Inicio
 
Diez mujeres en pugna Imprimir E-Mail
martes, 16 de octubre de 2007

Por Manuel A. Lotersztein                                                                                

A propósito de  “Tribunal de Mujeres”

En el Auditorio Ben Ami, Jean Jaurés 746, se estrenó la obra “Tribunal de Mujeres” de Naomi Ragen. Plantea la situación de Hanna, una mujer judía de Mea Shearim que, hastiada de la violencia de su esposo, opta por abandonar su hogar. Repudiada por esa comunidad ortodoxa,  el conflicto se plantea cuando la protagonista, intenta  infructuosamente ver a sus hijos  tras dos años de ausencia (La Hanna real recién a los siete año logró  ese fallido reencuentro) 

La autora expone el maltrato que sufren las mujeres en un ámbito ultrarreligioso. Más allá de sus valores artísticos,  su testimonio  es  comprometido y encomiable. Toda autocrítica fundada debe ser bienvenida  pero, para no incurrir  en simplificaciones,  debemos primero adentrarnos en un  arduo problema: el  de   la marginación de la mujer,  trasfondo de la obra,  tema universal, complejo  y  tan viejo como el mundo.

Parodiando el título del film de Buñuel “Ese oscuro objeto del deseo”,  Pilar Rahola ha definido  a la mujer  como “ese oscuro objeto del derecho”. Es que su rol actual, y aún en los países más evolucionados,  es desdibujado y confuso. Si bien la Revolución  Francesa de 1789 impuso el lema  “Libertad, Igualdad y Fraternidad” la mujer no se emancipó ni  ocupó  lugar alguno  en las Asambleas Populares, pese a su activa participación en la fundación de la República. Hay que esperar recién el siglo XX y el advenimiento de  políticas democráticas, para que la mujer  pueda aspirar a la igualdad.  Pero  la equiparación total  aún no se ha logrado. En Estados Unidos, por ejemplo,  A. Oppenheimer comenta: “Condoleezza Rice, una mujer negra es la número dos en el gobierno, otra es la presidenta del Senado y Hilary Clinton, tiene posibilidades de llegar a la Casa Blanca. Pese a ello,  E.E.U.U. está en el puesto 67 de representación femenina en las cámaras bajas, justo  detrás de Zimbabwe”. Y estamos refiriéndonos a una de las naciones más desarrolladas del planeta. Si tenemos que describir la situación de inequidad de millones de  mujeres de los países regidos por el  fundamentalismo islámico, el tema adquiere dimensiones trágicas. En ellos se mantienen prácticas propias del siglo XIII: mutilación genital, carencia de educación, matrimonios forzados, lapidación por motivos de honor,  etc., etc. Son esclavas modernas, sin identidad ni destino propio. La “ex–quierda” (perdón por el neologismo) rara vez se pronuncia en contra “Es otra cultura” alegan omnicomprensivamente. Y los organismos internacionales, condescienden, de tanto en tanto,  en declaraciones o expresiones   de deseos que  muy pocos acatan.

Admitamos también que, lamentablemente,  la mujer tiene mala prensa en casi todas las religiones. El Vaticano es cosa de hombres. Ya  San Pablo, en una de sus epístolas, afirmaba “El jefe de todo hombre es Cristo, el jefe de la mujer es el hombre”. El Budismo, promete la felicidad celestial a la mujer que obedece a su marido. En el imaginario de las religiones principales, la mujer es sinónimo de sexo y sexo lo es a la vez de pecado, culpa y perdición. La religión judía tampoco es ajena a ciertos  prejuicios arcaicos. Y aunque se encuentran superados por una amplia mayoría de la población, existen ultrarreligiosos  que nos retrotraen a  tiempos pretéritos.   La diferencia reside en que la ortodoxia judía es acotada e interna y  no propone “guerras santas” contra los infieles. Gravitan   en  Israel.  Los ortodoxos pueden quedar excluidos del servicio militar, de trabajar o de pagar impuestos. Y son abiertamente antisionistas pues no conciben un Estado judío sin la presencia del  Mesías. La reciente presencia de algunos de sus representantes en el  Congreso de Irán que negaba la existencia del Holocausto, es una penosa e insensata manifestación de a qué extremos puede conducir  el dogmatismo. Contrariamente a la creencia general, no constituyen un grupo compacto: hay diferencias conceptuales entre ellos pero los homogeneiza el seguimiento estricto de la Torá  y su tendencia a autosegregarse.  Son fuertes políticamente y, por ello, temidos. Se han convertido en el fiel de la balanza, pues su apoyo a determinadas ponencias, decide  votaciones parlamentarias. Debemos diferenciarlos de los religiosos conservadores, que son más flexibles y admiten la crítica textual bíblica y de los religiosos reformistas, que son más racionalistas y buscan insertarse en el mundo moderno, sin autosegregarse, respetando el laicismo y la moral común.

El prejuicio contra la mujer  va aliado a un flagelo correlativo: la violencia doméstica, que es universal,  pues se manifiesta, sin distinción de clases sociales, en todo el orbe.  De acuerdo con la O.N.U., 6.000.000 de personas por año son sus víctimas, mayormente niñas y adolescentes.  Se calcula  que, en dicho período, 80.000  mujeres mueren por esta causa, sin contar las que, por falta  o inadecuada atención obstétrica, fallecen  en los embarazos y partos  (aproximadamente 1.400 por día) El aborto ilegal representa el 13% de las muertes de las madres. Las cifras son por demás elocuentes. En nuestro país, según  últimos datos,  los Centros de Denuncia reciben 7.000 llamadas de mujeres solicitando ayuda. Es una verdadera pandemia. No es fácil romper el círculo del  mal:  actos violentos, perdón, reconciliación y, luego, las interminables repeticiones.  No hay legislación adecuada y la poca que hay no se cumple.  No son razones exclusivamente sicológicas las que  instalan ese círculo vicioso: el que ejerce la violencia casi siempre es el hombre, pareja legal o no de la mujer y padre de sus hijos.  Enfrentarlo abiertamente  implica, en la mayoría de los casos,  perder  el sostén económico y desestructurar la familia. No es fácil. Sin el aporte dinerario del Estado y/u  organizaciones no gubernamentales, es prácticamente imposible erradicar la violencia doméstica. No menos importante es que las mujeres se concienticen y enfrenten el problema sin tapujos. Resulta más efectivo que la víctima aprenda a defenderse que esperar  a que el violento se rehabilite.

¿Y en nuestro país?   Recientemente, la Dra. Nelly Minyersky, abogada especialista en familia, disertó en la B´nai B´rith acerca de la evolución de los derechos de la mujer en Argentina. Destacó  que Manuel Belgrano, ya en 1797, abogó por el mejoramiento de la situación de las mujeres.  En el siglo XIX, Juan B. Alberdi fue contundente al respecto: “La emancipación de la mujer es la primera condición de la nueva sociabilidad”.  Domingo F. Sarmiento afirmó que la más extraordinaria de las revoluciones era igualar las condiciones sociales de ambos sexos, y ello comenzaría a lograrse mediante la educación común y las escuelas normales. También se sancionó el Código Civil que reconoció la paridad de sus derechos pero no  modificó el status legal de la mujer casada, equiparable a la  incapacidad jurídica de los menores adultos. Recién en 1926, la Ley 11.357, fruto de la gestión del diputado socialista Alfredo Palacios, amplió su capacidad: podía trabajar, administrando y disponiendo de su producido, pero  el esposo tenía mandato para administrar los bienes de su mujer, salvo que ésta expresara en un Registro su voluntad en contrario. Dificultosa y confusa, la ley prácticamente no se aplicó.

El primer proyecto de ley postulando el voto femenino fue presentado también por Alfredo Palacios en 1911. Pero, cuando al año siguiente, se sancionó la Ley Sáenz Peña esta posibilidad  ni se mencionó en los debates previos. Recién en 1947,  gracias a la intervención de Eva Perón, la Ley 13.010 impone el sufragio femenino y  en las elecciones de 1952 la  mujer vota por primera vez. Asegurada su participación ciudadana, era necesario consolidar el ejercicio de sus actividades políticas. Y ello se logra en 1991 mediante la Ley 24.012, llamada la Ley del Cupo Femenino, cuyo imperfecto decreto reglamentario es modificado durante el gobierno de A. De la Rúa, a instancias de la Corte de Derechos Humanos de la OEA. Cerremos esta reseña mencionando la Ley 24.417,  referida a la violencia doméstica. De alcances limitados,  permitió  una mayor protección de la mujer. Obtenido el divorcio vincular y la patria potestad conjunta, la última batalla de la mujer se está librando ahora: el de la libertad reproductiva. Como rezaba una vieja publicidad ¡Qué largo camino has recorrido, muchacha! Un camino trazado por los hombres para beneficiarse con su falta de autonomía y, a menudo, con  su patrimonio.

Naomí Ragen, la autora de “Tribunal de Mujeres” construye con notable habilidad una trama  semejante a un thriller, y los interrogantes se aclaran recién al final,  cuando las diez mujeres,  desafiando las normas  religiosas vigentes, se  constituyen   en Tribunal (el Minyam está reservado solamente a los hombre),  la juzgan y, finalmente, la perdonan. Doblemente inteligente el recurso: el grupo adopta  un sistema que les fue tradicionalmente vedado y, al mismo tiempo,  nos demuestra  que sólo el esclarecimiento y la  unión solidaria de las víctimas es efectiva  para enfrentar a los   víctimarios.

El texto  genera algunas reflexiones e interrogantes. ¿El Rabi Aarón es  un legítimo representante de los ortodoxos o  un psicópata tenebroso y, por lo tanto,  nos encontramos frente a un caso particular?  ¿No hay hombres rescatables entre ellos? Porque los restantes  integran la “Patrulla de la Modestia” o  matrimonios desiguales.  Por otra parte, la historia de Hanna es una verdadera telenovela. Pero hay vidas así. Además, no menospreciemos este género,  que es  pariente pobre de la tragedia griega  pero con final feliz.  Lástima que  la historia de  Hanna  excede a la de las telenovelas:  criada como  Cenicienta, con la diferencia de que no es una lejana madrastra quien la hostiga, sino su propia y sádica madre, cree alcanzar la felicidad casándose con un joven de una prestigiosa familia.  Pero su Príncipe Azul resulta ser depravado y golpeador.  ¿Podría  Hanna  no  haberse alejado de su hogar  y  luchado  contra los excesos de su marido sin apartarse de sus hijos?   Quedarse  hubiera sido  continuar con sus infortunios  y exponerse a nuevos actos violentos.  Siendo una madre en Mea  Shearim,  su partida  ofrecía pocas posibilidades de  retorno. Prevaleció la mujer.  La elección de Hanna es absolutamente personal y nadie tiene derecho a cuestionarla, pero un niño  abandonado por su madre, no  comprende  ni  está en condiciones de aceptar los motivos de semejante decisión.  Hanna es una víctima, pero también lo serán sus hijos.  Quizás el  error trágico de Hanna haya sido no haberse rebelado a tiempo, ocultar a su familia durante veinte años la  verdadera personalidad de su esposo. Claro:  había sido educada para callar y resignarse.         

Formalmente la obra  puede resultar escasa en acciones físicas. Pero, el suspenso  lo suple y el final es catártico. La sabia dirección de Juan Freund, también adaptador de “Tribunal...”, obvió con  ritmo vertiginoso la mencionada falencia, aún a riesgo de soslayar momentos significativos.  Con gran sentido plástico sorteó las dificultades del  reducido escenario del Auditorio Ben Ami  y logró un espectáculo de altísimo nivel. Su puesta en escena es ejemplar.

No menor mérito le corresponde a  las actrices  Milagros Arbizu, Marisa Roncato, Myrtha Shalom,  Isabel Caban. Ester Fleischman, Silvia Franc, Betty Dimov, Myriman Poteraica, Lidia Goldberg y Marta Gimeno.  La interpretación es tan sólida y homogénea   que  sería realmente injusto mencionar a alguien en particular. Contribuyen igualmente a la calidad del espectáculo, la bella música de Sergio Vainikoff y el vestuario y escenografía de Alicia Vera. 

Espectadores que aplauden de pie y localidades agotadas avalan este comentario. “Tribunal de Mujeres” se impone como un  felicísimo acontecimiento teatral. En resumen: no se la pierdan.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita