Inicio
 
Radio Israel en castellano: un proyecto interesante Imprimir E-Mail
jueves, 06 de diciembre de 2007

Por Marcelo Sneh (Especial, desde Beer Sheva – Israel)
Retomando un poco el tenor de mis notas anteriores, sobre la Aliá y sus experiencias, me detengo a veces a reflexionar sobre cómo cambiaron algunas cosas en nuestras vidas en todos nuestros años en Israel. Y no me refiero a emociones profundas, cambios trascendentales… no. Me refiero a cosas cotidianas, las cosas de todos los días, las que nuestras mentes trataban de adaptar al nuevo entorno levantino, intentando a veces vanamente acomodar a una cotidianeidad israelí de la que queríamos formar parte costumbres y actividades traídas de la tan lejana pampa húmeda…

Recuerdo, con todo mi sionismo y toda mi emoción de la Aliah, la desesperación que tenía por conseguir yerba, ya que lo poco que había traído, a razón de varios amargos por mañana se agotó rápidamente, y por esos lejanos años 70 era bastante difícil, por no decir imposible, conseguir la añorada y amarga infusión… Con toda mi buena voluntad, no podía hacerles entender a mis nuevos amigos israelíes los secretos del juego del truco, tampoco podía entender cómo habiendo tanta variedad de buen café entre los árabes, el desabrido nescafé con leche formaba parte del folklore local como si fuese néctar y ambrosía, así como el espanto con el que los lugareños me miraban cuando me preparaba café negro con leche… La palabra "asado" era aún por esos lejanos años como el misterioso nombre de algún sangriento rito aborigen… Para ellos "al ha esh" (sobre el fuego) era exactamente eso: poner la carne (seca por obligaciones rituales de nuestra religión) directamente sobre una parrilla abrasada por las llamas del Averno… faltaba tanto para que el israelí promedio aprendiera las bondades del fuego lento y las brasas blancas…
Otro tema por aquellas épocas era la casi total ausencia del idioma castellano en la atmósfera israelí. Faltaban décadas para que el mochilero israelí empezara a viajar y a familiarizarse con las bellezas naturales de Sudamérica, faltaban años para que irrumpieran en las pantallas televisivas y en las mentes israelíes las telenovelas, con su consiguiente auge en las ganas de la gente de aprender castellano. Recuerdo que paralelamente a mis ardientes deseos de hablar hebreo de corrido, de leer un diario en hebreo, de informarme, de desarrollar una rutina de vida en ese idioma difícil pero cautivante (por lo menos para mí), sentía la necesidad de mantener encendida la brasita criolla, de seguir hablando en castellano, de escribir en castellano, de leer en castellano… Y por esos tiempos, encontrarse con otro argentino (o uruguayo, o chileno, o hasta con un brasileño) era todo un acontecimiento: hablar en el tan lindo y musical idioma castellano, que había quedado tan lejos en nuestras añoranzas… éramos jóvenes, queríamos ser israelíes, queríamos sentirnos parte de Israel… pero a la vez (por lo menos me pasaba a mí) no podía desprenderme de tantos años en Buenos Aires, por eso trataba de ejercer mi castellano, usarlo cada vez que me era posible… Los medios de comunicación padecían una total ausencia de programación en el idioma de Cervantes: apenas quince minutos de noticias a las siete y media de la tarde en un idioma que ni siquiera era castellano, era un idioma simpático y pintoresco llamado ladino o judeo – español, traído por los judíos de Turquía y de Bulgaria, con divertidos modismos que después se hicieron famosos, como esa frase que una vez se pronunció en un noticiario: "Golda Meir está encamada con calentura (sic) y Ben Gurion la fue a visitar" Me apuro a traducir: "Golda Meir está en cama con fiebre"… etc. Aparte de este cuarto de hora de noticias y brevísimas notas "en cristiano", nada más. Es decir, a veces lograba captar con algún aparato con onda corta lo suficientemente poderosa, espantosas transmisiones nocturnas desde España. Radio Splendid, Radio Mitre… minga.
Bueh..., pasaron los años, pasaron las tecnologías, los israelíes empezaron a saber un poco más de nosotros, las cosas fueron evolucionando hasta llegar al día  de hoy, en que nuestra vida totalmente israelí sin Internet, sin teléfono celular, sin un buen pedazo de asado o sin unos buenos 200 gramos de crudo para el "chegüisán" no pasa de ser una “herida absurda”. Por sobre todas las cosas… la computadora y el Internet. Gracias a la red, nuestro planeta pasó realmente a ser una aldea recorrible en pocos minutos por una pantalla luminosa. Gracias a la red, nos comunicamos con nuestros seres queridos no importa donde se encuentren, las distancias se han reducido a cero y los encuentros virtuales amenguan nuestras nostalgias y nos ayudan un poco a soportar los dolores de la ausencia y la lejanía. Además, ahora cualquier radio de cualquier parte del mundo puede ser escuchada a través de la red, como si estuviese transmitiendo desde algún estudio de la calle Ben Yehuda de Tel Aviv.
Y así como tenemos la posibilidad de escuchar radios de América del Sur, la red nos brinda otra muy interesante opción: las radios comunitarias de red. Levantadas con obstinación y rigor, mantenidas en el éter con esfuerzo, tesón y ganas, nos brindan todos los días el sabor del castellano con pinceladas locales, la posibilidad de informarnos, de actualizarnos en nuestro idioma natal, siendo un importantísimo medio de comunicación para todos aquellos que llegaron a Israel hace poco y no dominan aún las perlas de Ben Yehuda.
Una de estas radios de red, una de las interesantes opciones en castellano que ofrece la red a la comunidad latina de Israel es "La Radio Israel", un emprendimiento radiofónico recién nacido (la semana pasada cumplió un mes en el aire), cuyos estudios se encuentran en la hermosa y turística ciudad de Eilat. De la existencia de la radio me enteré a través de un gran amigo, Angelito Goldszmidt, miembro hace muchos años del Kibutz Sdé Boker pero al igual que este humilde servidor, fiel a sus raíces latinas. Me llamó para decirme que sintonizara la radio porque él iba a hacer un comentario sobre actualidad israelí. Así lo hice, movido por mi natural curiosidad periodística. Y fue precisamente esa curiosidad la que me llevó a comunicarme telefónicamente con la gente de la radio, ya que estuve escuchando su transmisión largo rato, gratamente impresionado por el nivel técnico, la variada selección musical y, por sobre todas las cosas ,el ritmo informativo.
Queriendo ahondar un poco en los orígenes de tan encomiable proyecto, tomé contacto con Andrés Córdoba, un olé jadash de 38 años, casado con Cristina y padre de 5 hijas. Esta familia llegó a Israel en diciembre del 2003. Andrés, ingeniero hidráulico y periodista amateur, se estableció con su familia en Eilat y empezó a trabajar en su profesión. Cuando estalló la escaramuza lamentable y mal llamada Segunda Guerra del Líbano, Andrés fue contratado por un medio argentino para cubrir los acontecimientos en calidad de corresponsal de guerra. Un desafortunado accidente de trabajo, ocurrido en noviembre del 2006, lo obligó a desvincularse de sus actividades de ingeniero, volcándose íntegramente a la actividad periodística.
"En enero de 2007 – refiere Andrés – formé un grupo periodístico con integrantes en distintos países, llamado 'El Grupo de Israel y las amenazas Árabes'. Comenzamos a escribir para una página web llamada Latino Israel, la que tiempo después nos permitió armar un pequeño proyecto radiofónico de archivo grabado que duraba unas cuatro horas como máximo".
Al observar el crecimiento de la audiencia de ese proyecto y la amenaza que se cernía sobre Israel de una nueva guerra, Andrés y su gente decidieron encarar un proyecto propio, que era en sí todo un desafío: una radio que transmitiese las 24 horas: así nació La Radio Israel, que al mes escaso de comenzar sus transmisiones tiene ya una vasta audiencia, en el país y en el mundo.
"Nuestra emisora tiene, entre otros, tres objetivos fundamentales –retoma Andrés su relato–: el primero, mantener informados a todos aquellos que quieran saber la verdad sobre lo que ocurre en Israel. El segundo, luchar contra el manejo de la información en Latinoamérica, y el tercero, luchar contra la publicidad-basura de ciertos medios árabes por Internet que invierten millones de dólares en difamar a Israel."
Y para cerrar la entrevista, Andrés nos cuenta que todo el proyecto de La Radio Israel fue financiado por él mismo, aunque ahora está empezando a recibir apoyo de entidades tales como la Agencia Judía y Mati, la repartición que orienta a olim jadashim y vatikim (veteranos) que quieran integrarse a la pequeña o mediana empresa israelí.
Este es sólo uno de tantos ejemplos de Aliá positiva, de gente que llegó a Israel hace poco tiempo y ya está haciendo, y mucho, por la comunidad. Saludo desde estas modestas líneas a este tesonero emprendimiento al mes de su comienzo, citando uno de mis
proverbios preferidos, de la China milenaria: "Un camino de mil millas… comienza con un paso".
Saludo desde aquí a Andrés, Cristina y Daniel deseándoles el mayor de los éxitos. Y a ustedes, amigos lectores, les dejo el link  (vínculo) para que puedan conectarse a la radio desde cualquier parte de nuestra aldea planetaria y disfrutar de notas interesantes, buen nivel informativo y mejor música.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2019 Mundo Israelita