Inicio arrow Contactar
 
LIBROS Imprimir E-Mail
sábado, 11 de diciembre de 2010
“Bernardo, 1900-1933”, de Myriam Escliar

Hace mas de 10 años creamos en el Dpto. de Cultura de Hebraica el ciclo “Socios Creadores” y en el marco de este ciclo presentamos el nuevo libro de una querida socia, Myriam Escliar, titulado “Bernardo, 1900-1933”.


Myriam es licenciada en letras egresada de la Universidad de Buenos Aires y profesora de Inglés e Italiano. Entre sus traducciones, figura el maravilloso escritor Isaac Bashevis Singer.

Escribió “Mujeres en la literatura y la vida judeo-argentina”, la novela histórica “Fenia” y un libro de cuentos: “Arele y otras historias”. “Los otros gauchos judíos”, “Mujeres extraordinarias” y “Blackie”.

Nuevamente Myriam, con una constante en su obra: la obra como homenaje y

la memoria como organizador de esa obra. En este caso un homenaje a su padre, el escritor, periodista y crítico teatral Bernardo Escliar. Un hombre que falleció muy joven, a los 33 años. Hay otra constante en las obras de Myriam que tiene que ver con el relato de personajes de la historia injustamente olvidados. Su trabajo previo a la escritura consiste en la investigación y reconstrucción de esas vidas olvidadas. En este caso particular, se duplican el esfuerzo, la pasión y las emociones de Myriam, por tratarse nada menos que de su padre.

Hay, por un lado la reconstrucción y la recreación de la vida de su familia, de sus propios padres, de sus abuelos y de su tía Catalina. Conociendo la obra y las opiniones de Myriam, diría que seguramente ella admira especialmente a esa tía Catalina, una mujer independiente que trata de luchar contra las convenciones y los mandatos sociales de su época.

Menciona a las feministas de su otro libro y a las mujeres que ella misma admira. Como Alfonsina Storni.

Y en este mismo sentido, otro comentario. La obra es una biografía escrita en primera persona, hecho que seguramente no fue azaroso sino mas bien con la intención de fusionarse ella misma, Myriam como narradora, con la figura de su padre. En muchos capítulos me pareció estar escuchando la propia voz de Myriam a través de ese artilugio que ofrece la literatura de poder ser uno en la voz de otro. Reconozco a Myriam en la voz de su padre.

Entre biografía en primera persona y crónica, pareciera que esa primera persona tiene dos voces al mismo tiempo, la de su padre y la suya propia.

De hecho, al margen de vínculo padre hija, hay un mundo en común entre ellos dos, el mundo de la literatura, de las letras, de la palabra.

Por otro lado, Myriam hace una especie de pintura de época interesante con descripciones fantásticas de los aspectos sociales, culturales, económicos y políticos de las décadas del 20 y del 30. De modo que se complementan y se entretejen la biografía de su padre, el panorama de una época y su propia vida.

Me detengo en uno de los momentos más relevantes de la vida de Bernardo, que también son relevantes para nosotros y que tiene sentido resaltar aquí justamente en la Hebraica, en la Hebraica que alguna vez fue la Hebraica de Gerchunoff. La anécdota es que Bernardo llevaba a su hermana Catalina a las reuniones que hacía con sus amigos Alberto Gerchunoff, al que llamaban Gerchu y al que debía su puesto en el diario La Nación, con el escritor, periodista y dramaturgo Samuel Eichelbaum y con Israel Zeitlin, más conocido como César Tiempo.

A lo largo de todo el libro y de una manera minuciosa, Myriam relata episodios y anécdotas con personalidades de la cultura de aquellos años, del grupo de Boedo, de la intensa actividad editorial de aquellas décadas, del teatro judío y de esa amistad con judíos porteños que no eran hombres religiosos pero que se identificaban con su ser judíos integrados a la sociedad en la que vivían. “Mente porteña y corazón judío.”Efectivamente se trató de una generación de inmigrantes, extranjeros, que se empeñaron por integrarse a la sociedad argentina a través de la cultura, de las letras. Y en este sentido, será una generación de escritores, editores, periodistas artistas e intelectuales que harán un aporte cualitativo a la cultura nacional.

El acádémico Leonardo Senkman dirá que la publicación de la obra de Gerchunoff “Los Gauchos Judíos” en 1910, en el centenario de la Revolución, fue la carta de ciudadanía de los judios inmigrantes. Fue la fusión entre dos culturas, la judía y la gentil y la entrada y la aceptación a ese mundo gentil a través de una obra literaria, a través de hecho cultural. Bernardo Escliar es un claro exponente de esa generación.

Myriam suele invitar para presentar sus trabajos, a mujeres, todas ellas mujeres cuya herramienta de trabajo es la palabra, incluida Myriam y su padre, también presente en esta mesa que integran: Fanny Mandelbaum, Martha Wolf, Mirtha Schalom..

....................................................................................................................

Elsa Drucaroff dijo una vez en una entrevista: “Si escribir es un placer y un oficio, en definitiva solitario, celebrar los libros es un placer colectivo”

Celebremos este libro.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita