Inicio
 
El antisemitismo se metio en la carrera electoral Imprimir E-Mail
domingo, 03 de junio de 2007
De manera tan sorpresiva como indignante, el antiguo veneno del antisemitismo se metió de lleno y sin pedir permiso en la campaña electoral porteña.

Durante la semana última, distintos carteles de la vía pública que publicitan la candidatura del actual jefe de Gobierno, Jorge Telerman, quien aspira a continuar en el cargo luego de las elecciones del próximo domingo, aparecieron pintados con frases ofensivas vinculadas a la fé judía del postulante.

“Judío traidor” fue la hiriente consigna que pudo leerse, junto al rostro de Telerman, en carteles ubicados en Parque Patricios y Belgrano, por sólo citar dos barrios más que porteños que sufrieron en sus paredes la locura de las manos trasnochadas que perpetraron la afrenta.

Desde el punto de vista político, la ofensa podría explicarse en la durísima lucha que Telerman lleva adelante en estos días con sectores del kirchnerismo, hasta hace poco aliados, en momentos en los que se pone en juego su continuidad en el cargo.

También quedaron resentidos los seguidores de Aníbal Ibarra, que siempre culpó a Telerman de haber organizado una alianza con macristas y seguidores de Elisa Carrió para echarlo del cargo, luego del incendio del boliche Cromagnón, en diciembre de 2004, que costó más de 190 vidas.

Pero nada de esto es ni parece suficiente. Como diría el pensador francés Jean Paul Sartre, si el judío no existiera, el antisemita lo inventaría. Y el antisemita argentino fue el que, en la década del veinte, lo acusaba de “bolchevique”, anarquista, dueño del barrio de Once, y el que, enfundado en el uniforme de la Legión Cívica, lo masacraba en las calles de Buenos Aires. El mismo que en los cincuenta o en los setenta lo acusaba de ser capitalista y dueño de la Argentina y a la vez parte de la “subversión” a la que había que exterminar. El mismo que en los ochenta, y ya con Raúl Alfonsín en el poder, hablaba de la “sinagoga radical”, en desdeñosa referencia a los ministros de origen judío que integraban los primeros gabinetes de la recuperada democracia.


Los antisemitas, de más está decirlo, también actuaron en los noventa, profanando cientos de tumbas de cementerios judíos y, sobre todo, colaborando desde las sombras en los dos atentados antisemitas contra la embajada de Israel y la AMIA.

Se ha avanzado mucho, es cierto, en el camino correcto. Está la ley antidiscriminatoria, que desde la década del ochenta pena este tipo de hechos y manifestaciones. Judíos como José Alperovich en Tucumán o el propio Telerman en Buenos Aires conducen provincias, mientras el radical Agustín Zbar pudo jurar en su banca de diputado nacional sobre una Torá y con una kipá en la cabeza. Pero aún falta mucho por hacer.

Por eso, no hay excusas ni causas políticas que puedan explicar una pintada antisemita. Es sólo racismo, es sólo estupidez.

Ante este hecho puntual, la reacción comunitaria fue inmediata. El titular de la DAIA, Aldo Donzis, salió inmediatamente a rechazar y repudiar las pintadas y las calificó de “actitudes contrarias al principio de no discriminación”.

Donzis expresó que “el pluralismo, la no discriminación, la convivencia, son valores que construyen una sociedad sana e inteligente, la convivencia y el respeto no se decretan, son valores que aportamos los integrantes de la sociedad, quienes estamos absolutamente comprometidos con la democracia”.

Sin duda, agrego Donzis, “aquellos que escriben sobre papeles de la democracia, con plumas de ideologías contrarias a ella, ofenden a los hombres y mujeres de buena voluntad, y pretenden no dejar construir la sociedad que los Argentinos, con tanto esfuerzo y mucha memoria, luchamos por consolidar”.

No sólo la DAIA repudió los ataques. También la AMIA, a través de su presidente Luis Grinwald, y los rabinos Sergio Bergman y Daniel Goldman, por citar solo algunos casos, también hicieron público su repudio contra los vandálicos ataques.

¿Y la clase política? La reacción fue, digámoslo, por lo menos tibia. Desde el telermanismo, la ministra de Derechos Humanos, Gabriela Cerruti, calificó de “hechos que ofenden a la sociedad en su conjunto” las pintadas antisemitas contra el Jefe de Gobierno. También María José Guembe, subsecretaria de Derechos Humanos, se refirió a las pintadas diciendo que “esta clase de actitudes son contrarias al principio de no discriminación, contemplado en las declaraciones y tratados internacionales de protección de los derechos humanos que hoy gozan de jerarquía constitucional”.

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, repudió las pintadas y las atribuyó a una “persecución política, religiosa y judicial” contra el jefe de Gobierno.

¿Y el resto? . En su mayoría, sólo silencio. Un silencio que molesta, que lastima, y que hace pensar que la especulación política puede más que la defensa de valores como la igualdad ante la ley, el pluralismo, la no discriminación.

Ante las elecciones porteñas, y al margen del repudio que merecen estos hechos, la DAIA mantuvo su tradicional rol de prescindencia y no tomó partido por ninguno de los postulantes. Invitó a los principales candidatos (además de Telerman, el kirchnerista Daniel Filmus y al líder de Pro, Mauricio Macri) a exponer sus ideas en un hotel céntrico, y les dio así lugar en un contexto plural que acepta todas las opiniones y todos los puntos de vista. Todos tienen derecho a expresarse, salvo los que proponen el odio racista que impide ver al otro como un par, como un igual en la diferencia.

La imparcialidad de las organizaciones centrales de la kehilá no impide que ciudadanos judíos argentinos, miembros de organizaciones o simples militantes, expresen sus preferencias por uno u otro candidato.

La comunidad judía, al menos en lo que hace a sus organizaciones centrales, no tiene ni tendrá nunca una bandería ni una pertenencia política. No existe el “voto judío”, más allá del interés de propios y extraños por tratar de encasillarlo detrás de algún dirigente o ideología, ayer, hoy y mañana.

Que la votación del domingo sea un ejemplo de civilidad. Que los recientes ataques antisemitas tengan su castigo, para que podamos seguir confiando en una democracia para todos.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita