Inicio
 
A 80 años de su muerte, La primera ciudadana argentina: Julieta Lanteri Imprimir E-Mail
jueves, 29 de agosto de 2013

Por Moshé korin

En el pasado siglo XX, una mujer hacía historia en la política argentina. Hace 80 años, moría Julieta Lanteri. Ella ejerció una influencia innovadora en la vida institucional política de la Argentina. No suficientemente recordada por la historiografía y la memoria popular, las líneas que siguen intentan conmemorar sus valerosas y precursoras acciones en pos de la democracia y de los derechos de la mujer. Fue sin lugar a dudas la primera ciudadana argentina.

 

Los años de estudio incansable 

Nacida en Cuneo, Italia, el 22 de marzo de 1873, llegó a la Argentina cuando contaba con seis años de edad junto a sus padres y su hermana Regina. Su familia después de varias residencias logró  establecerse en La Plata.

Ya desde su juventud mostró su singularidad que bregaba por la igualdad entre hombres y mujeres. Así fue, que se convirtió en la primera mujer en ingresar y recibirse de Bachiller en el Colegio Nacional de La Plata.

En 1898 se graduó de farmacéutica en la Universidad de Buenos Aires. Ocho años después fue la quinta médica recibida en Argentina. Obtuvo el Doctoradoen 1907.

Aquel año decía en una conferencia en la Asociación Obstétrica Nacional:

“La influencia del varón se ha dejado sentir siempre, en todas las cosas y en su infinita pequeñez, la mujer ha sido llamada a crear nada, ni siquiera a mejorar aquellas cosas más íntimas de su exclusiva incumbencia, ´el trabajo de su parto´. Fácilmente sugestionable, ha sufrido más intensa y largamente la influencia de las doctrinas filosóficas  que las religiones han llevado a los pueblos; y su congénita debilidad material la ha tenido alejada del movimiento y de la lucha por la vida, cuyas asperezas templan y forman el carácter y abren el espíritu a horizontes nuevos.

(…) El hombre piensa, estudia y trabaja y jamás siente saciedad del saber ¿por qué la mujer se detiene?

(…) de ninguna manera se debe admitir esto y la prueba está en que un despertar placentero se manifiesta en la vida de las mujeres en general y las hace entrar de lleno en la evolución y el progreso.” (Lanteri, Julieta “Moral Obstétrica”, conferencia en la Asociación Obstétrica Nacional).

Con ese estilo de oratoria directo y veraz que la caracterizaría siempre, expresaba la realidad de la opresión y consecuente exclusión de la mujer, al tiempo que exhortaba a sus congéneres a abrirse paso en la igualdad.

Hoy parecería obvio, pero hace 100 años esta igualdad no era para nada ni concebida conceptualmente ni permitida en los hechos.

Consecuente con su ideario de liberación de la moral opresiva hacia la mujer, a sus 36 años se casó con Alberto Renshaw, 14 años menor que ella de origen norteamericano. Otro ejemplo más de que toda su vida fue contra la corriente, que quería establecer moldes y límites predeterminados para la mujer.

La larga militancia feminista

En 1906 integró el Centro Feminista del Congreso Internacional del Libre Pensamiento que se hizo en Buenos Aires y que con otras feministas como Raquel Camaña, Elvira Rawson de Dellepiane, Petrona Eyle, Sara Justo, Cecilia Grierson y Adelia Di Carlo, reclamaban por los derechos cívicos femeninos en Argentina.

El Centro, organizó para mayo de 1910, el Congreso Femenino Internacional que tuvo como sede a Buenos Aires. Julieta Lanteri fue la secretaria.

Allí se presentaron trabajos de mujeres de todo el mundo referidos a temáticas de género como derechos civiles y políticos, divorcio, educación, cultura, economía. Fue el primer evento de este tipo que mostró al mundo y de manera concreta, la organización feminista y las propuestas para modificar las situaciones de inferioridad que vivían las mujeres argentinas y del mundo entero.

Las palabras de Lanteri resonaron allí diciendo:

“Formulo un voto para que del seno de este Congreso surja la iniciativa de fundar una sociedad que vele por el porvenir de la mujer, que nació siempre purísima y angelical, y fue desviada de sus instintos naturales que la llevan a la maternidad y al cuidado de la prole, por la sensualidad y la ignorancia.” (Lanteri, Julieta, “La prostitución”, en Primer Congreso femenino”).

El año siguiente, en 1911 funda la Liga pro Derechos de la mujer y el niño; en 1913 organiza el Primer Congreso del Niño en Argentina.

1911: Primer Sufragio de una mujer sudamericana

En 1910 Julieta Lanteri se nacionalizó argentina y en el marco del debate de la posterior Ley Saenz Peña, Lanteri hizo una presentación judicial para que se le reconocieran plenos derechos, incluidos los políticos.

El fallo en primera instancia que además fue refrendado por la Cámara Federal le otorgaba derechos de sufragio. Fue así que el 16 de julio de 1911, Julieta Lanteri se convirtió en la primera mujer del padrón electoral argentino y en las elecciones del 26 de noviembre de ese año sería la primera mujer sudamericana que logró votar. 

Pero, la finalmente aprobada ley Saenz Peña de 1912 si bien hacía progresar el sistema democrático argentino y establecía que el voto era secreto y obligatorio también explicitaba que el padrón electoral correspondería al empadronamiento para el servicio militar, por lo tanto se encontraba restringido a los ciudadanos varones.

Al enterarse de esto, Julieta Lanteri se presentó ante el registro militar de Capital Federal, solicitando ser enrolada y acudió directamente al Ministro de Guerra y Marina. Pero no la aceptaron.

1919: Primera candidata mujer

La respuesta de esta ferviente mujer fue presentarse en 1919 a candidata a diputada. Para lograrlo, en 1919 presentó un escrito ante la Junta escrutadora, parte de él decía:

“(…) siendo ciudadana argentina, por nacionalización y en virtud de sentencia de la Corte suprema, no figura mi nombre en el padrón electoral, no obstante las gestiones que he realizado con tal propósito. Creo, sin embargo, que ello no constituye impedimento alguno para la obtención del cargo de diputado y ya que la Constitución Nacional emplea la designación genérica de ciudadano sin incluir a las personas de mi sexo, no exigiendo nada más que condiciones de residencia, edad y honorabilidad, dentro de las cuales me encuentro, concordando con ello la ley electoral, que no cita a la mujer en ninguna de sus excepciones.”

La junta accede a su pedido y se postula a una banca en el Congreso como diputada, convirtiéndose así en la primera mujer candidata en la Argentina.

La plataforma política a la que se lanzó a la candidatura hoy nos parecería casi “normal” a nuestra mirada democrática y progresista, pero en aquel entonces era absolutamente revolucionaria. En ella proponía la licencia por maternidad y subsidio estatal por hijo, la protección a los huérfanos, la abolición de la prostitución reglamentada, el sufragio universal para ambos sexos, igualdad civil para los hijos legítimos y los conceptuados no legítimos, jornada máxima de trabajo de seis horas para la mujer, igualdad de salarios para hombres y mujeres, jubilación y pensión para todo empleado u obrero y el divorcio absoluto.

Se presentó como candidata en 1919 y debemos destacar que en 1924, año en que triunfó el Dr. Alfredo Palacios, Julieta lo siguió en cantidad de votos obtenidos. Nada desdeñable,  si además se tiene en cuenta que sus votantes eran hombres.

Continuó con su incansable fervor militante aún después del golpe de Estado de 1930 perpetrado por el General Uriburu.

Una muerte más que sospechosa

Un 21 de febrero de 1932, a sus 59 años caminando por Diagonal Norte y Suipacha,  un auto dando marcha atrás se sube a la vereda y la atropella. Dos días después, el 23, muere Julieta Lanteri en el hospital.

Sólo se sabe que quien manejaba aquel auto era miembro de la Legión Cívica, organización que apoyó entre otras cosas el golpe de Uriburu.

Julieta Lanteri ha tenido una vida ejemplar, se rebeló a todo yugo y además peleó para que la historia de las mujeres sea diferente.

Vaya mi humilde homenaje a la nobleza de su espíritu y a la coherencia de sus acciones para cambiar el rumbo de la historia.  

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita