Inicio
 
Cumbre por la Paz en Annapolis Imprimir E-Mail
jueves, 29 de noviembre de 2007

Un largo apretón de manos. Caminatas distendidas bajo los árboles, sonrisas y promesas de reuniones conjuntas en un ambiente de optimismo.

Luego de meses de preparativos, marchas y contramarchas, la cumbre por la paz en Medio Oriente efectuada esta semana en Annapolis entregó al mundo las imágenes que los amantes de la convivencia querían ver.

El primer ministro israelí Ehud Olmert y el presidente palestino Mahmoud Abbas acordaron un documento tan principista como trascendente, que obliga a las partes a extremar sus esfuerzos por lograr un acuerdo permanente de paz entre Israel y la ANP antes de que termine 2008. El presidente norteamericano George W.Bush, que en noviembre próximo terminará su mandato de ocho años en la Casa Blanca, será el garante y a la vez custodio de los avances que se vayan produciendo en un tránsito que nadie en su sano juicio vería como sencillo.

Más allá de los gestos, quedaron palabras para el recuerdo que pesarán de aquí en más. Abbas dijo que el terrorismo “es el pasado”, y que hay “un cruce de caminos”, un antes y un después de la conferencia. Todo un mensaje hacia su propio pueblo, y en especial a sus adversarios del grupo fundamentalista Hamas, que desafía a diario su poder desde la superpoblada y paupérrina Franja de Gaza.

 Moderado pero firme, Abbas también condicionó la solución definitiva del conflicto al retiro de Israel de “todos los territorios ocupados en 1967, Jerusalem oriental, el Golán y la zona del Líbano”.

Olmert también dejó en el aire la esperanza, pero también los límites que Israel nunca cruzará para firmar la paz. “Queremos paz, exigimos acabar con el terror, con la incitación y el odio. Estamos dispuestos a realizar un compromiso doloroso, cargado de riesgos”. Hay por cierto aquí un mensaje múltiple: a los partidos de derecha y ortodoxos que amenazan con dejarlo solo y abandonar la coalición gubernamental, les confirma que la seguridad de los israelíes es un prerrequisito indispensable, anterior a cualquier papel firmado. También es un mensaje de coraje, tomando en cuenta que Itjak Rabin pagó con su vida el haber ido más lejos que nadie en su intención de acabar con un siglo de muerte, odio y violencia.

Para la administración Bush, la cumbre del Estado de Maryland también fue pura ganancia. Luego de siete años de gobierno, y desgastado por la interminable guerra en Irak, Bush pudo sumar a su haber una reunión en la que, además de unir a palestinos e israelíes, estuvieron representantes de Siria y Arabia Saudita, dos naciones clave en el entramado político de la región. A pesar de las críticas de los demócratas, que le endilgan haberse ocupado seriamente del conflicto en Medio Oriente poco antes de hacer las valijas e irse de Washington, Bush mostró -a través de la tenacidad de su secretaria de Estado, Condoleezza Rice -que está comprometido con la estabilidad de una región decisiva para la tranquilidad y el desarrollo del mundo.

Quedan temas más que trascendentes por debatir, es cierto. La improbable vuelta de los millones de refugiados palestinos a sus hogares previos a 1948; el estatus final de la sagrada ciudad de Jerusalem; la eventual evacuación de los asentamientos judíos en Cisjordania; y el debate  por el control del agua, son algunos de los temas que quedaron abiertos, a la espera de futuras negociaciones. Pero el primero y difícil paso fue dado, y eso alienta a Olmert y a Abbas a intentar superar sus propias limitaciones y debilidades políticas a ir más allá y buscar la verdadera revolución de la región: la revolución de la paz.

Los acompañan en ese camino ambos pueblos, que en cada encuesta y sondeo que se realiza se muestran por amplia mayoría cansados de tanto horror cotidiano.  

Claro que también están, agazapados, los personeros del odio y el fanatismo violento. Auspiciado por Teherán, Hamas dejó sentada su oposición a la reunión de Annapolis y reiteró que no reconocerá, al menos por el momento, a Israel como Estado soberano. El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, aprovechó el festejo de israelíes y palestinos para anunciar que había desarrollado un misil con capacidad para alcanzar a Israel y bases norteamericanas en la zona más caliente del planeta.

Será tarea de Occidente frenar a los violentos de hoy y de siempre.

Habrá que tener cuidado, para que el fanatismo no vuelva a ganar la partida y derrumbar, de un plumazo, la luz de esperanza que se encendió brillante entre los otoñales jardines de Annapolis y en el corazón de todos los amantes de la paz.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2020 Mundo Israelita