Inicio arrow Prensa arrow Y la primavera llegó…
 
Y la primavera llegó… Imprimir E-Mail
viernes, 19 de octubre de 2007

Por Moshé Korin

La primavera es la estación climática del año, entre el invierno y el verano. En el hemisferio sur comienza el 21 de septiembre y finaliza el 20 de diciembre.

En el hemisferio norte, que incluye también a Israel comienza en el mes de “Nisán” (marzo – abril) y finaliza en el mes de “Siván” (mayo – junio).

Es por eso que nos vamos a referir en esta nota al calendario hebreo y las Sagradas Escrituras, tratando de trasladar al hemisferio sur, lo que en la naturaleza acontece y lo que la Biblia relata sobre esta estación climática, en el hemisferio norte.

En las Sagradas Escrituras, la primavera es la cosecha antes de la maduración, cuando las espigas aún están verdes; (Shemot 9, 31): “Y el lino y la cebada fueron heridos, porque la cebada estaba en espiga y el lino en flor”

“Aviv”

Cuando las espigas comienzan a madurar, es la primavera, que en hebreo se dice “Aviv”, que significa: floreció, causó la aparición de brotes, renovó.

La primavera es la estación más bonita del año, en la cual se renueva el ciclo de la naturaleza, las aves regresan desde el norte al sur, los campos y árboles se cubren de hojas y flores.

La palabra hebrea “Aviv”, aparece en algunas expresiones; todas ellas están vinculadas a la renovación, el florecer, la juventud:

“Aviv ha-iamim” (primavera de los días) o “Aviv ha-jaim” (primavera de la vida) significan los años de juventud.

En hebreo Be-ibó significa: en su juventud, en su mocedad. Por lo general, el empleo de esta forma es frecuente en combinaciones: “Met be-ibó” (murió en la flor) o “Niktaf be-ibó” (fue cosechado en la flor). El origen de la palabra es “Ev”, una planta tierna y fresca; (Cantar de los Cantares 6, 11): “Al huerto de los nogales descendí, descendí yo (un día) para mirar las lozanas plantas del valle; para ver si estaba en cierne la vid, y si los granados echaban sus flores”

Dichos

La golondrina es una de las primeras aves que llega en primavera a los países del hemisferio sur, y de aquí la expresión: “Una golondrina no hace verano”, cuyo significado es que un solo caso no da testimonio de la totalidad.

“Aviv ha-amim” (primavera de los pueblos), así se denomina el período a mediados del siglo XIX, durante el cual los pueblos de Europa se convirtieron en Estados Nación, como consecuencia de la propagación de doctrinas filosóficas liberales y el predominio del nacionalismo en Europa.

Cuando felicitamos a alguien con motivo de su cumpleaños, decimos: “Felicidades con motivo de tus treinta primaveras” (a veces, incluso, si el cumpleaños cae en invierno o verano).

“Aviv”, en hebreo,  es también un nombre propio de niño o niña, así como un apellido. A las niñas también se les suele poner el nombre de “Aviva” y “Avivit”.

Algunos nombres de localidades y barrios en Israel, llevan el nombre de “Aviv”: Tel-Aviv, Ramat-Aviv, Nevé-Avivim, y el “moshav” (asentamiento colectivo) Avivim en  la Galilea.

Tel-Aviv es el nombre hebreo de un libro escrito por Biniamín Zeev (Theodor) Herzl. El nombre “Tel-Aviv” es mencionado por primera vez en las Escrituras, en el Libro de Ezequiel (3, 15): “Así vine a los de la cautividad en Te-L-A-Vi-V donde habitaba junto al Río K-Va-R; y en donde ellos habitaban permanecí;  y por siete días me quedé atónito en medio de ellos”.

Se emplea el adjetivo “Aviví”,  a fin de caracterizar algo ligero y agradable, tal como un viento, un clima o un vestido.

El Cantar de los Cantares

El “Shir ha-Shirim” (Cantar de los cantares) es la primera de las “jamesh meguilot” (cinco rollos) de “ktuvim” (Escritos) del “Tanaj” (Biblia Hebrea), ellos son: Shir ha-Shirim, Rut, Eijá, Kohelet (Eclesiastés) y Ester.

El Shir ha-Shirim es muy especial dentro de los libros que conforman las Escrituras. En él no se menciona el nombre de Dios. Contiene sólo palabras de amor de un hombre a una mujer y de una mujer a un hombre. Muchos ven en él una alegoría del amor del Pueblo Judío hacia Dios y la Torá y del amor del Todopoderoso a su pueblo.

En el Cantar de los Cantares se encuentran expresiones de amor y hermosas metáforas. Ellos son fuente de inspiración para poetas, artistas plásticos, compositores, coreógrafos y lógicamente para…los enamorados.

La tradición atribuye el Cantar de los Cantares al Rey Salomón, según la primera línea del libro: “shir ha-shirim asher li-Shlomó” (Cantar de los Cantares, que es de Salomón).

Se acostumbra leer el Shir ha-Shirim en Pesaj, según parece porque hay en él descripciones de la estación primaveral, en la cual cae la festividad. Hay quienes ven en él una alegoría de la salida de Egipto.

Como en el hemisferio sur, donde se encuentra nuestro país la Argentina, la primavera comienza en el mes de septiembre, trataremos de adaptar lo escrito en la Biblia a nuestra realidad.

Metáforas de amor y canciones

Muchos de los versículos del Cantar de los Cantares fueron musicalizados, y se convirtieron en canciones conocidas, (S. hS. 1, 15): “¡Eh aquí que eres hermosa, oh amiga mía. Eh aquí que eres hermosa. Tus ojos son como de palomas!”; (4, 1): “¡Eh aquí que eres hermosa, oh amiga mía; eh aquí que eres hermosa! Tus ojos son como de palomas a través de tu velo, tus cabellos, como manadas de cabras que descienden del monte de Guiladí”. (S. hS. 2, 2): “Como el lirio entre las espinas, así es mi amiga entre las doncellas. (S. hS. 2, 8): “¡Es la voz de mi amado. Helo aquí que viene saltando sobre los montes, brincando sobre los collados!”. (S. hS. 2, 14): “¡Paloma mía, tú que anidas en las grietas, déjame ver tu rostro, déjame oír tu voz; porque tu voz es dulce y tu rostro es gracioso!”. (S. hS. 4, 9): “¡Me has arrebatado el corazón, hermana mía (novia mía); me has arrebatado el corazón con una mirada de tus ojos, con una gargantilla de tu cuello!”. (S. hS. 5, 9): “El Rey Salomón hizo para sí una litera de maderas del Líbano”. (S. hS. 5, 10): “¡Mi amado blanco y rubio, el más distinguido entre diez mil!”

Amor como en los poemas

En el hebreo cotidiano empleamos expresiones de amor y proverbios del “Shir ha-Shirim”. Por ejemplo: “enfermo de amor”. (S. hS. 2, 5): “¡Sustentadme con pasteles de pasa, confortadme con manzanas, porque estoy enferma de amor!”. (S. hS. 8, 6): “¡Ponme como sello sobre tu corazón, como sellos sobre tu brazo. Porque fuerte como la muerte es el amor, duro como el sepulcro es el celo; sus ascuas (arden como) ascuas de fuego, llama fuerte!”. (S. hS. 8, 7): “¡Muchas aguas  no pueden apagar el amor, ni los ríos lo pueden anegar; si un hombre diere todos los haberes de su casa por el amor, de cierto le despreciarían!”.

Qué lindo sería si cada marido dijera a su mujer una vez por (hora…día…mes…año…);  (S. hS. 1, 15): “¡Eh aquí que eres hermosa, oh amiga mía. Eh aquí que eres hermosa. Tus ojos son como de palomas!”. (S. hS. 5, 2): “Yo dormía, pero estaba mi corazón velando ¡Es la voz de mi amado, que está golpeando (a la puerta). Ábreme, hermana mía, amiga  mía, paloma mía, pura mía! Porque mi cabeza está llena de rocío, mis cabellos, de las gotas de la noche. (S. hS. 2, 14): “¡Paloma mía, tú que anidas en las grietas de la peña, en los escondrijos del precipicio, déjame ver tu rostro, déjame oír tu voz; porque tu voz es dulce, y tu rostro es gracioso!”. (S. hS. 4, 11): “Tus labios destilan como panal, oh novia (mía); miel y leche hay debajo de tu lengua; y el aroma de tus vestidos es como el del Líbano”.

Qué agradable sería si toda mujer dijese a su marido ( S. hS. 1, 16): “¡Eh aquí que eres hermoso, oh amado mío! Agradable también, y nuestro lecho es de flores”.

Y a sus amigas dijera de su marido, (S. hS. 5, 16): “Su boca es la dulzura misma. ¡En fin, él es del todo amable. Tal es mi amado y tal mi amigo, oh hijas de Jerusalem!.  (S. hS. 5, 15): “Sus piernas como columnas de mármol blanco, que descansan sobre brasas de oro fino; su aspecto es como el Líbano, majestuoso como los cedros”.

Si habláramos así, nuestro amor estaría rodeado de rosas (también ésta es una expresión del Cantar de los Cantares).

Y para finalizar, algunas palabras acerca del versículo penúltimo del “Shir ha-Shirim”, (S. hS. 8, 13): “¡Oh tú que habitas en los huertos, los compañeros escuchan tu voz; házmela oír a mí!.

¿Quién es un amigo de verdad? Quien sabe escuchar. A un amigo así,  vale la pena contarle cosas.

Piensen en esto. Pero ya es tema para otra nota…

La primavera en el Cantar de los Cantares

Porque ha pasado el invierno,

la lluvia se ha acabado y se ha ido;

las flores se ven en la tierra,

el tiempo del cantar (de las aves) ha llegado

y la voz de la tórtola se oye en nuestra tierra;

la higuera va madurando sus brevas,

y las vides en cierne, despiden (su) fragancia.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita