Inicio
 
Las “Dogmáticas” fueron también Mártires Criptojudías en América Imprimir E-Mail
jueves, 12 de septiembre de 2013

Por Natalio Arbiser - 6º Nota

Por gentileza del Studio Shenkin (Proyecto de Actividades para la Diáspora –Organización Sionista Mundial, Hagshamá—) y del Departamento de Juventud de la AMIA, organizadores del Seminario Virtual “Presencia del Judaísmo en los Albores del Continente Americano”, brindado por el autor de estas notas, entregamos en sucesivas ediciones de “Mundo Israelita” las Clases de dicho Seminario.

 

                                                                                                          

Muchos son los nombres que debemos adjuntar a los tres que en la Nota anterior consideremos representativos del martirio judío —o criptojudaico— en Iberoamérica inquisitorial. Pasaremos hoy breve revista a tres mujeres que también ingresan en idéntico martirologio. Antes de ocuparnos de estas heroínas, simplemente y a título de enunciado, mencionemos también a  Manuel Bautista Pérez, Isaac de Castro Tartas y a Antonio José da Silva.

Rabino de Lima

Manuel Bautista Pérez rabino y próspero comerciante en Reyes (Lima). En el proceso denominado en el Perú, de la “Complicidad Grande”, luego de una indiscreta delación sobre sus actividades, revestida de un misterio que se prolongó por muchos años (aun después de su ejecución en el Auto de Fe de 1639, en el cual también muere, entre otros, Maldonado de Silva). Lo llaman “Pilatos” y su sinagoga se halla en la limeña calle del Milagro.

Francés en el Brasil

Ocho años después del martirio de Maldonado de Silva, la Inquisición quema vivo en Portugal a un judío francés que reside en el Brasil. Se trata de Isaac de Castro Tartas quien vive como judío en el Brasil durante el período del dominio holandés. Pero con la restauración del dominio portugués, es preso de la Inquisición de ese país. Castro Tartas no abjura de su fe y es quemado vivo en diciembre de 1647.

Recordemos que para Antonio José de Saraiva, el verdadero objetivo de la Inquisición en Portugal no era la destrucción de los judaizantes, sino la “fabricación” de éstos —crearlos y recrearlos para tener una finalidad organizacional que consolidase el poder político—.

Todavía en el siglo XVIII

 “O Judeu” (El Judío, en portugués) Antonio José da Silva, poeta judío americano, nacido en Río de Janeiro, es procesado en Portugal. Cien años después de la muerte de Maldonado, otro Silva muere condenado por la Inquisición. En 1739 lo condena al “Garrote Vil” (estrangulamiento) la Inquisición de Lisboa. Y eso que el siglo XVIII va dejando a un lado el fenómeno criptojudío, pues las generaciones americanas de estas décadas —mayoritariamente— ya no practican ni a escondidas el judaísmo por el que arriesgaron sus vidas sus antecesores.

Dogmáticas

Abordamos ahora a las mujeres que dieron su vida por el legado judaico en esos tiempos de la América dominada por el imperio inquisitorial. Nos ocupamos de unas pocas de ellas, destacando que muchas más fueron también valerosas defensoras de la tradición judía en tiempos de tan grande opresión. Fueron conocidas como “dogmáticas”.

Agreguemos que en el tema que nos ocupa, como reconoce Ricardo Escobar Quevedo: “Las mujeres jugaron un rol preponderante al interior de la célula fundamental, perpetuando el marranismo a menudo a escondidas de sus maridos”. El mismo autor enfatiza que en la sociedad mexicana, las mujeres criptojudías tuvieron un papel determinante, mayor que sus correligionarias del sur del continente.

La Bella Justa

Hija de portugueses (Francisco Méndez y Clara Enríquez son sus padres), Justa Méndez nace en Sevilla en 1576, emigra con sus padres siendo muy niña (a los cuatro años de edad), a Nueva España (México). Recordemos que es también parte del círculo de discípulos de Luis de Carvajal el mozo. Una privilegiada discípula, ya que su maestro le escribe algunos fragmentos de una copia de los Diez Mandamientos.

Muy bella en sus años jóvenes, se la conoce como Justa la bella. Su proverbial simpatía la dota de importante capacidad persuasoria, siendo en México una muy activa difusora del judaísmo entre los “tornadizos” —otra denominación de los conversos por la fuerza—. Muy versada en la Biblia, los Salmos y los Profetas, es asimismo conocedora —en idioma portugués— de plegarias hebreas. Siendo una jovencita dieciochoañera, es apresada por el Santo Oficio. En el interrogatorio del 8 de febrero de 1595 admite que observa la “ley de Moysen” (ley de Moisés) y que es discípula de Luis de Carvajal el mozo. En el Auto de Fe de 1596 en México, es reconciliada, pero se mantiene su prisión y el sanbenito por tres años más, hasta que en 1599 la Inquisición la autoriza a no continuar con su uso. En libertad, la bella joven contrae matrimonio con el judío Francisco Nuñez (alias Francisco Rodríguez). En ese mismo Auto de Fe, es quemada viva, Clara Enríquez.

En su madurez, siendo mujer casada y madre de familia, Justa Méndez  no sólo cuida del judaísmo en el hogar, sino que asimismo lleva a cabo una importante tarea tanto en continuar en la difusión del Judaísmo entre descendientes de conversos como en la Tzedaká (Solidaridad judía), al igual que en brindar aliento y apoyo a los criptojudíos que por distintas razones son hospitalizados. Amenazada de muerte, abandona Justa Méndez la Ciudad de México para radicarse en Veracruz.

Tras la muerte de su hija, cuida a los nietos. Luego de una enfermedad de más de dos años, muere en 1644, con 68 años de edad. Cinco años más tarde, en el Gran Auto de Fe realizado el 11 de abril de 1649, sus huesos son desenterrados y quemados vivos. Dedicó su vida a la causa judaica.

Torturada hasta la muerte

Mencia de Luna

Su esposo, Enrique Nuñez de Espinoza, un lisboetano de 40 años de edad que confiesa ser judío y a quien en 1623 se le había suspendido el juicio, el 11 de agosto de 1635 es admitido a reconciliación y condenado en auto. Poco más tarde, el 22 de noviembre de ese año, ella, Mencia de Luna, de 26 años de edad es reducida a prisión y condenada a ser flagelada. El Notario testimonia la mortal tortura. Ella exclama: “¡Judía soy!”.

Ellos escriben de ella: “Decía que no debía nada y que lo que dijera no sería válido, porque lo dirá del miedo del tormento” según consta en un Acta de 1639, redactada en función del interrogatorio que testimonia el Notario, Joan Castillo Benavides en medio de tremendas torturas. Un documento —que como registra Mario Eduardo Cohen— es también elocuente al querer responsabilizar a la tozudez de la víctima, si ésta terminase desangrada, lisiada o mutilada,“... sea a su culpa y cargo y no a la nuestra...”, dice con absoluta impunidad y cinismo.

Gimiente, destaca Mencía que tiene sangre judía. Y el acta revela cómo se la sigue torturando aun sin pulso ni conciencia, hasta sacarla muerta como resultado del vandálico accionar de estos carceleros de conciencia.

En el año en que concluye en Europa la guerra religiosa de los 30 años, al firmarse la Paz en Westfalia, en 1648 muere —en septiembre— en las llamas del Santo Oficio de Reyes (Lima), Mencía de Luna.

Sin embargo, a la Inquisicón no le basta la muerte por tortura, y, media centuria más tarde, en enero de 1689 con los estertores finales que se aproximan para la ferocidad del oficio “santo” (¡vaya paradoja del nombre...!), éste concluye su causa penal contra Mencía de Luna, condenándola a la muerte en la estatua que la representa, con —por supuesto— la confiscación de bienes al patrimonio familiar (...).

Memoriosa Juana 

Hija de Blanca Enriquez la dogmatista (judía erudita y piadosa) quien con denuedo intenta la preservación del judaísmo y hasta luce con orgullo el hecho de ser procesada por la Inquisición.

No hay ciencia cierta, pero se supone que Juana Enriquez nace en 1605. Llega con sus padres a Nueva México siendo Juana muy niña, cerca de 1610. Discípula de Luis de Carvajal el mozo, sobresale Juana por su excelente capacidad de memoria, que le permite transmitir íntegras las plegarias, como también fragmentos de los Salmos.

Su madre es la que concuerda el matrimonio de Juana con un hombre muy rico, el Capitán Simón Váez Sevilla —siete años mayor que ella— quien tiene importantes vínculos en España. Es banquero de importantes militares y clérigos, y prudente en la demostración del judaísmo, aunque sostiene la actividad económica de una de las Parcialidades —término con que designa el Santo Oficio a las comunidades judaicas—. De su parte, la madre de Juana, Blanca Enriquez es la abanderada espiritual de la comunidad. 

Juana cierra las habitaciones de los criados en vísperas del Shabat (cuidado del sábado). En días de festividades judaicas que prescriben el ayuno (que cumplen para Purim y para Iom Kipur), Juana y su marido Simón cerca de las 14 horas fingen una discusión subida de tono, con lo cual tiene cada quien el motivo para abandonar la mesa sin comer. Esta precaución hay que tenerla ante la mirada de los criados, que pueden ser potenciales delatores.

Advenimiento

La judería en Nueva España (actualmente México y parte de América Central) tiene por estas años varias comunidades. Los historiadores hablan de tres en Ciudad México, dos en Guadalajara, una comunidad en Veracruz, y otra más, en Puebla.

Tanto la madre de Juana como gran parte de la judería de Nueva España (México) considera pronta la llegada del Mashíaj (Mesías) que nacería precisamente en Nueva España. Y con el nacimiento del hijo de Juana, Gaspar (1630), creen que éste sería el elegido. Por ello, la familia contrata un erudito instructor para el niño, llegando desde Portugal el rabino Salomón Machorro (o Juan Pacheco de León).

Aunque por su posición social no tiene necesidad de ganarse con esto el mendrugo—, Juana demuestra sus dotes de hábil costurera en el tejido de las mortajas, consiguiendo telas que le envían los judíos de Rouen (Francia) y de Holanda. También es asidua visitante de los judíos enfermos, y con frecuencia deja buena propina al personal paramédico para que se esmeren en la atención de éstos. En sus rezos, Juana se dirige a “San Moisés” como también a San Antonio. Como se ve, cierta ritualidad católica imperante se filtra en las prácticas de los novocristianos.

Prisionera

El 13 de julio de 1642, a sus 37 años de edad, cae Juana Enríquez prisionera de la Inquisición, la que le quita entonces a su hija Ana de cinco años de edad y la entrega para su educación a una familia católica.

Cumple Juana prisión durante casi siete años, pasando en este tiempo dos veces por la cámara de torturas. Su cuñado Antonio, en España, es importante personalidad pero no puede hacer nada por la libertad de ella. Más aún: tanto el marido como el hijo y el cuñado sufren también los juicios inquisitoriales.

El 12 de abril de 1649 la Inquisición obliga a Juana a cabalgar semidesnuda y encadenada sobre una mula, recibiendo doscientos azotes. Toma nota de los feroces latigazos, contabilizándolos uno a uno, el llamado “Notario de los Azotes”. Es condenada a prisión perpetua para cumplirla en una celda española. Sin embargo, Juana Enriquez no llega nunca a España y, desde entonces no se sabe más nada de ella. Son muchas las especulaciones al respecto. Una de tantas es la creencia en que pudo haber fugado de la nave en Centroamérica, pero hasta aquí no se ha confirmado. Es innegable que se trata de unapersona desaparecida, en la América hispana y a mediados del siglo XVII.

La lista de las valerosas mujeres criptojudías en Iberoamérica es mucho mayor. Recordemos también –entre tantas— a Clara Enríquez, Blanca Enríquez, María de Castro (esta última citada por Boleslao Lewin).

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita