Inicio
 
El Holocausto Imprimir E-Mail
domingo, 23 de mayo de 2010
Por Corina Schvartzapel

Uno de los problemas básicos relacionados con este fenómeno histórico es la difícil cuestión de qué sabían y qué hicieron dentro y fuera de Europa ocupada aquellos que decidieron ser los espectadores pasivos del genocidio.

Para entender este tema nada mejor que interiorizarse en el trabajo de Israel Gutman* sobre cual fue la posición de los polacos ante las deportaciones masivas de judíos del Ghetto de Varsovia en el verano de 1942.

Las investigaciones sobre las relaciones entre judíos y polacos durante la Segunda Guerra Mundial aún no son muy objetivas. Según los polacos, los judíos lanzan afirmaciones falsas contra ellos, enlodando, de este modo, el buen nombre y los intereses del pueblo polaco.

En referencia a las publicaciones polacas y aun si pasamos por alto las abominables mentiras que hizo circular la República Popular Polaca en su ponzoñosa campaña antijudía de fines de la década de l960, seguimos hallando que la mayor parte de las publicaciones polacas serias y autorizadas, no son, en modo alguno, una tentativa de introspección por parte de una nación en cuyo seno ocurrió la gran tragedia. Esas obras son tendenciosas al presentar a los polacos como un pueblo que ayudó al pueblo judío en esos días de pruebas y tribulaciones.

Aunque es cierto que no se les concedió a los polacos forma alguna de autonomía como ocurrió en algunos otros países ocupados, como Bélgica y Holanda, los alemanes tomaron en cuenta cuán profundamente arraigado era el antisemitismo polaco para utilizarlo a sus fines.

En esa época existía un gobierno polaco en Londres y también una red clandestina que tenía una organización de combate relativamente fuerte denominada Armia Krajowa (A.K.).

Israel Gutman se pregunta qué posición adoptaron estas instituciones y fuerzas frente a la política antijudía de las autoridades de ocupación. Además, cómo respondieron frente a una realidad en la que millones de judíos polacos fueron aislados, sometidos a la degradación, a la muerte por inanición y enfermedades contagiosas y que, más tarde, fueron victimas de una aniquilación total.

Aunque los polacos sufrieron una ocupación nazi más opresiva y brutal que en otros países, a diferencia de los habitantes de éstos, aquellos tenían conocimiento detallado acerca de los campos de exterminio.

Heinrich Himmler señaló a 1942 como el año destinado a la liquidación de los judíos que se hallaban en la gobernación general. Un factor que facilitó la tarea de las SS y de la policía en esta zona geográfica fue, que no era necesario tener en cuenta a la población polaca porque sabían que cualquier intento de rebelión sería fatal para ellos, y además Hans Frank y su plana mayor, autoridades alemanas locales, apoyaban con entusiasmo el exterminio de los judíos e instaban a que la “Solución Final” fuera en primer término en la Gobernación General. Para los jefes de la SS el aniquilamiento de la judería polaca había sido definido como una parte clave del asesinato masivo de la judería europea; los nazis consideraban a esta comunidad judía como la auténtica reserva racial del pueblo judío.

Hubo un hecho que redujo el ritmo de aniquilación en setiembre y octubre de 1942, fue la necesidad de una fuerza de trabajo para la industria armamentista. Por lo tanto los judíos constituyeron la fuente de mano de obra; temporariamente los trabajadores judíos especializados fueron resguardados.

Según cálculos alemanes a comienzos de 1943 quedaban en la Gobernación General unos 300.000 judíos de los más de dos millones que habían residido allí al estallar la guerra en 1939.

Las deportaciones de los judíos de Varsovia a Treblinka ocurrieron entre el 22 de julio y mediados de setiembre de 1942 y constituyó la culminación de la campañas de exterminio. Para comprender el horror que ocurrió durante esas siete semanas, son significativas las siguientes cifras, fueron deportados doscientos setenta y cinco mil judíos, a un promedio de cinco mil a seis personas diarias. Esta operación se perpetró en el corazón de Varsovia, capital de Polonia que también constituyó el punto focal de las actividades clandestinas polacas. Los trenes llenos de judíos expatriados fueron observados por los polacos que circulaban libremente y conocían el destino de los deportados a la semana de iniciarse éstas expulsiones. Un miembro de la AK era obrero ferroviario en las cercanías de Treblinka y fue testigo de los acontecimientos en la entrada al campo y en su interior.

Stefan Korbónski, uno de los jefes de la resistencia polaca en la clandestinidad que mantenía contactos radiofónicos con Londres, escribió en sus memorias que desde julio de 1942 enviaba mensajes urgentes a Londres sobre lo que estaba ocurriendo. Korbónski continúa relatando que los organismos polacos oficiales en Londres y la BBC no dieron a publicidad la información acerca de las deportaciones desde Varsovia a los campos de exterminio. Al exigir Korbónski una respuesta a sus cables relativos al Ghetto obtuvo una respuesta después de un número de días que decía: “No todos sus cables merecen ser publicados”. Esto significaba que no le creían. Era incomprensible que después de un año que se había iniciado la matanza de los judíos, no creyeran en ese informe.

El doctor Schwarzbart representante judío en el Consejo Nacional Polaco expresó su gran decepción al modo en que el Gobierno polaco en el exilio actuara en el terreno mencionado anteriormente.

Recién a fines de noviembre de 1942 el Gobierno polaco en el exilio consideró que no debía seguir ocultando las noticias sobre los sucesos del Ghetto de Varsovia, pero cuando hablaban del exterminio de los judíos lo describieron dentro del contexto general de la persecución de los alemanes contra la población polaca.

Aunque muchos miembros de la resistencia polaca condenaban el crimen, la declaración emitida por el directorio de la lucha civil no apelaba a los polacos para que ayudasen activamente a los judíos y no pedía tampoco la iniciativa polaca para salvar a los judíos.

Por otro lado es necesario señalar que en diciembre de 1942 se fundó un Consejo de ayuda a los judíos en el sector ario de Varsovia. La iniciativa para la fundación de este Consejo provino de miembros de la intelectualidad progresista polaca y de dirigentes católicos afectados por la tragedia judía.

En las memorias de Bór-Komorowski, Delegado Comandante del ejército clandestino de esa época, escribió que después del 29 de julio de 1942, la clandestinidad polaca comprendió claramente que los judíos que se deportaban desde Varsovia eran enviados a Treblinka, donde “desaparecían sin dejar rastros”.

Komorowski, se refiere en su descripción a la línea de acción del anterior comandante,

Stefan Rowecki (“Grot”). Este había manifestado que había enviado a un tal “Waclaw” de ir al Ghetto y establecer contacto con los dirigentes judíos para comunicarles que el Ejército Patrio estaba listo para ayudar a los judíos con suministros de armas y municiones y para coordinar sus ataques en el exterior con la rsistencia de los judíos desde adentro. Pero según Grot el plan no se llevó a cabo porque los judíos tenían miedo. Desdichadamente, toda esta historia era sólo un invento de la imaginación de Bor-Komorowski, Fue una historia narrada después de la guerra para absolver a los polacos de su indiferencia de realizar alguna acción para salvar a los judíos de ser llavados hacia la matanza. Se sabe que la Organización Combatiente Judía (Z.O.B.) fundada enel Ghetto de Varsovia en julio de 1942 trató en vano de establecer contacto con la clandestinidad armada polaca. Después de urgentes llamados desde el ghetto al Comando del A.K., estos le entregaron diez pistolas y una pequeña cantidad de municiones. Esto representó un acto simbólico y no una ayuda concreta.

Grot ponía el énfasis en el carácter presuntamente comunista de la Z.O.B., para desacreditarlos ante las autoridades polacas de Londres. Era evidente que para el General Grot-Rowecki el asesinato de los judíos no le interesaba al A.K., salvo que pudiese ser nosivo para los polacos.

Israel Gutman aclara que lo descripto no refleja la actitud de todos los polacos durante la guerra.

En resumen el período analizado demuestra que: 1.- las autoridades polacas en el exilio demoraron las publicaciones sobre las deportaciones desde Varsovia.

2.-La clandestinidad polaca armada no hizo nada para ayudar a los judíos. Y finalmente se formó un grupo polaco para ayudar a los judíos a ocultarse.

*Israel Gutman, sobreviviente de los campos de concentración, tuvo un rol importante en el levantamiento del Ghetto de Varsovia. En 1946 emigró al denominado Mandato de Palestina, durante 25 años fue miembro del kibbutz Lehavot Ha Bashan, en 1981 testificó en el juicio de Adolf Eichmann

Gutman fue profesor de historia en la Universidad hebrea de Jerusalén, presidente del Consejo Científico de Yad Vashem en Jerusalén y presidente diputado del Consejo Internacional de Auschwitz. El fue el editor en jefe de la Enciclopedia del Holocausto. Israel Gutman es un consejero del gobierno polaco sobre asuntos judíos, Judaísmo y conmemoraciones del Holocausto
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita