Inicio
 
Por Miguel A. Cherro Aguerre: “Giza, la niña de la maleta.” Imprimir E-Mail
miércoles, 15 de septiembre de 2010

Por Moshé Korin*

Siempre que llega a nuestras manos un relato de sobrevivientes de la Shoá, sabemos que estamos frente a un texto eminentemente singular e irrepetible. Lo leemos con respeto y admiración por quien se enfrenta a la ardua tarea de hacer presente esos recuerdos de la brutalidad inhumana, y al mismo tiempo contemplamos además la maravilla de haberse forjado una vida luego de haber padecido tanto.

El libro que ahora nos ocupa, presenta facetas que lo tornan por demás interesentante. Ya desde su nacimiento, es decir el modo en el cual se gestó el anhelo de llevarlo a cabo, impacta por el grado de conexión que se establece entre quién lo escribe, Miguel Cherro Aguerre y quien brinda sus recuerdos, Giza.

 


Miguel Cherro Aguerre participaba como expositor en una actividad de cine documental en el Colegio Seminario de Uruguay cuyo tema era la Shoá. Sentada junto a él estaba Giza, sobreviviente quien tenía tan sólo cinco años cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial. Es en esta situación en la cual se conocen por primera vez. Giza comienza a hablar y dice no sentirse bien, momento en el cual todo el bagaje teórico y práctico que hace a la profesión de psiquiatra y psicoterapeuta del Dr. Cherro Aguerre se detiene, enmudece y se paraliza. “Tuve inmediatamente el sentimiento de estar ante un ser diferente y a la vez el deseo de saber más sobre esa particular experiencia y profundizar en ella”.

 

Podríamos decir, luego de leer el libro, que allí comienza una búsqueda para ambos de salir de cierta parálisis. Giza olvidó prácticamente todo lo ocurrido durante aquella época y junto a Cherro Aguerre intenta reconstruir aquellos vacíos de la memoria.

Miguel Cherro Aguerre escribe las páginas de “Giza, la niña de la maleta”; Giza habla y rememora el pasado y sus secuelas, ambos entretejen la compleja autoría de esta obra.

 

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

* Director del Dto. de Cultura de la AMIA

Hacia el recordar

Nacida en el gueto de Varsovia en noviembre de 1940, aún si posee partidas de nacimiento donde figura como nacida en abril de 1941, Giza nunca se atrevió a mirarlas. Cuando tenía un año de edad sus padres la confiaron a una familia polaca para que la cuidaran. Salió del gueto de contrabando escondida en una maleta. Su padre estuvo en Auschwitz y aún si pudo ver la liberación del campo de exterminio, no sobrevivió mucho tiempo más; su madre falleció poco después de ser deportada a Treblinka.

 

Al finalizar la Guerra, sus tíos maternos la buscaron en la casa de la familia polaca que la había alojado y protegido durante cuatro años. Arribó junto a ellos a Uruguay en noviembre de 1947 a través de la gestión de un tío paterno, quien les envió los documentos necesarios para su ingreso. Desde los nueve años Giza trabajaba en la fábrica de los tíos, logró estudiar, casarse y forjar una familia que hoy la ve convertirse en abuela.

Sin embargo, la admirable capacidad de construcción de futuro, de crear más allá de lo ocurrido deja en silencio los repetidos duelos que debió afrontar, los distintos desarraigos que se fueron sucediendo, las resignaciones a las que debió sobreponerse, los vacíos de recuerdos que cargó toda su vida. Aún si ella las asume con naturalidad, estas silenciosas cicatrices están.

 

En este libro Cherro Aguerre resalta ambos aspectos por igual. Se interroga hipotetizando sobre cómo fue posible que Giza, habiendo padecido desde su nacimiento varias circunstancias traumáticas, ha podido albergar dentro de sí los recursos simbólicos que le permitieran continuar su vida y crear su propia familia; al tiempo que también se pregunta sobre las imborrables marcas que han quedado visibles, principalmente en la ausencia de recuerdos de aquellos años.

 

Si bien hay en el texto una mirada que intenta desentrañar los mecanismos psíquicos que hicieron posible que Giza no quedara permanentemente subsumida en lo padecido, el presente libro no es sobre “un caso”. No es éste el modo en el cual se establece la relación entre Cherro Aguerre y Giza. No se trata de la distancia de un sujeto que científicamente explora y un objeto que es analizado. Además de un omnipresente profundo respeto por parte de Cherro Aguerre, hallamos una empatía y una personal modalidad de involucrarse con lo vivido por Giza, al punto tal de ofrecerle sus propios recuerdos y experiencias para que a partir de ellas, pueda reconstruir lo vivido en los años de infancia.

 

“(...) eché mano a mis vivencias y a mis recuerdos en un afán por rellenar esos huecos tanto del punto de vista de cómo ocurrieron o pudieron ocurrir los acontecimientos, como del punto de vista de qué emociones los atravesaron y acompañaron significándolos.”

 

En otras palabras, le presta sus propias memorias para que Giza rememore. Y en este intento de llenar el silencio y el olvido aparecen también otras historias de sobrevivientes de la Shoá. Cherro Aguerre se abocó a la búsqueda de situaciones que pudieran semejarse a las de Giza. Una de ellas es la escritora Irene Nemirovsky, quien intenta por todos los medios salvar a sus hijas de las garras nazis y entre una de las múltiples maneras de lograrlo se convierte al cristianismo tras no haber podido conseguir la ciudadanía francesa. Continúa escribiendo fervorosamente su inconclusa “Suite Francesa”, conservada luego cual tesoro por sus hijas y la tutora. En 1942 presintiendo la deportación lega sus bienes a la tutora de sus hijas, meses después moriría en Auschwitz.

 

Otra de las experiencias paralelas que nos brinda el libro son los sentimientos que surgieron en Cherro Aguerre al visitar diversos museos que aluden a la Shoá, entre ellos el Museo Judío de Berlín. Nos narra en primera persona las sensaciones de exilio, de desesperación en los campos de concentración, emociones impactantes vehiculizadas a través del arte. Gran parte del texto de la publicación está constituido por estas búsquedas de elementos que le permitieran captar qué sintió Giza y tantos otros. Es un permanente entrecruzamiento de distintos relatos, hechos, sensaciones, datos históricos. Si Giza ha permanecido en silencio hasta ahora, si Giza ha olvidado lo ocurrido, Cherro Aguerre se comprometió con la tarea de hallar voces que hayan podido hablar.

 

“Yo diría que este libro es apenas una historia parcial y probable de Giza, pero que está anudada por empatía, a recuerdos y vivencias de mi propia vida y quizás de la vida de otros que se sentirán aludidos e implicados en él.”

 

Además de la reconstrucción histórica a la que se refiere Cherro Aguerre hay aquí una elaboración de una hipótesis psicológica sobre lo ocurrido a Giza. No adentraremos en ella, pues es fruto de un singular recorrido teórico que se plasma en el transcurso del libro, sólo resaltaremos que no se trata de las más comunes y facilistas hipótesis explicativas.

 

De aquél primer encuentro con Giza el cual originó el proyecto de este libro, Cherro Aguerre también salió transformado. Habiendo sido pediatra, Vicepresidente Regional desde 1992 hasta el 2000 de la Wold Association for Infant Mental Health, escribió y realizó investigaciones sobre la teoría del apego y sin embargo hasta ahora no había sino rozado apenas el tema de los niños escondidos en la época del nazismo y los niños cautivos durante la dictadura militar uruguaya de los 70’.

 

“Del mismo modo que Giza y los sobrevivientes no podían hablar yo no puede ver ni oír, cosas que sin embargo debían interesarme y preocuparme, como si también en mí se hubiera hecho el silencio por muchos años y algo le impidiera expresarse hasta que finalmente se hizo la luz y cobró voz.”

 

Arduo es levantar el manto de silencio que yace sobre los horrores producidos por el propio género humano, enfrentarse a ellos, analizarlos, develarlos, hacerlos públicos y acompañar a atravesarlos a quienes lo padecieron; no es sencillo pero es necesario, pues sus secuelas aún si calladas, están.

 

NOTA: En abril de 2010, Giza, en el marco del programa “Marcha por la vida”, visitó a la familia polaca que la crío con tanto cariño y amor durante los terribles años de la shoá. Esta familia, amén de salvarle la vida, nunca dejó de buscarla.

Este emotivo y profundo acontecimiento lo relataremos en otra nota.

El próximo 19 de Agosto a las 19. 30hs. se llevará a cabo en el Auditorio de AMIA, Pasteur 633, con entrada libre y gratuita la presentación de dicho libro con la presencia y la participación del autor del libro y de la protagonista.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita