Inicio
 
Messerschmidt Imprimir E-Mail
miércoles, 30 de junio de 2010
Por Rodolfo Jacobi
(Especial, desde Israel)
Cuando ya para muchos que la vivimos, la Segunda Guerra Mundial tomó un rumbo diferente, después de la batalla de Stalingrado, Hitler y otros de sus malvados conquistadores de Lebensraum (espacio vital) pusieron gran esperanza en un genio de la ingeniería aérea alemana.


En la batalla de Stalingrado, al principio de 1943 y hasta marzo del mismo año, los nazis perdieron a manos del ejército soviético casi tanto territorio del sur de Rusia como habían ocupado en todo el año 1942. Los italianos entendieron correctamente la situación global (inclusive en África del Norte) y trataron de retirarse de la contienda en el mismo año 1943. Si bien en el liderazgo nazi la desilusión fue grande, algunos, con el mismo Führer a la cabeza, pusieron mucha esperanza en la persona de Willy Messerschmidt, un ingeniero superdotado, quien fue uno de los primeros que construyeron un avión militar a reacción (de chorro) que causó importantes daños a los aliados.

Afortunadamente, la producción de las democracias se incrementó ya de tal manera que por más que se esforzaron los alemanes no pudieron igualar la producción bélica de los aliados. (Estados Unidos entregó a la Unión Soviética en 1943, 4.000 coches blindados y más de 3.000 aviones). El problema del petróleo y la escasez de otras materias primas originaba dificultades insuperables al ejército alemán. El avión de caza Messerschmidt (Me 262) dejó a algunos nazis la ilusión de ser un factor decisivo que junto con la WW (Wunderwaffe) cohetes V1 y V2 dejaría a Inglaterra en ruinas, pero la superioridad de los aliados fue tal y las pérdidas de los alemanes en los frentes militares y en los mares fueron abrumadoras de manera que éxitos parciales en algunas batallas aéreas entre aviones Messerschmidt y algunos bombarderos americanos e ingleses no podían alterar el balance favorable a las potencias antinazis.

Ya en 1926, cuando nadie pensaba en el nazismo ni en la guerra, se estableció en la ciudad de Augsburgo (Bavaria) la fábrica de aviones de Messerschmidt. En 1938, en Rostock, en el norte de Alemania se construyó el primer avión a reacción, un Heinkel 178 y poco después, aún antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Messerschmidt también fabricó su avión de caza a reacción. Si se piensa que todavía veinte años después en los vuelos comerciales se usaba casi sólo aviones a hélice (en 1958 el que escribe la presente nota tardó 34 horas en el avión de Alitalia desde Milán a Buenos Aires). La casi totalidad de las líneas aéreas internacionales transportaba a sus pasajeros con aviones a hélice. Es cosa difícil de entender para un inexperto sabiendo que ya en 1938, aunque sólo en Alemania, se comenzó a producir aviones a reacción. Después de la guerra hubo una coproducción franco-alemana de aviones militares a reacción, también en los Estados Unidos se fabricaban aviones militares de chorro. Los primeros aviones comerciales a reacción se fabricaban aparentemente entre 1949 y 1954 (los Haviland-Comet). Algunos de ellos se fueron a pique lo que causó la suspensión de la fabricación y su uso. Después, los Boeing recién reanudaron la producción. La gran tragedia en la fabricación de los cazas Messerschmidt 162 durante la guerra fue la decisión de establecer la enorme fábrica subterránea en Austria, en el campo de concentración de Mauthausen y Gusen. El lugar estaba más alejado de la aviación aliada con sus bases en Gran Bretaña que estuvieron bombardeando los objetivos alemanes, sean fábricas, puertos u otros blancos militares o civiles. La mano de obra principal en estos campos consistía de prisioneros de guerra y judíos que aún sobrevivieron y otros perseguidos por los nazis. De aproximadamente 50.000 hombres usados, apenas unos 15.000 sobrevivieron, los demás murieron por hambre, agotamiento o sucumbieron por enfermedades y debilidad. Los ingenieros y empleados alemanes recibieron un trato normal con sueldo y alimentos de la población civil. Los prisioneros eran especialmente rusos, polacos, serbios, checos, pero también franceses, italianos y otros. Los alemanes clasificaron a los campos de Mauthausen y Gusen como de “tercera” o sea los más mortales, aunque no sabemos en qué Auschvitz y los demás pudieran haberse destacado. Dicen que los trabajadores esclavos vivieron raras veces más de tres meses en su labor. En una exposición aérea hace tres años en Berlín fueron expuestos nuevos modelos del Messerschmidt 162 con gran júbilo. No sabemos si llegó al conocimiento del numeroso público en ese momento en qué condiciones infrahumanas decenas de miles de prisioneros de todas las naciones tuvieron que pagar con su vida la contribución hecha a la construcción de aviones de caza Messerschmidt. Históricamente se llegó a saber que algunos de los empleados civiles de la empresa en la guerra trataron correctamente a los prisioneros, en cambio los “kapos” fueron todos bestias en prendas humanas.

Para un no entendido en la materia es difícil comprender que habiendo existido ya un avión a reacción en Alemania en 1938, veinte años después todavía no fue moneda corriente en la aviación comercial si bien ya existía en forma experimental. Los aviones Havilland Comet cuya producción (1949-1954) se interrumpió cuando en algunos casos los aviones con todos sus pasajeros se fueron a pique. En su tiempo el problema principal consistía en la falta de resistencia de las aleaciones de los metales a las altas temperaturas que causó mortales accidentes de los aviones al volar a mayor altura y a mayores distancias entre aeropuertos.

Según una fuente confiable recién en 1944, o sea en el último año de la Segunda Guerra Mundial el avión caza He (Henkel) 178 alemán alcanzó la velocidad de 450 Km/h, el primer caza operativo fue el Me 262 (Messerschmidt) aparentemente entró en producción en 1940/41, pero aún los modelos avanzados más adelante tuvieron sus defectos, entre otros por su lentitud en el despegue lo que dio oportunidad a los bombarderos aliados a destruirlos muchas veces en tierra antes de poder levantar vuelo.

Después de la guerra, Willy Messerschmidt fue encarcelado por los vencedores por haber usado mano de obra esclava aunque este tipo de organización estaba en manos de empresas administradas por la SS –Sturm-staffel- nazi. Después de dos años, el ingeniero jefe de la firma fue puesto en libertad pero no recibió permiso para dedicarse a la producción de aviones en Alemania hasta 1969. Una vez en libertad, Messerschmidt se trasladó a España donde se desempeñó en la industria aeronáutica local. En 1970 se retiró de la actividad profesional. Falleció en 1978. De los aproximadamente 70.000 prisioneros de guerra empleados durante la guerra en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen apenas sobrevivieron 20.000.

La diferencia en las últimas cifras respecto a otras mencionadas anteriormente se debe a que se originan en otra fuente.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita