Inicio
 
Israel no está solo Imprimir E-Mail
viernes, 04 de enero de 2008

Por Saul Singer

Israel no está solo. No porque hayamos tenido la visita de uno de los principales generales norteamericanos ni porque George Bush vendrá a visitarnos el mes próximo. Y tampoco porque Daniel Pipes sostiene, con un criterio muy discutible, que ahora que las agencias de Inteligencia norteamericanos sostienen que Irán no es tan peligroso, una operación militar contra ese país podría ser más probable que nunca.

Israel no está solo porque es el país más puesto a prueba por Irán en el mundo entero. Imaginando no el peor de los escenarios posibles sino el que tiene las mayores probabilidades de concretarse en los hechos, un Irán nuclear podría tener un impacto mucho más negativo sobre la vida de los europeos y los norteamericanos que sobre la de los israelíes.

En el subconsciente popular, la amenaza   iraní, en la medida en que existe, consiste en una ataque nuclear contra Israel para cumplir el sueño genocida de “borrar a Israel del mapa”. Por más desconcertante que esto pueda ser desde el punto de vista moral, en la práctica esto es visto como un problema puramente israelí.

Ningún país, incluyendo Estados Unidos, va a lanzar un ataque preventivo contra Irán tan sólo para proteger a Israel, especialmente si consideramos que Israel ha puesto en evidencia su disposición y habilidad para defenderse con sus propios medios.

Israel sin duda va a tomar en serio la posibilidad de un ataque nuclear. Pero éste y otros escenarios de desastre, como el uso de terroristas para hacer explotar un artefacto nuclear, no deben inducir a nadie a ignorar que otras posibilidades son mucho más factibles a juzgar por la experiencia de décadas de política iraní.

La primera tentación de los clérigos iraníes es siempre golpear sin dejar huellas digitales. Más aún, Irán ha perfeccionado un sistema de agresión indirecta: su objetivo ha sido incrementar gradualmente la violencia y el impacto de sus ataques, pero nunca con una rapidez que pueda llevar a una acción de represalia masiva de Occidente.

La tesis presentada por la Estimación Nacional de Inteligencia norteamericana (NIE) sostiene que Irán detuvo su programa nuclear encubierto de carácter militar (como si construir miles de centrifugadoras para enriquecer uranio fuera un programa puramente civil) en el año 2003. Los Estados Unidos acababan de derribar a Saddam Hussein. Los clérigos seguramente pensaron que no era el momento oportuno para arriesgarse a grandes aventuras. Surgió una valla ante la cual los iraníes decidieron detenerse.

Este no fue un caso único. En octubre de 1983, Irán presumiblemente ordenó los ataques suicidas contra las tropas norteamericanas y francesas en Beirut matando a 241 marines norteamericanos. En el mes de febrero siguiente, después de que los Estados Unidos declararan que “no serían intimidados por terroristas” decidieron abandonar el Líbano.

Envalentonados por este retroceso, en 1987 los líderes islámicos iraníes comenzaron a cortar el flujo de petróleo árabe en el Golfo Pérsico disparando contra los buques petroleros kuwaitíes. El gobierno de Reagan respondió colocando a los buques petroleros de Kuwait bajo la bandera norteamericana, hundiendo casi la mitad de la flota iraní y destruyendo instalaciones petroleras iraníes por un valor de mil millones de dólares. Irán detuvo su ofensiva y aceptó una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas poniendo fin a su guerra de ocho años con Irak.

Es posible que Irán no tenga la paciencia suficiente como para esperar que Bush no sea más el presidente de los Estados Unidos para aumentar de manera considerable  su apoyo al terrorismo en Irak, el Líbano, Gaza, Afganistán y otros países. Pero no hay la menor duda de que van a leer cuidadosamente el documento de los servicios inteligencia norteamericanos y seguirán con gran satisfacción la competencia entre los candidatos demócratas  proponiendo negociaciones con Irán. Su conclusión será acelerar tanto su programa nuclear como su apoyo al terrorismo.

Esto resulta obvio si se consideran los motivos que tiene Irán para apoyar el terrorismo. No es porque el régimen se complace en especial en matar gente (“infieles” en su lenguaje), sino porque su régimen considera que el terror y el armamentismo nuclear, utilizando el lenguaje del informe norteamericano,“sirven para hacer avanzar sus objetivos de seguridad y política exterior”.

Cuando el terror lleva al retiro occidental, como en 1983, el régimen lógicamente llega a la conclusión de que es posible incrementar  los actos de agresión sin demasiados riesgos.  Cuando los actos terroristas despiertan reacciones muy fuertes como en 1987 (con los buques petroleros de Kuwait) o en el 2003 ( la intervención contra Saddam)  Irán con toda lógica se detiene o retrocede. 

Algunos observadores astutos han decidido que lo mejor es cortar por lo sano : la cuestión es identificar los objetivos de Irán y cumplirlos sin enfrentamientos. “Desde la perspectiva iraní, un paso a un entendimiento sería el reconocimiento de los legítimos temores de seguridad iraníes y de sus intereses regionales como parte de un arreglo global de nuestras diferencias”, escriben Flynt y Hillary Leverett en el New York Times. “Desde el punto de vista norteamericano todo nuevo enfoque debe tener en cuenta la seguridad iraní lo que podría hacerse mediante la clarificación de Washington de que su objetivo no es cambiar el régimen en Teherán sino solamente lograr un cambio de su conducta ….. Con este objetivo, los Estados Unidos deberían avenirse a dar algunas garantías.”

La agresión iraní, según este punto de vista, se deriva de un sentimiento de inseguridad. Si los Estados Unidos lograran convencer a los clérigos que detentan el poder en Teherán  de que Washington soportará sin chistar cualquier clase de represión interna en su país, entonces pondrían fin a sus maniobras agresivas derivadas presuntamente de sus temores paranoicos.

El único problema es que los clérigos islámicos no ven las cosas de esta manera. Las garantías de seguridades serían vistas, comprensiblemente, como la más clara evidencia de que la jihad funciona y que por lo tanto conviene acelerarla.  En cuanto a las garantías iraníes que los Estados Unidos podrían recibir, el fallido acuerdo con Corea del Norte, que llevó a que este país tenga poder atómico, es un ejemplo elocuente del valor de los compromisos iraníes.

Israel sabe que tiene que estar preparado para un mundo con un Irán en ascenso y un Occidente en retirada.  Nosotros tenemos guardias en las puertas de todos nuestros restaurantes, teatros y shoppings.  Estos guardias, la valla de seguridad y la presión militar diaria impuesta por el ejército israelí a los terroristas seguirán siendo eficaces. Tenemos el sistema de defensa anti-misilístico más sofisticado en el mundo, una fuerza aérea estupendamente entrenada y la disposición a utilizarla.  Finalmente, en el extranjero se asegura que tenemos poderío nuclear disuasivo, incluyendo la posibilidad de un segundo golpe nuclear desde el mar.

Sin duda un Irán hace todo lo que puede para frustrar toda posibilidad de paz con el mundo árabe, pero Israel tampoco disfruta de ninguna paz ahora, por lo cual la situación no cambiará demasiado.

En cambio, los Estados Unidos y Europa, tienen mucho que perder. El “Gran Satán” no Israel, es el blanco principal para Irán. La islamización de Europa está marchando muy bien desde el punto de vista iraní y podría ser acelerada en los próximos años.  Irán hará todo lo posible para que los incrementos de los precios del petróleo sean la consecuencia de crisis cuidadosamente manipuladas y para que los regímenes árabes sauditas se conviertan en satélites de Teherán, según el modelo de Damasco.  Los Estados Unidos tratarán de volver a hacer entrar el genio nuclear dentro de la botella, mientras los regímenes árabes tratarán de obtener sus propias bombas.

Israel nunca se vio a sí misma como un poder mundial ni como el centro de la civilización moderna, pero los Estados Unidos y Europa consideran que deben cumplir ese rol.  El limitar sus aspiraciones no será agradable para Israel, pero estará dentro de lo soportable.

En cambio, será mucho más traumático para Occidente acostumbrarse a una sustancial reducción de su influencia, una creciente inseguridad y un deterioro de la economía mundial que sólo enriquecerá a productores de petróleo como Rusia, Irán y los países árabes.

El informe de las agencias de inteligencias norteamericanas apuesta, aparentemente, a que el pequeño Israel haga su trabajo sucio y salve al mundo de una situación como la descrita. Pero ¿qué pasa si Israel nunca encuentra el momento adecuado o juzga que los riesgos de un golpe fallido o incompleto son excesivos?

Israel quizá sea el único país que confronta un peligro global que para él puede ser existencial. Pero Israel no estará solo en el sufrimiento provocado por las consecuencias de una aún reversible decisión de Occidente de renunciar incluso a medios no militares para su  propia defensa.

( El autor es editor de la página editorial del diario israelí The Jerusalem Post”. Traducido por Egon Friedler).       

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita