Inicio
 
“Algo más sobre identidad judía” de Ida Butelman Imprimir E-Mail
martes, 27 de agosto de 2013

Apropiarse de una identidad de manera certera implica una actitud activa, una resolución interna que deje por fuera toda pasividad.

Si aplicamos esta idea al judaísmo, ella se torna aún más evidente pues es parte de la esencia de lo judío, el deseo decidido de cada quien de autodenominarse parte de este pueblo, sea cual fuese el rasgo identitario que adopte para ello.

 

La fuerza misma de nuestra milenaria continuidad histórica ha dependido de esto, pues han sido innumerables los momentos en los que hemos sido minoría extranjera prohibida,  y nos hemos debido ocultar, pero jamás han logrado que renunciemos a nuestra pertenencia, aún si hemos debido esconderla y silenciada, hemos decidido mantenerla a pesar de todo, aún a riesgo de perder la vida.

Tales han sido algunas de las profundas reflexiones y conclusiones que me ha motivado la lectura del último libro de Ida Butelman titulado precisamente “Algo más sobre identidad judía”.

“Hasta entonces, fui judía porque nací de madre judía, / crecí en familia judía y hablaba yiddish. A partir de José/ (…) empecé a estudiar. Por eso, lentamente, en un tiempo / que se estiraba por mi ignorancia, empecé a entender / por qué soy judía.”.

Con sus ya comenzadas ocho décadas de vida, Ida se aventuró a la investigación tanto externa como interna sobre qué hebras subjetivas la constituyen como judía. Y en ese recorrido mismo –más allá de los puntos concretos a los que arribó- creo que halló una de las claves esenciales de ser judío. Pues lo judío es lo opuesto al anquilosamiento, es más una pregunta infatigable que no descansa en una sola respuesta, sino que sacia su sed en la continua búsqueda.

Emblema de esta imperiosa necesidad de autoimplicación es la anécdota que hace al inicio de la investigación y estudio por parte de Ida.

Hacía tiempo que Ida concurría al Club Hebraica los viernes por la tarde para asistir al Kabalat Shabat. Uno de aquellos viernes vio a un hombre que con suma devoción realizaba el ritual de bienvenida del Shabat; se sintió profundamente conmovida cuando escuchó las primeras palabras: “Baruj Atá Adonai (Bendito seas, Tú, Señor mío)”. No era por cierto la primera vez que las oía, pero en esa oportunidad algo era diferente:

“(…) se deslizaron lentamente en mí y sentí que algo / diferente esta sucediendo. Acababa de descubrir otra / dimensión.”

El viernes siguiente decidió acercarse a ese hombre devoto para pedirle una copia de esas plegarias y la traducción “para aprender a decirlas de memoria”(Pág. 32); a lo cual José Sternheim replicó enfáticamente: “¡ni se le ocurra!, ¡de memoria no! (Pág. 32)”.

Así fue que José se convirtió en un guía para sus estudios y así fue también que Ida, tocada en lo más íntimo de su ser por la conmoción que había experimentado al escuchar la legendaria plegaria. Emprendió, entonces, la búsqueda activa de los sentidos intrínsecos del judaísmo que requieren de una aprehensión lejos de todo posible automatismo.

Resulta siempre fascinante adentrarse en las maravillas que halla un judío en su recorrido identitario, ya que ellas implican necesariamente el entrelazamiento con nuestra milenaria sabiduría, con la historia de todo el pueblo, con nuestra condición actual y con el legado al futuro.

“Algo más sobre identidad judía” es casi un diario de viaje interno de una mujer sumamente inteligente y curiosa; se trata de la transmisión a otros de aquel camino que recorrió para comprometerse, con todas sus fibras, con el judaísmo.

Sus páginas están hechas de una fascinante heterogeneidad que va desde hallazgos curiosos en sus investigaciones, hondas reflexiones de sentidos transcendentales judíos y  planteos abiertos hechos de la humildad del que piensa.

El camino y el método que Butelman ha elegido es el más complejo y más enriquecedor. Se trata de aquel que no opta de manera facilista por el blanco o el negro, sino que está abierto a la constante polémica.

En otras palabras, es el que ahonda en la apertura no conformista.

“Y ese método es dialéctico, voz que alude al diálogo, el sí, / pero no, el no, pero sí, el pero y el sin embargo.”

Uno de los tantos temas que Ida Butelman analiza en profundidad en este libro es la oración del “Shemá”.

“Israel enseñó al mundo lo que implica creer en la Unidad /de Dios (“el Señor es Uno”). Pero ¿esto realmente resuelve / algún problema? Aunque haya unidad y armonía en el / cielo, el mundo y los asuntos humanos difícilmente pueden / reflejarlas. La tarea del hombre no es meramente declarar la / Unidad de Dios, sino permitir la unión entre Dios y Su / creación, y esto se logra cuando uno mismo se abre a su / influencia y se deja penetrar cada día por Su divino fluir.”

La autora señala a través de esta reflexión la responsabilidad que vehiculiza el judaísmo en cada acción llevada a cabo en este mundo. La práctica del judaísmo requiere que en cada acto cotidiano intentemos traer lo divino al presente actual; nos impele a lograr la unidad de Dios con su creación.

Dicha responsabilidad para los judíos no está relegada a un mundo venidero, sino a la inmanencia del hoy y aquí. Ida ha descubierto el valor de esta enseñanza en el Shemá y nos la transmite en estas páginas para que ella reverbere en cada lector.

Lleno de datos y análisis interesantes “Algo más sobre identidad judía” nos brinda sencillas y a la vez refrescantes perspectivas sobre personajes bíblicos; así como también la recolección de información que dan cuenta de la fehaciente posibilidad de que tanto Cristóbal Colon como Cervantes hayan sido judíos marranos.  Es decir que en la cruda época inquisitorial se hayan debido convertir al cristianismo para salvar su vida, pero que en la intimidad de su familia habían conservado su fe judía.

Más allá de la curiosidad que despierta la temática sobre estos notables personajes, la importancia de dar a conocer que existen datos concretos que avalan su pertenencia judía es por demás relevante, ya que no conocerlo siquiera como posibilidad, refuerza la práctica de dominación a la que nos han intentado someter en el transcurso de la historia. Pues es sabido que dominar, monopolizar el pasado es una de las formas más eficaces de control y subyugación que se ejerce sobre los pueblos oprimidos. Es por ello que el respeto por nuestra memoria histórica requiere que se divulguen estas investigaciones.

Como atestiguan los distintos tópicos aquí sucintamente reseñados, la obra que nos ocupa es un ramillete de múltiples puertas abiertas a las más hondas reflexiones, se suma a esto el hecho de que su escritura posee candidez y a la vez seriedad en su modo de transmitirlas.

El estilo que Ida Butelman adopta para hacernos llegar estos temas es simple y a la vez profundo. Dos elementos que raramente suelen combinarse, pero que cuando lo hacen otorgan al pensamiento plena potencia.

La autora

Conocí a Ida hace muchas décadas, cuando yo recién comenzaba mi labor docente en la Escuela Sholem Aleijem, por ella guardo un estima, cariño y un respeto especiales. Algo que posiblemente sea mutuo, pues creo que se refleja en su dedicatoria “Con todo mi afecto y admiración a Moshé Korin, joven, pedagogo en aquellos años, que con su sapiencia e inteligencia sucedió a Jaime Finkelstein y Fany Karduner en la dirección de la escuela. Moshé, al igual que sus antecesores, me siguió incentivando…”.

Por aquel entonces, si bien evidentemente su pertenencia al  pueblo judío era indudable, la faz tradicionalista se hallaba más adormecida.

Por lo tanto me llena de emoción saber que desde ya hace siete años se adentra intensamente en los estudios bíblicos con el Rabino Felipe Yafe. Así como también me conmueve personalmente la lectura de este libro, fruto de su despertar a la práctica de nuestras tradiciones y costumbres.

Excelente profesional en el campo de la  psicología y la psicopedagogía, la doctora Butelman posee una destacada trayectoria que se cristaliza en dos publicaciones “Psicopedagogía institucional” (1988) y “Pensando las instituciones”  (1996).

Ida: “Jizki imtzí vekadima!”. ( “¡ Sé fuerte valerosa y siempre adelante!”)

 Por Moshé Korin

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita