Inicio arrow Homenaje a J.K.
 
El Arca perdida de la alianza Imprimir E-Mail
viernes, 24 de septiembre de 2010
Por Erika Rosenberg
Hace algunos días mantuve una conversación muy interesante con Myriam, mi nuera. Una de esas que a uno lo dejan meditando no sólo por el espacio de algunas horas, sino también de algunos días, sobre todo cuando se tratan temas profundos atinentes al origen de nuestra Humanidad. Estamos viviendo una etapa en la Historia social y espiritual de gran descreimiento, de olvido de las más arraigadas tradiciones y de la existencia misma del Ser Humano. Todo acontece hoy en un minuto, todo parece ser efímero y el paso del tiempo ha cobrado un ritmo al que no podemos ya detener. Todo se realiza AQUÍ y AHORA como si no hubiera ningún sentimiento futurista y como si el Mundo mismo se derritiera en sus antípodas. Es por ello que hoy dedicaré unas líneas a un tema, según mi entender, sumamente interesante y que tal vez por el halo de misterio que lo rodea lo hace más atractivo y fascinante.

Hoy hablaré sobre El Arca Perdida de la Alianza , sobre Profecías y Profetas que tanto nos involucra a nosotros como los pioneros de una religión monoteísta. El Judaísmo dio paso a todas las otras religiones de Occidente y amerita el espacio en este honorable periódico.

El Arca Perdida de la Alianza es el Tesoro místico más Antiguo del Viejo Testamento que posee la Humanidad y fue la meca de Caballeros Cruzados en el siglo XII. También se interesaron por este misterio los arqueólogos, místicos, aventureros, comerciantes en pos de beneficiarse con grandes fortunas, historiadores, teólogos y algún que otro filósofo.

Para hablar de esto debemos retornar, aunque sea en forma imaginativa cerrando nuestros ojos, a la ciudad mística de Jerusalén, quizás la ciudad más famosa entre todas, si hablamos del origen de las religiones monoteístas. En Jerusalén emergieron las tres grandes religiones del mundo occidental: El Judaísmo, el Cristianismo y el Islamismo. Esta ciudad, según puede deducirse de las antiguas escrituras, fue construida en derredor a una de las reliquias más sagradas del Antiguo Testamento.

Los Judíos trajeron hace aproximadamente unos 3000 años el Arca a la ciudad de Oro, como así se llamaba a Jerusalén. Estos la habían construido al pié del Monte Sinaí y según Moisés y como también surge del Antiguo Testamento, su planificación venía directamente de las manos de Dios. Es por ello que el Arca era la representación de Dios en la tierra y era adorada por profetas y sacerdotes. Dios estaba representado en el Arca por una inmensa bola de fuego. Dios como llama eterna y vida de la divinidad y fe.

Al Arca de atribuían poderes sobrenaturales y también legendarios como separar y detener las aguas, en el caso del Mar Rojo (hoy a la altura de la península de Sinaí, ciudad de Eilat, lugar vacacional internacional con diversidad de peces y un acuario natural, casi único en el mundo. Una explanada penetra en el mar y unas escaleras conducen al acuario panorámico), derrumbar montañas, vencer ejércitos como en el caso del sitio de la ciudad Jericó y proveer de alimento en el caso de la caída del maná del cielo.

Si nos avocamos a la lectura del Antiguo Testamento veremos que en más de 250 partes se hace referencias al Arca. Los Judíos acostumbraban a cargar con ella adonde quiera que fuesen. También el rey David hizo traer el Arca cuando comenzó su reinado a fines del siglo XI antes de Cristo. El pretendía colocarla en la cima de una montaña, a cuyos pies se encontraba una aldea, y sobre la cima construir luego un templo. Pero sus planes se vieron frustrados al morir, y su hijo Salomón debió continuar con este legado.

El Arca continuó en este lugar hasta el año 900 antes de la Era Cristiana y luego misteriosamente desapareció sin dejar rastro alguno.

Aún hoy refleja esta historia uno de los misterios místicos más importantes de la Humanidad. Todavía hay expediciones que la buscan, aventureros que viven todo tipo de vicisitudes en la búsqueda de lo que también podría llamarse una especie de piedra filosofal de las religiones, ya que el Arca es algo muy importante para Judíos, Cristianos e Islamistas.

¿Llegará a encontrarse alguna vez? Y si fuese así cómo podría llegarse a reconocer que se trata del Arca.

No sólo deberá existir el afán de la búsqueda, también deberían hacerse esfuerzos para reconocerla. Muchas veces buscamos algo y creemos no poder hallarlo, y no necesariamente porque el objeto no exista, es que más de una vez no tenemos la capacidad de reconocerlo. Y pensar que ha estado allí por tantos años. . . y nosotros permanecemos ciegos a la realidad.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2019 Mundo Israelita