franco-alemán –especialmente el protagonizado por Nicolás Sarkozy- trae nuevos aires de esperanza ante un panorama turbio y, a corto plazo, desolador. Ya lo cuenta el Jerusalem Post en un editorial titulado: “Despertar Europeo”. Tanto es así que, en su reciente gira europea, el premier israelí Ehud Olmert visitó a París y Londres, y obtuvo de Nicolás Sarkozy y de Gordon Brown compromisos frente a Irán. Brown dijo que hay que continuar con las sanciones económicas, sin descartar otras medidas para persuadir a Irán y evitar a toda costa que se haga con el arma nuclear. Bernard Kouchner, el canciller francés, ya deleitó a los medios de comunicación europeos –tan morbosos y con el filtro antisemita siempre presente, sobre todo si el tema es Irán o la seguridad de Israel- declarando que contra Irán, una intervención militar o un posible conflicto, sería el mal menor, parafraseando a George Orwell.

Toda una sorpresa, si atendemos a lo poco que Europa se ha preocupado de la seguridad del Estado de Israel –que es el primer blanco de la supuesta bomba, anunciado hasta la saciedad por Ahmadineyad- y a la loca judeofobia con que ha afrontado el conflicto palestino-israelí. Aunque, con toda seguridad, no sólo sea la simpatía por Israel lo que mueve a Sarkozy o a Brown a mostrarse fuertes y exigentes con Irán. Ellos saben, que si Tel Aviv está a tiro, París y Londres también lo estarán. Y, que si el Estado judío cae –primera y principal frontera de contención ante el despotismo integrista islámico- las grandes naciones democráticas europeas lo harán también como fichas de dominó.

Ahora, se están percatando de lo importante que ha sido el calor con que el Estado de Israel ha guarecido a Europa durante toda la Guerra Fría y actualmente durante esta ofensiva del terrorismo islámico. Ahora, se están percatando que si no fuera por la democracia israelí, no habría desde Turquía a Marruecos ningún aliado estable y fiable que garantizara la seguridad jurídica y las libertades ciudadanas. Ahora, se están percatando, en definitiva, que la supervivencia de Israel, es la supervivencia de Europa. Nada más, y nada menos.

Pluralidades

Pero, no debemos olvidarnos de la pluralidad de opiniones europea que sigue –y seguirá, lógicamente, para los restos- vigente. Nadie en Europa desea una guerra contra Irán, pero, llegado el caso, y volviendo a citar a Orwell, sería un mal menor. La intervención de una fuerza militar internacional para evitar el empeño atómico de los ayatolas -cuya terquedad fanática, desgraciadamente, nos está llevando a ello- evitaría que Siria u otros países árabes aliados de Irán entraran en el conflicto y con ello evitarían también la regionalización, o incluso la extensión mundial, de dicho conflicto.

Si Europa no se pone de acuerdo –su acuerdo unánime podría ser decisivo para acabar con esta peligrosísima espiral- y afronta este problema con valentía y determinación, pese a que haya Estados miembros como España y su gobierno que preferirían la rendición a presentar cualquier tipo de batalla a los teocráticos islamistas, el problema se agravará hasta poder encontrarnos con lo que todos no queremos: una Tercera Guerra Mundial.

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita