Inicio
 
La mancha de la Migdal Imprimir E-Mail
martes, 16 de octubre de 2007

Autor: Larry Levy

Grupo editorial Norma

Excelente recopilación histórica, realizada por un periodista de escuela que sin tomar partido alguno enumera aspectos y características de la tenebrosa sociedad que echó sombras sobre toda la colectividad judeoargentina.

A los testimonios novelados de Mirtha Schalom o Elsa Drukaroff, se agrega esta investigación que me consta demandó varios años de estudio y recopilación de datos por parte del autor.

Creo que es el primero de los estudiosos de este tema que encara seriamente los sucesos acaecidos en Rosario y merced a la labor periodística de Héctor Zinni y Rafael Ielpi entre otros, desteje una madeja cuidadosamente urdida por los rufianes para disfrazar sus pasos en dicha ciudad y en el cementerio de Granadero Baigorria.

A través de  veinticinco capítulos desgrana los hechos que  cimentaron, desarrollaron y finalmente provocaron la caída de la Migdal en nuestro país.

Estimo que el mérito de Larry Levy radica en aglutinar todos los testimonios dispersos que circulan como rumores, trascendidos, mitos y relatos sin un asidero formal, así como los testimonios escritos de Gerardo Bra y el comisario Alzogaray, quienes eran básicamente las referencias sobre el tema hasta este libro.

Hay algún pasaje confuso o no desarrollado como cuando invoca al jasidismo en su afán de adorar al Creador de cualquier modo, dejando según el autor un resquicio para que  aceptaran la vida orgiástica entre ellos y eso abriría las puertas a personajes como los rufianes, cosa totalmente inexacta con total certeza.

Es probable que el autor no quisiera ahondar en los motivos que permitieron a ciertos  individuos  practicar el rufianismo y seguir considerándose piadosos, no es el objetivo de la obra, aunque si hubiera analizado las diferencias entre religión y religiosidad, tal vez hubiera encontrado el hilo conductor a estas conductas contrapuestas.

De todos modos no cambia la esencia de la obra literaria que pretende dar un panorama sobre hechos históricos, no adoptar posiciones personales al respecto.

Sin embargo, gira mucho el documento sobre la posible y eventual connivencia entre los impuros y la sociedad judía organizada de la Argentina, caería el mito de la sempiterna condena pues ésta recién es efectiva a partir de ciertos hechos históricos, no antes, ya que numerosos rufianes daban trabajo y sustento a  personas  de la comunidad  que no participaban al menos directamente de la prostitución  aunque se beneficiaran de ella.

Las actas de la sociedad dan prueba irrefutable de las negociaciones para adquirir el cementerio junto a los proxenetas y también sobre el entierro de algunos de ellos en cementerios comunitarios en los cuales no se los discriminó, por aquello de “poderoso caballero es Don Dinero”..

Según el autor es necesario desnudar todas las bajezas  y no ocultar la basura que como todo grupo humano hemos tenido, su expresión es “no guardar basura bajo la alfombra, a lo largo el olor nos invade”, con lo cual concuerdo pero quiero poner énfasis en que fue la comunidad judía la única que  segregó a los rufianes de su seno, no lo hicieron los franceses ni los italianos y haya sido a tiempo o tardíamente la expulsión se logró al fin.

El tema de los entierros es un capítulo aparte, de hecho, las prostitutas iban a cementerios  como Chacarita, Avellaneda etc., nadie reclamaba por ellas. En cambio las “madams” se enterraban en cementerios para ellas como el de Baigorria o Avellaneda, mientras que los rufianes que no eran  sepultados en su propia necrópolis, lo eran en cementerios comunitarios en los cuales se hacía” la vista gorda” por temas económicos, mal que nos pese reconocerlo, aún permanecen sepultados allí sin distingo de otros seres mortales.

La increíble lista de apellidos lleva al placer morboso del lector a consultar si su propio apellido no figura entre los rufianes, en realidad de figurar o no, poco agrega a esta altura de los acontecimientos. Es probable que ciertos relatos y nombres estén íntimamente relacionados y sea verdad su vínculo, de hecho hay fortunas de miembros comunitarios que tienen probado origen en la actividad de los proxenetas, pero han borrado las huellas de manera maravillosa, ayudados por representantes legales, leguleyos de distinta laya  funcionales a los mismos.

En síntesis, creo que Larry Levy hace un aporte valioso a la investigación histórica de una mancha en la comunidad judía; el día de mañana, aquellos que quieran estudiar sobre el tema tendrán en este texto un material valioso y ampliamente documentado.

No me cabe duda de que saldrán a la luz nuevas investigaciones sobre el particular , ya que hay aún mucha tela por cortar, pero todas ellas deberán tomar en cuenta la investigación de Larry Levy como testimonio básico para iniciar nuevas teorías o estudios.

Desde mi punto de vista, este texto de editorial Norma enriquece nuestro conocimiento sobre una etapa de sombras que asechó a la comunidad judaica de nuestro país.

Isaías Leo Kremer

 
Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita