Inicio
 
Comunas.Comunidades colectivas en el mundo (1950-2000) Imprimir E-Mail
miércoles, 16 de mayo de 2012

De Iaacov Oved.

Por Moshé Korin.

Ya que Israel ha sido pionero y ejecutor del desarrollo del movimiento colectivista kibutziano, no nos sorprende la experiencia de las comunas. (En 2010 el primer kibutz en Israel, “Degania”, cumplió sus primeros cien años). Sin embargo, desde una perspectiva histórica las comunidades colectivas han sido un movimiento revolucionario en todas las sociedades en las que se desarrolló.


Sus postulados contrarían todos los ideales y valores a partir de los cuales se concebía al individuo desde la modernidad: egoísta, materialista, competitivo, que intenta permanentemente maximizar sus beneficios.

La vida en comunidad iba por ende a contrapelo de estas concepciones –aún las últimas comunas que han abandonado o matizado la postura primaria de ser una contracultura radical-, y proponían habitar en una escala de valores diferente.

En el libro “Comunas. Comunidades colectivas en el mundo”, Iaacov Oved se pregunta en este nuevo milenio ya iniciado sobre la discontinuidad o la merma de la presencia de comunidades, luego de su auge en los años sesenta y de la caída de la Unión Soviética como ideario mundial en lo referente del colectivismo. Y para su asombro y regocijo –y debemos decir que el nuestro también- haya que la cantidad de comunas hoy no ha disminuido, aunque sí han cambiado algunas de sus modalidades más tradicionales y principios rectores.

Si bien a nosotros como judíos con la pionera y duradera experiencia kibutziana no nos parece evidente, descentrándonos, debemos afirmar que merece interrogarse qué es lo que motiva a personas pertenecientes a culturas y países de nula tradición mayoritaria colectivista, a formar una comuna.

Una vez que nos alejamos del marco histórico-social judaico, la respuesta no es evidente y amerita una investigación profunda.

Es precisamente esto lo que ha hecho Iaacov durante 25 años.

Siguiendo a Bauman nos dice:

“Desde una perspectiva sociológica, la búsqueda renovada de un comunitarismo es una respuesta a otro aspecto –tal vez el más angustiante y perturbador- de la vida moderna: la falta de equilibrio cada vez más profunda entre libertad individual y seguridad personal. El encanto principal del comunitarismo reside en la promesa de un refugio seguro. La gente está a la búsqueda de grupos a los cuales poder pertenecer y que le procuren una sensación de seguridad, en un mundo en el que todo lo demás se derrumba…La comunidad es un hogar en un sentido amplio y abarcador, es un mundo entero que proporciona todo aquello que un ser humano puede necesitar a fin de llevar una vida con sentido y satisfactoria.”

Por otra parte, debemos señalar que este libro cumple con una explícita función de mostrar la verdad que contradice la generalizada postura del descreimiento de la posibilidad de la vida comunal como alternativa; postura dominante mundialmente pero también hoy mayoritaria en Israel respecto del movimiento kibutziano.

Comprendido dentro de un enorme abanico que va desde comunidades de rígidas sectas religiosas hasta aldeas ecológicas laicas, las comunas basaron sus principios en una vida comunitaria, cuyos miembros convivieran conjuntamente compartiendo bienes económicos y premisas espirituales, así como observando la democracia del diálogo y la no violencia.

El autor: investigador y fiel habitante del kibutz

Me reencontré con Iaacov en mi ultimo viaje a Israel, mientras me entregaba el borrador del libro “Comunas” me retrotrajo a mi juventud, a mis trece o quince años, a mediados de la década del 50. Rememoramos juntos con nostalgia aquellos tiempos felices.

Por aquel entonces lo llamábamos Iankele Varsano, él era emisario de Israel en la Argentina; intelectual de pura cepa y hacía una bellísima dupla junto a su mujer Tehila (Titi). Ella se dedicaba a la parte recreativa y nos enseñaba “kapap”, un estilo de autodefensa que se hace con palos.

Lamentablemente Titi falleció mientras Iaacov escribía este libro, así como también su nieto Or; a ambos están dedicada esta obra.

Oved fue miembro del kibutz Palmajim desde su fundación a fines de las década del 40, donde sigue hoy viviendo.

Él pertenece a la generación de forjadores de los kibutzim. Posee por tanto, no sólo la experiencia en primera persona de la vivencia comunitaria colectivista, sino que ésta además se conjuga con el espíritu crítico y analítico propio del intelectual.

Es profesor emérito del Departamento de Historia General de la Universidad de Tel Aviv e investigador de Yad Tabenkin (Centro de investigación, doctrina y documentación del movimiento Kibutziano).

Fue uno de los fundadores de la Asociación Internacional de Estudios Comunales en 1985, la cual presidió hasta 2004.

Ha publicado diversos artículos y libros sobre la temática de las comunas, tanto en hebreo como en inglés. Entre ellos se destaca: “Two hundred years of american communes” (Doscientos años de las comunas americanas) y “The witness of the brothers: a history of the Bruderhof” (El testimonio de los hermanos: una historia del movimiento comunal Bruderhof)

Es también autor de “El anarquismo y el movimiento obrero en la Argentina” (Siglo XXI, 1978)

El presente libro que reúne 50 años de historia, será material obligatorio de indiscutible referencia para todo aquel que por distintas razones quiera adentrarse en el tema.

“Aún si las comunas no lograron hacer realidad la utopía, varias de ellas sirvieron como talleres de aprendizaje de capacitación a sus integrantes para emprender formas de vida alternativas; de este modo se erigieron en un ejemplo para la humanidad toda, puesto que dejaron asentado que la utopía de una sociedad reformada cabía como posibilidad en el mundo moderno.”

La presente obra es un aleccionador compendio de esos ejemplos, aleccionador, crítico y esperanzador, como sólo una honesta labor intelectual puede producir.

La obra de un militante intelectual

“Aquello que caracteriza a la mayoría de las comunidades laicas es el pluralismo y la apertura hacia la sociedad exterior, al igual que el afán por encontrar modos de hacer el tránsito entre un mundo de individualismo y competencia, y otro de colaboración y armonía interpersonal. Una de las causas para la pérdida de fe en la capacidad de las comunidades colectivistas de mantenerse y sobrevivir radica en la falta de información acerca de las exploraciones en busca de una existencia fundada en la solidaridad que actualmente tienen lugar en el mundo. Este libro viene a llenar este vacío.”

Contratapa

Esta obra tiende un puente entre las comunas y la sociedad toda, así como también entre las comunas entre sí, otorgándoles un enorme saber que pueden aprovechar para su continuidad. Su valor es por ende inestimable.

Iaacov (Iankele): “Ko Lejai!”. Por la vida

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita