Inicio
 
Pussy Riot: la revolución rusa feminista Imprimir E-Mail
jueves, 12 de septiembre de 2013

Por Julián Schvindlerman, Escritor y analista político

El prospecto de un cuarto de siglo continuo de Putinismo ha fastidiado a los rusos. Miles de ellos protestaron en las calles de Moscú cuando Vladimir Putin anunció su candidatura a las últimas elecciones presidenciales, las mismas que, una vez acontecidas, la Secretaria de Estado de los Estados Unidos Hillary Clinton tildó de “ni libres ni justas”. Desde el año 2000 Putin alterna su rol de primer ministro y presidente y, leyes especiales mediante, podría perpetuarse en el poder hasta el 2024. 

 

 

Una reacción popular curiosa surgió en septiembre del 2011 bajo el extravagante nombre de Pussy Riot (“revuelta de la vagina”). Se trata de un grupo de rock-punk feminista que lleva a cabo performances de lo que libremente podemos denominar guerrilla musical urbana. Visten ropas alegres y usan pasamontañas de colores. Por decisión, no realizan sus espectáculos en salas de concierto sino en lugares públicos: la Plaza Roja, el techo de un centro de detención de disidentes políticos, la catedral Cristo Redentor de Moscú. Por este último show, en el cual tomaron por sorpresa a los feligreses al invadir el púlpito de la iglesia para cantar su canción Holy Shit (“mierda sagrada”), un alegato anticlerical adverso a Putin, tres de sus integrantes fueron arrestadas, enjuiciadas, halladas culpables y condenadas a dos años de prisión el viernes pasado.

Referentes de la comunidad rockera internacional se manifestaron en defensa de las tres jóvenes, de entre veintidós y veintinueves años de edad, encarceladas desde hace meses: Madonna, Björk, Sting, Paul McCartney, Red Hot Chilli Peppers. Amnesty International y Human Rights Watch criticaron el fallo. Los opositores Gari Kasparov y Serguei Udalzov fueron detenidos por la policía al protestar frente al tribunal y hubo pedidos por su liberación desde otras capitales. En Moscú, estatuas de próceres rusos fueron cubiertas con pasamontañas coloridos en señal de adhesión a las rebeldes. Pero posiblemente se requerirá de algún otro tipo de presión para motivar flexibilidad en el Kremlin. Como ha señalado el Wall Street Journal, un gobierno que teme a un grupo que lleva por nombre Pussy Riot exhibe un nivel de intolerancia y paranoia anormal. En típico estilo estalinista, el folio del juicio acumuló tres mil páginas. Todo por una expresión cultural disidente de menos de dos minutos de duración. Ciertamente ellas mostraron una actitud religiosamente ofensiva al usurpar un lugar de rezos para imponer un mini concierto de rock-punk con una lírica política. Pero una condena de años de prisión es a toda luz excesiva, especialmente dado que ellas se disculparon ante la feligresía ortodoxa durante el juicio. Por mucho más, León Ferrari y Damien Hirst caminan libremente en Buenos Aires y en Londres.

Pussy Riot reúne una mezcla de inocencia política y conciencia intelectual que resulta encantadora; y elogiable. Entrevistada por la prensa, una miembro del movimiento citó las fuentes ideológicas inspiradoras: “De Bouvoir y El segundo sexo, Dvorkin, Pankhurst y sus valientes acciones sufragistas, Firestone y sus locas teorías reproductivas, Millett, el pensamiento nómada de Braidotti, la parodia académica de Judith Butler”. Ubican a sus influencias musicales en el punk clásico de los años ochenta (“tenían una energía social y musical increíbles”) y en grupos de los noventa con mensajes políticos exagerados.

Ante la pregunta acerca del nombre del movimiento, otra explica: “El órgano sexual femenino, que se supone que debe ser algo meramente receptor, de repente empieza una rebelión radical contra el orden cultural. Los sexistas tienen determinadas ideas de como debería comportarse la mujer, y Putin, por supuesto, también tiene un par de ideas acerca de cómo deberían vivir los rusos. Luchar contra todo eso. Eso es Pussy Riot”. Otra de ellas acota que cuando la policía rusa les pregunta “¿qué demonios significan esas palabras inglesas de vuestra pancarta”, responde: “Desplegamos una pancarta durante algunas de nuestras actuaciones ilegales y casi ninguno de estos idiotas habla ningún idioma extranjero. Normalmente les contestamos algo así como ´Ah bueno, verá usted señor policía secreta, no es nada especial, esas palabras sólo significan gatitas rebeldes´. En Rusia, nunca debes decir la verdad a un policía ni a cualquier agente del régimen Putinista”.

Comparan a la Rusia de Putin con la Libia de Gaddafi y la Norcorea de la dinastía Kim y la tipifican así: “Como una dictadura del Tercer Mundo con todo su mierdoso glamour: una economía horrible basada en recursos naturales, niveles de corrupción escandalosos, falta de independencia parlamentaria y un sistema político disfuncional”. Entusiasmada, una de ellas asegura: “Mejor que se vaya antes que lo atrapemos. ¡Putin no querría verse cara a cara con las Pussy Riot!”.

Tiene razón: por eso el Kremlin las encierran.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita