Inicio
 
Nueva ficción israelí Imprimir E-Mail
jueves, 01 de noviembre de 2007

Por Egon Friedler

En estos días recibí la publicación “Nuevos libros de Israel” del Otoño 2007, editada en inglés por el Instituto para la traducción de la Literatura Hebrea de Ramat Gan. Esta publicación suele ser editada todos los años en vísperas de la Feria Internacional del Libro de Frankfort donde es utilizada como material de promoción. El Instituto, que entre otras actividades actúa como agencia literaria, por lo cual representa a unos 250 autores y promociona unos 600 libros seleccionados por  expertos, suele encontrar un terreno fértil para su labor de difusión en la Feria anual en Alemania.

Como siempre, la publicación trae resúmenes de los argumentos de los libros presentados por Israel en Frankfort, así como informaciones someras acerca de los autores. Este año la presentación de los autores se divide en cuatro categorías: Nueva ficción, que incluye a los escritores Yoram Kaniuk, Jaim Beer, Israel Hameiri, Tami Shem Tov, Nurit Carchi, Tamar Gelbetz, Yosef Bar Yosef, Shoshi Breiner, Avram Cantor y Yossi Avni-Levy.  La segunda categoría : Innovadores y recién llegados, presenta a escritores noveles, jóvenes o poco conocidos como Eshkol Nevo, Boris Zaidman, Ben Vered, Marina Groslerner, Asaf Schurr, Yaniv Iczkovitz, Sami Berdugo, Schajar Magen y Eran Bar-Gil. Las dos restantes categorías : Ficción distinguida y Suspenso, presentan un solo autor en cada una de ellas: en la primera, Lea Goldberg  y en la segunda Jaim Lapid.

Comenzaremos la reseña por los libros en estas dos categorías.  El libro de Jaim Lapid (nacido en 1948) se titula “El ciervo ardiente”  y trata de la vida de un ingeniero electrónico, Aran Zvi Hefetz, que tiene todas las cualidades de un ganador. Es trabajador, honesto y exitoso. Está casado con una siquiatra y tiene tres hijos. Pero hay algo extraño en su vida. Repentinamente comienza a olvidar cosas que todos en su familia recuerdan. Comienza a analizar esos olvidos y comprueba algo sumamente extraño. En los días en que no recuerda qué es lo que hizo, faltó de su oficina y sus ausencias coincidieron con grandes incendios en el país. Poco a poco llega a una terrible conclusión: él es un peligroso piromaníaco culpable de esos desastres. Abrumado por la culpa, ajusta sus cuentas consigo mismo de la manera más drástica: se rocía con gasolina, enciende un fósforo y se arroja a la calle desde el balcón de su casa. La novela es en parte historia trágica y en parte “thriller” sicológico. No es casual que el autor sea un sicólogo profesional. La obra tiene numerosas sutilezas que evidencian la mano de un profundo conocedor de las tortuosidades de la mente humana.

Lea Goldberg (1911-1970)  es conocida sobre todo como poetisa. Junto con Natan Alterman y Abraham Schlonsky fue considerada como una de las figuras salientes de la generación de poetas inmediatamente anterior a la creación del Estado.  Pero su intensa labor intelectual no se limitó a la poesía. Inmigró a la Palestina del mandato en 1935 luego de hacer un doctorado en lenguas semíticas en la Universidad de Bonn. Fue una notable traductora, autora de cuentos para niños, dos novelas, tres obras de teatro y libros de ensayos. Además fue crítica de teatro y dirigió desde 1952 hasta su muerte el Departamento de Literatura Comparada de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Su obra fue traducida a 27 idiomas.

De Lea Goldberg, la editorial Hakibutz Hameujad-Sifriat Hapoalim (resultado de la fusión de las editoriales de los dos movimientos kibutzianos) volvió a reeditar su primera novela, publicada originalmente en 1937 : “Cartas de un viaje imaginario”. En esta novela epistolar, la protagonista, Ruth ( una especie de alter ego de la autora) revela los detalles de una relación amorosa fracasada. Al mismo tiempo, la novela es la crónica de un viaje por las  principales ciudades europeas en el verano y otoño de 1934.  Por medio de Ruth, Lea Goldberg transmite su honda relación con la grandeza de la cultura europea y al mismo tiempo su miedo de que ésta se derrumbe. La novela ha sido considerada un testamento espiritual de la autora.

En la primera categoría “Nueva Ficción” destacaremos dos autores veteranos y conocidos. El primero de ellos es Yoram Kaniuk, nacido en 1930, novelista, periodista y pintor, es uno de los autores israelíes que ha obtenido mayor reconocimiento internacional. Ha ganado numerosos premios en el país y en el extranjero y sus libros (17 novelas, una memoria, siete colecciones de cuentos, dos libros de ensayos y 5 libros para niños) han sido traducidos a 25 idiomas. Su última novela  “Entre la vida y la muerte” tiene carácter autobiográfico  y describe los cuatro meses en los que el autor estuvo inconsciente en un hospital de Tel Aviv. La obra constituye un incisivo intento de auto-análisis, en el que los hechos reales se mezclan con los imaginarios. Es también un examen del apego a la vida, de las relaciones humanas y de las características de la sociedad israelí y el pueblo judío. El autor repasa su vida y recuerda, entre otros hechos, la Guerra de la Independencia en la que fue un combatiente. La obra ha sido definida como su testamento literario.

Jaim Beer es 15 años más joven que Kaniuk y a diferencia de éste ha hecho una carrera académica como profesor de Literatura Hebrea en la Universidad Ben Gurión del Neguev. Su libro “Plumas” (2001) ha sido incluido en la selección de las mayores obras de la moderna literatura judía  y otras obras suyas han sido traducidas al alemán, italiano, inglés, holandés y chino.  Su reciente novela “En este lugar” se desarrolla en Berlín en nuestros días y trata de la compleja relación entre los libros y la vida, en particular los libros judíos y la vida de los judíos. Sus principales personajes son el millonario israelí Rafael Zussman, que desea crear un Instituto privado para el estudio de las Humanidades, con el nada modesto objetivo de entender los secretos de la existencia humana; su novia alemana, Katrina, a la que Zussman abandona cruelmente; Shlomo Rappoport, un coleccionista compulsivo de libros, particularmente de temática judía, que termina convirtiendo su hobby en un lucrativo negocio y un escritor israelí que visita Europa durante la guerra del Líbano. La obra tiene varias vueltas de tuerca ingeniosas e ilustra la gran ambigüedad en las relaciones entre los israelíes y la Europa actual.

“Añoranza” de Judith Rotem trata de un tema nada común en la literatura israelí: de un médico judío oriundo de Odessa que a comienzos del siglo XX va a parar a las colonias judías en Argentina. Su largo periplo que primero lo llevó de Odessa a Viena y de Viena a la Argentina, termina, después de varias peripecias, en la Palestina del Mandato adonde va a reunirse con su amada, Rujama. Por lo menos tan interesante como la novela es la biografía de su autora. Judith Rotem nació en Budapest y cuando era una beba pasó varios meses en el campo nazi de Bergen Belsen. Pudo salvarse con el famoso y polémico “tren Kastner” que la llevó a un campo de refugiados en Suiza. Emigró al pre-estado de Israel en 1945 y más tarde se casó con un estudiante de Yeshivá. Durante años, sostuvo a su familia trabajando como maestra y criando a sus siete hijos. En 1983 se divorció y abandonó a la comunidad ultra-ortodoxa llevándose a sus hijos consigo.  Más tarde escribió y editó publicaciones sobre temas de alta tecnología y, como “escritora fantasma”, varias autobiografías de sobrevivientes del Holocausto. Obtuvo el Premio del Primer Ministro (2002) y el Premio de Oro de la Asociación de Editores de Israel por su best-seller “Súplica” (Craving, 2004). Sus obras fueron traducidas al inglés, alemán, italiano y húngaro.

Entre los argumentos de los “innovadores y recién llegados” llama la atención la síntesis de la novela “El puente” de Eran Bar Gil. Su autor, nacido en Holón en 1969, estudió sicología y literatura comparada en la Universidad Bar Ilán y además es músico.  En los últimos años viajó frecuentemente a Africa. Por ello, no es casual que su novela se desarrolle en su mayor parte en el continente negro. La trama se desarrolla en el verano de 2005 en el momento crítico de la tensión en Israel por el desenganche en Gaza. Jaim Pelach, un ingeniero de 58 años, deja el país y viaja a Angola para supervisar la construcción de un puente. Angola se encuentra en un difícil proceso de recuperación de una sangrienta guerra civil, pero el viaje permite a Pelach alejarse de su vida rutinaria y vacía. Hace treinta años que su hijo mayor, Asaf, se encuentra en coma. La tragedia llevó al desmembramiento de la familia. Su esposa lo abandonó y formó una nueva familia y su hijo menor se alejó de él.  El nunca abandonó la esperanza de que su hijo podría recuperarse pero su mundo de falsas ilusiones lo lleva a aislarse de su familia y sus semejantes. La belleza del panorama africano, la franqueza de su compañero y traductor Ariel y los desafíos de su misión, lo llevan a abrirse y cuando vuelve a Israel, es un hombre renovado y dispuesto a reconciliarse con la vida.

En una pequeña separata añadida al folleto, se comentan las obras de cinco escritoras: Ayelet Shamir, Yehudit Hendel y Shoshi Breiner, en literatura para adultos, y Tamar Berta-Zahavi y Judith Rotem en literatura para niños y jóvenes.

De los cinco libros el que parece tener mayor enjundia literaria es “El lugar vacío” una colección de cuentos breves de la veterana escritora Yehudit Hendel. Nacida en una familia rabínica en Varsovia, Polonia, inmigró a Haifa como niña en 1930. Tiene una larga trayectoria y obtuvo numerosos premios, entre ellos el Premio Israel por la obra de su vida (2003) y sus obras fueron traducidas a numerosos idiomas, incluyendo el chino y el hindú.

El gran tema del libro es la soledad de los ancianos y todos los cuentos se desarrollan en el parque Dubnov de Tel Aviv, en cuyos bancos los piadosa y eufemísticamente llamados “adultos mayores” suelen detenerse a descansar y, a veces,… a morir. Los cuentos son en su mayoría realistas, pero también los hay fantásticos, con pinceladas grotescas. Significativamente, la autora escribió el libro después de una larga enfermedad. Significativa también es la casi total ausencia de la temática política o de los problemas de seguridad de Israel. Tampoco aparece la problemática árabe y los viejos escenarios del kibutz y el moshav parecen haber desaparecido totalmente. A juzgar por este folleto, la nueva literatura israelí tiende a universalizarse cada vez más, a dar preferencia a hondos conflictos individuales y a tocar, con mil variaciones originales, los grandes temas universales de siempre: el amor, la eterna búsqueda de la felicidad, la soledad y la muerte.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita