Inicio arrow Prensa arrow Moishele
 
Moishele Imprimir E-Mail
jueves, 08 de noviembre de 2007
Por Isaías Leo Kremer
Nada me obligó a ser creyente, no obstante lo cual lo soy, aunque en repetidas ocasiones creo que D”s ladea su cara o no quiere ver la suerte de sus “protegidos”; una de esas ocasiones en las que dudo de su omnipotencia es cuando recuerdo a la familia de Moishele y su destino.

Según la “Shadjente” (casamentera) Sure, el matrimonio de Iudl  el “Kleine finguerlej” y Ribke “la tuerta”, había sido su obra cumbre y estaba concertado en el cielo.

Ribke era una joven “grande”, no tenía candidatos pues desde chica era tuerta debido a una astilla, que se introdujo en su ojo cuando la muchachita hachaba leña para la estufa. Su padre sufría y se lamentaba  “¿Quién va a querer a una chica pobre y tuerta?, si fuera rica no se vería tan tuerta, pero siendo pobre...”

 Iudl era un hombrecito pequeño y esmirriado, el apodo de “deditos” (Kleine finguerlej), se debía a la maledicencia del pueblo, que así denominaba a los muñones que ostentaba en su mano. No había nacido con ese defecto, sino que era consecuencia de un accidente acaecido cuando aún era un niño.

En aquella época, la nafta se vendía en unos envases cuadrados de hojalata (en realidad prismas), Iudl tomó una lata vacía y por travesura, arrimó un fósforo al vertedero, los gases provocaron la explosión y el niño sufrió las consecuencias.

Tampoco era fácil la existencia de Iudl, no podía empuñar un arado ni hombrear bolsas, difícilmente escribía con su mano izquierda y no era candidato para las “changas” (trabajos temporarios que se ofrecían para la cosecha).

No sé qué pensamientos guiaron a la “shadjente” al ponerlos en contacto, quizá pensó que Ribke, al verlo a Iudl tan pequeño, creería que se trataba de un defecto de su visión que no era completa, o que el novio, ante tanta “mercadería” de la novia, no repararía en un ojo más un ojo menos, lo concreto es que los presentó con el consentimiento de los padres de ambos.

La unión se concretó y aparentemente hallaron consuelo el uno en el otro para sus respectivas carencias.

Su subsistencia no fue nada fácil, pero con trabajo y con la ayuda de los habitantes del pueblo, siempre solidarios, pudieron seguir adelante pese a las privaciones.

Iudl se transformó en “el jreinero”, hizo unos surcos en el patio de su casa y plantó rábano picante; diariamente sacaba las malezas con su único brazo entero y regaba y cuidaba sus plantas con infinito amor

Al llegar Pésaj, todos los judíos querían tener Jatzeret (el rábano del platón pascual) y recurrían a Iudl  para conseguir el tan preciado vegetal.

Ribke, para ayudar, picaba las raíces que hacían llorar a su único ojo, después las mezclaba con remolacha, sal y vinagre ofreciendo un rico condimento.

La clientela de Iudl no sólo estaba constituida por judíos, también los polacos y los ruso-alemanes requerían el producto que conocían tan bien de Europa.

Con el tiempo incorporaron el cultivo de reitej (rábano negro), que como los otros productos traía a los habitantes de la colonia  el perdido sabor de lejanos terruños.

Como las ventas no cubrían todo el año, tanto Iudl como Ribke se ofrecían para cualquier trabajo honrado en el que pudieran desempeñarse.

La providencia les trajo un hijo, Moishele y creo, sinceramente, que jamás he visto una criatura tan hermosa y tan vivaracha. Los esfuerzos de los padres se multiplicaron para que las privaciones no afectaran al hermoso niño con que D”s los agraciara.

Él fue carpintero, cardador, aguatero, limpiador de zanjas; ella fue repostera, cocinera, ovilladora de lana, costurera y tantas otras cosas...,se hizo común verlos en mi hogar y en el de otros, desempeñando cuanta ocupación se requiriera.

Cuando me alejé del pueblo, Moishele ya era un niño brillante en la escuela y además llamativamente hermoso; recuerdo que Ribke le había puesto una cinta roja en la muñeca porque aseguraba que era un amuleto contra el “mal de ojo” que le pudiesen echar a su hijo.

Con el tiempo, supe que la familia se había trasladado a La Plata. Los padres, con sus defectos a cuestas, deben de haber sufrido mucho el cambio en una nueva sociedad que no podía valorarlos porque los desconocía.

Todo lo hicieron para que “la luz de sus ojos” pudiese estudiar y lograr una profesión digna, para lo cual sin duda tenía sobradas condiciones.

Perdí contacto con ellos, pasaron muchos años y muchas cosas.

Un jueves por la tarde, fui a la Plaza de Mayo donde gran cantidad de mujeres con pañuelos blancos en sus cabezas, marchaban a paso lento alrededor de la Pirámide central

Algunas portaban pancartas exigiendo por sus hijos, otras fotografías de los vástagos ausentes. Me incorporé a su marcha, tratando de hacerlas partícipes de mi solidaridad hacia ellas, a pesar de la impotencia que me embargaba por no saber cómo podría ayudarlas.

La monotonía de los pañuelos blancos delante de mí, las espaldas encorvadas y el paso lento, acompañaban mis pensamientos, mientras seguía a las dolientes madres en su lucha silenciosa condenada a la frustración y al dolor.

De pronto, alguien giró hacia mí, me costó reconocer a la anciana señora  hasta que vi su único ojo observándome y entonces la reconocí.

Todo el mundo ya tan lejano pasó por entre los pliegues de mi cerebro: Iudl, Ribke, Moishele, el jrein, el reitej, los oficios diversos, el brazo con la cintita roja, todo ello en rápido torbellino atormentó mi corazón cuando me abracé con Ribke “la tuerta”.

No cabían las palabras, sólo las lágrimas de ambos cayendo al unísono fueron el diálogo silencioso, que me permitió saber de hechos que ojalá nunca hubiera conocido.

No creo haber visto nunca tanto dolor como el que reflejaba ese rostro, tanta expresión de angustia como traían esas ojeras oscuras, fue la representación más vívida del dolor humano que hasta la fecha conociera.

¿Qué podía decir? ¿Qué podía preguntar? Ribke alcanzó a decirme “Iudl ya no está...” Obviamente sobre Moishele no pregunté.

¡D”s mío! Desde entonces no tengo paz contigo; podrás decirme que la dictadura militar y sus aberraciones, no era algo que vino armado desde el cielo sino que fue concebido e implantado por hombres, pero eso no me responde ni me consuela.

¡Justo a Moishele! D”s mío, ¿no pudiste evitarlo? ¿No sabías lo que era para sus padres?

De los hombres puedo aguardar cualquier cosa, pero del Altísimo esperaba algo de equidad, de piedad, de compasión. ¿O es que cuando llevaron a Moishele no viste el muñón de Iudl, el ojo inútil de Ribke? ¿No les habías dado ya bastante del cofre de sufrimientos que guardas para cada ser humano?

Desde el día en que me encontré con Ribke “la tuerta”, mi creencia en D”s ha cambiado, aunque eso poco importe.

Sigo diciendo mis oraciones, pero el sentimiento de perplejidad ha reemplazado al de piedad, y cuando me dirijo al Creador del mundo ya no uso las fórmulas escritas, no me sale decir “D”s de la bondad” o “Padre protector”, porque aunque quisiera decirlo (y lo anhelo fervorosamente), me vienen a la memoria las caras de Iudl, Ribke y Moishele y no puedo decir lo que en ese momento no siento.

Seguramente algún día me presentaré ante un Tribunal Celestial y en ese momento y antes de ser interrogado, mi alma inquirirá “¿Y Moishele?”. Espero que en ese momento haya una respuesta válida, necesito pensar así para poder seguir creyendo, de otro modo, sinceramente, no podría hacerlo.-

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita