Inicio arrow Las+noticias arrow 4401 arrow Jafetz Jaim, a 75 años de su fallecimiento
 
Jafetz Jaim, a 75 años de su fallecimiento Imprimir E-Mail
domingo, 17 de octubre de 2010
Por Moshé Korin.

Hace poco menos de un año se cumplió el 75 aniversario del fallecimiento del gran erudito y “tzadik”( justo), Rabi Israel Meir HaCohen, quien es conocido en el mundo judío con el nombre: Jafetz Jaim.


“Jafetz Jaim”es el título de su primer texto impreso, inspirado en el versículo: “Quién es el hombre que desea la vida (Jafetz Jaim)... Guarda tu lengua del mal y tus labios de hablar engaño... Procura la paz”(Salmos 34: 13-15), el cual trata sobre las conductas humanas relacionadas con “Lashón Hará” ( calumnia) y “ Rejilut”( difamación). El escrito fue publicado en el año 1873, sin mencionar el nombre del autor.

Debido a esa razón, al escritor anónimo se lo llamó por el título del libro. Y desde entonces, también cuando se develó la autoria, quedó apodado por el pueblo como Jafetz Jaim.

Con el nombre de este personaje, a decir verdad, yo me familiaricé desde mi más tierna infancia, pues mi abuelo materno Reb Tzvi Hersh Basis, quien tenía diploma de Rabino, pero nunca ejerció como tal, pues se consideraba discípulo y seguidor de las enseñanzas y del comportamiento del gran maestro de varias generaciones del pueblo.

Frecuentemente me relataba mi “zeide”, sobre la vida y la obra del Jófetz Jáim, que era como él lo pronunciaba.

Biografía

El Jafetz Jaim nació en el pueblo Zatel (en idish Yetl) en la provincia de Slonim, en Rusia, en el año 1839, y falleció poco antes de cumplir 95 años en el pueblo Radun (los judíos lo denominaban Radin) en las cercanías de Vilna; y fue en las “Ieshivot”de esa ciudad, donde estudió durante su juventud y se graduó como Rav.

Esta luminaria del pueblo judío, llegó a ser casi una leyenda en vida. Nunca quiso ejercer como rabino pago de una Kehilá (comunidad). Vivía modestamente de un pequeño almacén atendido mayormente por su esposa. Él llevaba la contabilidad.

Con respecto a ese humilde comercio, también tenía un sinfin de reparos. Le pedía a su señora que no abriera el local después del mediodía, a fin de evitar competencia con otros negocios, que según él, sus dueños necesitaban más que ellos. En general dudaba mucho de la honestidad comercial. Ni bien pudo, cerró el local.

La Ieshivá

Un solo cargo aceptó detentar, “Rosh Ieshivá” (Director de una Academia Talmúdica). Y así, rápidamente, la “Ieshivá de Radum” atrajo alumnos de todas las latitudes. Tampoco por esa función aceptó recibir remuneración.

El Jafetz Jaim no fue Rabino de su ciudad, pues se negó a serlo. Pero rápidamente, se transformó en Rabino de gran parte del pueblo judío; en un líder espiritual de su generación. Eso aconteció también, sin habérselo propuesto.

El fue querido y respetado no sólo en el mundo intelectual, entre rabinos y eruditos, sino también entre la masa popular.

Para los estudiosos él era el iluminado genio; para los rabinos, un árbitro definitivo, y para el hombre común, el guía orientador.

Sus escritos, de los cuales mi abuelo tenía varios tomos, estaban dirigidos a todos los niveles sociales y culturales; para el erudito y para el obrero, para el rabino y el judío que sólo sabía rezar algunos Salmos, para la mujer y para el soldado judío.

El apreciaba y respetaba a cada integrante de la grey judía, sin hacer diferencias y trataba de enaltecer a cada sujeto por sí mismo.

Sus escritos

Sus libros, amén de haber sido escritos en un idioma accesible, también los tradujo al idish, a fin de que todos, sin excepción, los pudieran leer o tener la posibilidad de escuchar su lectura.

También popularizó aún más, el “Shuljan Aruj” (código de leyes compilado por el Rabino Iosef Caro), por intermedio de sus escritos “Mishná Brurá” (Estudio claro).

Fundamentalmente se dedicó a poner énfasis en costumbres, leyes y tradiciones, que según su entender, estaban un poco dejadas de lado, y no se les daba la adecuada importancia, a pesar de ser, según él, de vital importancia.

Específicamente, exigía que cada individuo debería ser cuidadoso con lo que dice y expresa (libro “Shmirat HaLashón” – el cuidado de la lengua). Ser honesto en las transacciones, comprar y vender respetando el peso y la medida justos (Compendio “Midot Umishkalot” – Medidas y pesas).

El libro “Ahavat Jesed” – (Apego a las buenas acciones), describe diversos tipos de buenas acciones como: pagar al asalariado en tiempo y forma y ayudar al necesitado a través de préstamos sin intereses.

En el texto “Majané Israel” (El cuartel de Israel), explica cómo un soldado judío debe mantener su identidad y sus tradiciones en el ejército. Y para el inmigrante judío preparó unos escritos, “Nidjei Israel” (Los apartados de Israel), donde enseña cómo conservar el ser judío cuando uno está alejado del hogar raigal.

La personalidad

El Jafetz Jaim enseñaba por doquier e influenciaba también, por el solo hecho de que él personificaba con su actitud, todo lo que escribía y predicaba.

Recuerdo cómo mi “zeide” (abuelo) me contaba, lo que él, aquí en la Argentina, en el año 1933, dijo para un grupo de admiradores del gran maestro, en una “Hazcara” en su memoria al mes de su fallecimiento: “El gran Rabino piadoso, la luminaria de Israel, no fue un ‘Baal mofet’ –( un súper hombre), no era alguien que hacía milagros, él fue un judío del ‘Shulján Aruj’; simplemente, él respetaba todas las leyes; más aún: él representaba en la vida, la corporización del código de leyes”.

En esa oportunidad también citó un escrito de Rabí Aarón Bloch, un alumno dilecto del Jafetz Jaim, quien relataba: “Cuando judíos se acercaban y le pedían una bendición para que se cumpla un deseo, el Gran Maestro asombrado contestaba con una pregunta: cuando alguien puede pedir un favor directamente al rey, ¿cuál es la razón para que se dirija a uno de sus sirvientes? Y a continuación explicaba el porqué de esta pregunta. Cada judío puede orar directamente al rey, al Creador del universo, que se encuentra tan cerca de cada uno, por qué pedirle a un semejante a ustedes, que poco puede ayudarlos”.

Y mi abuelo terminó diciendo su “drashá” (disertación): “Permanentemente de él fluía inteligencia, bondad, sabiduría, ilustraba sus relatos con suspicaces y adecuadas moralejas, así como también con cuentos y ejemplos alusivos a buenas acciones y compresión hacia el semejante”.

Opiniones

Reb. Leib Jasman, quien era de los conocidos “Baalei Musar” (Portadores de la Ética), de la Academia Talmúdica de Kelme, solía relatar que durante la Primera Guerra Mundial y hasta 1922, el Jafetz Jaim y su familia, tuvieron que deambular de una ciudad a otra, especialmente en Bielorrusia.

Durante su estadía en el pueblo de Smilovich se enteró, que los judíos adinerados del lugar, no respondían generosamente frente a la campaña “Maot Jitin” (Fondo para las matzot y otras necesidades de la festividad de Pesaj), y surgía la incógnita, si es que a los judíos carenciados les alcanzaría para adquirir los elementos básicos necesarios para la fiesta.

El Gran Rabino piadoso, que por aquel entonces oscilaba los ochenta años, convocó a una asamblea urgente en el templo y se dirigió a los presentes, aproximadamente, de esta manera:

“Como ustedes ven, yo ya soy un hombre anciano y posiblemente en poco tiempo seré requerido por el Tribunal Celestial; allí seguramente me preguntarán, si los judíos de Smilovich son generosos con la tzedaká, con la donación de Maot Jitin. Y es por eso que ahora les pregunto a ustedes”:

“¿Qué es lo que yo debería responder?¿Si dijera que ustedes aportan lo necesario? Sería faltar a la verdad; como saben, yo jamás he mentido; y si contestara que ustedes no dan lo suficiente, incurriría en la falta de ‘lashón hará’, y eso bajo ningún punto de vista lo aceptaría”.

Ni bien él terminó de hablar, el público conmovido acercó sus donaciones a los efectos de colaborar con la campaña para Pesaj.

La vida privada

Como sabemos, el Jafetz Jaim y su familia vivían humildemente, y hubo épocas en las cuales padecían las necesidades de la pobreza.

Su sustento fundamental, después de haber cerrado el pequeño comercio, provenía de la venta de sus libros a un precio muy accesible y económico, y siempre se negó a cobrar más del valor estipulado.

Ilustrar esta actitud del Gran Rabino Maestro, quisiera a través de una anécdota que mi “zeide” materno Reb. Tzví Hersch Basis, nos solía relatar: “Al Barón Simón Zeev Rothschild de Frankfurt, le llegó la noticia de la luminosidad, piedad y genialidad del Jafetz Jaim, como así también, de la importancia de sus escritos. Fue entonces, que le pidió a su amigo Eliahu Rozenheim, que le comprara sus libros, y mandó con él 100 marcos para adquirirlos.”

“El Jafetz Jaim naturalmente, le envió todos los libros que le había encargado, pero le adjuntó la cuenta, de la cual se desprendía que el valor de lo enviado sumaba 14 marcos, así que le devolvió 86 marcos y adjuntó una esquela, en la cual agradeció el gesto, aclarándole que él no recibe, bajo ningún concepto, regalos.”

“El Rabino agregó en la nota, que si Rothschild está dispuesto a donar a la Ieshivá de Radun (de la cual él, su Director, no percibía sueldo), le estarían muy agradecidos.”

“El Barón, muy sorprendido por la actitud del Jafetz Jaim, comenzó a ser un habitual e importante donante.”

Israel

El Jafetz Jaim tenía intenciones de asentarse en Ertez Israel. En la ciudad de Petaj Tikva, le habían preparado una vivienda en las cercanías de la “Ieshiva de Lomye”, pero surgieron algunas dificultades que lo obligaron a posponer el viaje.

En 1925, a la edad de 87 años, el Jafetz Jaim tenía ya todo preparado para su “aliá”. Fue entonces que infinidad de famosos rabinos le imploraron con la parábola del Rabi de Salant: “Un padre no abandona a sus hijos, ni en la vejez, pues ellos necesitan siempre de sus consejos”.

Luego acontecieron otras dificultades, hasta que él mismo, ya muy anciano, dijo: “aparentemente desde el cielo, es que no me lo permiten…”.

Y fue así, que en 1933, partió de este mundo, el Gran Maestro, que por sus conocimientos y comportamiento, influyó, influye e influirá por generaciones en muchísimos judíos, cuyo nombre era Israel Meir HaCohen conocido y venerado por todos, como Jafetz Jaim.

Muchas “Ieshivot” (academias talmúdicas), escuelas religiosas y un Kibutz fundado por el Movimiento “Poalei Agudat Isarel” con orgullo, perpetuaron su memoria, portando su nombre.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2020 Mundo Israelita