Inicio
 
Entre la falsedad y la ambigüedad Imprimir E-Mail
jueves, 16 de mayo de 2013

Por Julio María Sanguinetti

Nuestro país, Uruguay, fue pieza fundamental de la resolución de las Naciones Unidas que en noviembre de 1947 creó dos Estados, el árabe y el judío, dividiendo el territorio de Palestina, a la sazón bajo mandato británico. El gobierno uruguayo de la época trabajó activamente, integró la comisión especial que hizo el proyecto y, por supuesto, votó la partición, que en aquel momento apoyaron Washington y Moscú. La Argentina, por el contrario, se abstuvo.

 

Desgraciadamente, como se sabe, los países árabes no aceptaron aquella resolución, por su fanatismo de seguir negando a Israel, declararon la guerra y dejaron sin solución a los miles de palestinos que vivían en ese territorio, muy dispersos y aún sin verdadera conciencia nacional. La mayoría de ellos, incluso, habitaba en Jordania.

Cuánta sangre se habría ahorrado de haberse reconocido entonces lo que hoy se trata de construir tan trabajosamente en Palestina...

Las Naciones Unidas ahora declaran que allí existe un Estado palestino cuando, en realidad, hay dos territorios con gobiernos diferentes: uno, el que fue a pedir ese estatus, y el otro, que sigue al pie de su reclamo fanático de que desaparezca Israel, reivindicando la lucha armada y ejerciendo la acción terrorista. Entre sí ambos gobiernos se odian y ni siquiera los ciudadanos palestinos pueden circular libremente entre sus dos zonas. ¿Es eso un Estado?

Ese acto internacional cuestiona un futuro que ya de por sí es oscuro. Ante todo, porque no se sigue con lo que se acordó en Oslo y no asume lo más importante: que la paz sólo se puede alcanzar sobre la base de un diálogo y del mutuo reconocimiento. Los palestinos aspiran a tener un Estado cabalmente reconocido; Israel, a vivir en paz, con fronteras reconocidas. Si lo primero se concede graciosamente, es de lógica elemental que el diálogo se va haciendo ilusorio. Y como consecuencia natural se aleja aún más la perspectiva de la paz.

Para nosotros es preocupante que tanto Uruguay como todo el Mercosur vayan modificando sus posiciones tradicionales y ya no aborden el fenómeno terrorista con la claridad de antes. Cuando el reciente conflicto, la Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela emitieron un comunicado en el que se les reclamaba a ambos, por igual, que se abstuvieran del ejercicio de la fuerza, ignorando -por lo tanto- que la agresión había comenzado en Gaza, con miles de misiles que durante meses y meses venían degradando la vida de la población israelí de la zona, acosada constantemente por el temor al atentado. Se aludía también a la "desproporción de fuerzas", lo que obviamente cuestionaba una intervención israelí que no era ataque, sino defensa y que, además, se hacía sobre un territorio que voluntariamente había entregado en 2005, en concesión que de nada sirvió para acercarse a la normalidad.

Esa declaración marcó entonces un viraje importante en la política de la región. No es tampoco ajena a ella la actitud frente a Irán, Estado hoy cuestionado por toda la comunidad internacional por sus proyectos atómicos y que se sienta en las Naciones Unidas proclamando su deseo de destruir a otro miembro de esa organización. El presidente Ahmadinejad hasta niega el Holocausto judío. El hecho es que la Argentina ha comenzado unas enigmáticas negociaciones sobre el tema de la AMIA, y Uruguay mantiene contactos políticos con el régimen iraní que van mucho más allá de la relación comercial.

Si no reconocemos que Hamas es una organización internacionalmente declarada como terrorista; si no distinguimos entre ésta y un Estado democrático; si nos da lo mismo el agredido que el agresor; si ignoramos que mientras una parte reconoce a la otra, ésta

postula su desaparición, estamos realmente hundiéndonos en la falsedad y la pérdida de rumbo.

¿Esto quiere decir que estemos de acuerdo con los nuevos asentamientos que propone el gobierno israelí? Para nada. Tampoco creemos que estas medidas ayuden. Pero hay que volver al principio de las cosas y asumir que sin diálogo no habrá nunca paz y que ésta sólo vendrá con un reconocimiento recíproco. Mientras la mayor parte de las mezquitas sigan siendo escuelas de odio y venganza, difícil será todo. Y si esto no se asume cabalmente, para enfrentarlo, seguiremos en el terreno de los hechos y la violencia. La comunidad internacional tiene que sincerarse y nuestros Estados, hoy en la ambigüedad, también.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita