Inicio
 
Un destello de luz en medio de la oscuridad Imprimir E-Mail
domingo, 08 de abril de 2012

Por Daniel Pujol, Barcelona

A finales del año pasado, Protestante Digital, en su edición del 2 de diciembre, se hacía eco de la información que el periódico El País daba acerca del IV Seminario Internacional sobre Antisemitismo que se clausuró el día anterior en la Fundación Caja Navarra. El presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub Caro, resumía este Seminario con las palabras siguientes: “Se nos pregunta con frecuencia por qué se odia tanto y durante tanto tiempo a los judíos. La pregunta hay que hacerla a quienes nos odian, no a los odiados”.


El acto fue coreografiado con varias pintadas que insultaban a los asistentes con frases como “Sionismo es terrorismo” y tachones en rojo sobre la estrella de David. “Los insultos, las pintadas y los lemas contra los judíos se consideran algo normal, cuando lo cierto es que reflejan un antisemitismo subyacente. Son síntoma de una patología social” había denunciado antes el profesor de sociología de la Universidad de Munich,Alejandro Baer.

Los judíos son apenas el 0,1% de la población española, pero los niveles de antisemitismo en España son los más altos de Europa, denunciaba Querub. Lo triste y lamentable es que desde altas instancias de la judicatura española se considere este tipo de manifestaciones como no peligrosas y no merecedoras de reproche penal. El manifiesto final del Seminario concluía que “la negación de esta existencia de antisemitismo agrava el problema e impide su prevención”.

No obstante, y aún a pesar de la oscuridad de este panorama, hemos de apreciar ciertos destellos de luz. Los pasados 22 y 23 de diciembre Televisión Española emitió una serie titulada “El ángel de Budapest” y un documental, ambos relacionados con la historia de Ángel Sanz Briz.

Cabe decir que contrastando con un escenario tan lamentable como el español, al que ya me refería en un artículo anterior y con el que he empezado el presente, y aunque no sea algo de lo que poder enorgullecerse por la escasez de ellos, Angel Sanz Briz diplomático español- es uno de los cuatro españoles registrados como Justos entre las Naciones en Yad Vashem. Aunque poco conocido en su país -pocas personas son las que hayan oído hablar de él- Zaragoza, su ciudad natal, le ha dedicado una plaza en la que se ha levantado un busto suyo y Madrid ha colocado una placa en la casa en la que vivió.

Sanz Briz fue encargado de negocios de la embajada de España en Hungría, de 1942 a 1944. Hungría era un estado aliado del eje, pero no había puesto en marcha medidas de exterminio de judíos como en otros países ocupados hasta que el ejército nazi tomó el control del país en 1944. Fue entonces cuando Adolf Eichmann se trasladó a Budapest para supervisar los trabajos de deportación para el exterminio de judíos; 565.000 de ellos fueron asesinados.

Con la partida del entonces embajador, Sanz Briz quedó responsable de la legación española. Indignado por la insidia nazi y ante el peligro que amenazaba a los judíos, estuvo investigando por cuenta propia la manera de proteger a cuantos de ellos pudiera. Encontró entre sus documentos información sobre un Real Decreto español de 1924, de tiempo de la dictadura de Primo de Rivera, que reconocía la ciudadanía española a todo aquél que pudiera alegar un pasado sefardí. Así fue como empezó por buscar a aquellos judíos húngaros que pudieran demostrar ascendencia sefardí para facilitarles un pasaporte español. Habiendo hallado a 200, llegó a proteger a 5.200 usando su influencia y sus contactos (incluso su propio dinero).

Él mismo explicó como lo hizo en su libro “Los judíos en España”: “Conseguí que el Gobierno húngaro autorizase la protección por parte de España de 200 judíos sefardíes (...) Después la labor fue relativamente fácil, las 200 unidades que me habían sido concedidas las convertí en 200 familias; y las 200 familias se multiplicaron indefinidamente, con el simple procedimiento de no expedir salvoconducto o pasaporte alguno a favor de los judíos que llevase un número superior al 200”.

Su acción se suma a la que llevaron a acabo otros en Budapest, como el cónsul sueco, Raoul Wallenberg, oGiorgio Perlasca, un comerciante italiano que trabajó junto con Sanz Briz en la embajada española.

Su lista, siendo no tan famosa como la de Schindler, es no obstante más larga. Muchos habrá que todavía puedan testificar agradecidos de la protección que la valiente decisión de Sanz Briz les proporcionó, como por ejemplo Jaime Vandor, a quien tuve ocasión de conocer hace unos años en Barcelona. El hecho de que haya tan pocos Justos entre las Naciones españoles en nada ensombrece la luz que estos pocos emiten, habida cuenta de que en términos generales tuvieron que actuar de motu propio, ya que el gobierno de Madrid no les apoyó en nada, antes incluso en ocasiones les estorbó quitándoles del medio.

.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita