Inicio arrow Prensa arrow Algunas reflexiones sobre el movimiento jasídico
 
Algunas reflexiones sobre el movimiento jasídico Imprimir E-Mail
domingo, 25 de abril de 2010
Por Moshé Korin

En nuestra diversidad de maneras de vivir el judaísmo radica nuestro tesoro. Hoy intentaré reverdecer una de esas ramas: el jasidismo. No por que sea más importante que otras, sino porque en conjunto compone la riqueza que es el judaísmo, en tanto búsqueda y constante renovación.


Su nacimiento

El nacimiento del movimiento religioso denominado jasidismo se produjo promediando 1700 en Polonia, más precisamente cuando ésta pasó a manos de la hegemonía rusa. Su fundador fue el Rabí Israel Baal Shem Tov.

Nacido en una familia muy humilde, quedó huérfano a temprana edad. En su juventud devino cuidador de la sinagoga. Luego de su casamiento vivió en los Cárpatos y en un pequeño pueblito galitziano, Tlust. Se lo conoció como “Baal Shem Tov” (“Poseedor del Buen Nombre”). Posteriormente se radicó en Mezbiesz, Podolia.

La esencia de su enseñanzas yacía en que la verdadera devoción provenía de una fe sencilla, de estar ligado íntimamente con Dios, en la entrega entusiasta, extasiada en la oración. Para alcanzar este estado de devoción podía utilizarse el movimiento del cuerpo o también rezar en voz alta. Enseñaba que Dios ama al hombre de ánimo alegre y bondadoso. Criticaba la excesiva importancia de las ceremonias externas, afirmando que el hombre piadoso o “jasid”, debe servir a Dios no sólo por medio del cumplimiento de los preceptos, sino en sus actos diarios y en sus pensamientos.

La noción de divinidad se tornaba totalmente cotidiana, habitando en cada gesto, en cada acccionar, en cada pensar: era absolutamente inmanente. La doctrina que predicaba se acercaba al hombre común de la población judía de Podolia y Galitzia. Se trataba de un hombre simple que no lograba las condiciones de erudición ni de estudio, por estar dedicado a la búsqueda de sustento para sí y para los suyos, en condiciones económicas sumamente inestables y difíciles.

Murió en 1760 en Mezbiesz, tuvo muchos discípulos y continuadores de su doctrina. Tan así es que a fines del Siglo XVIII el jasidismo se propagó en comunidades enteras de Polonia y Wohlynia que adhirieron fervientemente a su concepción y práctica. A pesar de las persecuciones, el jasidismo continuó expandiéndose, poseyendo cada vez más sinagogas propias y más adeptos. Como también persistiendo a lo largo de los siglos hasta la actualidad, convirtiéndose en una difundida modalidad religiosa del judaísmo.


Su continuidad y vigencia

Ahora bien, ¿en quiénes resonaba el jasidismo? Principalmente entre los aldeanos pobres y básicamente iletrados de Europa Oriental, es decir la gran mayoría de la población judía asfixiada por un contexto paupérrimo y desesperante de persecuciones y matanzas encarnadas en los pogroms. El movimiento jasídico les proporcionó esperanzas basadas en valorar los propios recursos hechos de humildad. Induciendo a hallar en lo humilde la alegría, opuesta al nihilismo, a la tristeza o a la mortificación sacrificial sin sentido.

Enlazando dichos valores más allá de la pertenencia a un estrato sociocultural, sino como atributo inherente a cada ser. Entonces quienes no poseían la posibilidad de una educación formal y continua, hallaban en esta doctrina una vía diferente de acceso a lo divino. Y esta vía estaba constituida por la importancia de cada acto, por la devoción puesta en cada ínfima acción al sentir y ser consciente de que en ella se vehiculizaba la exaltación religiosa.

La forma litúrgica se dejaba a un lado para privilegiar el contenido. Los atributos emocionales de alegría, bondad y sincera devoción intuitiva comenzaban a ser puestos a la par de los atributos intelectuales.


“Jasidismo es nosotros, yo y tú, comunidad, afecto, y por eso se canta, porque el canto requiere de múltiples voces, y por eso se baila.

Ya no es menester que el pueblo sepa exactamente con precisión en qué se oponen Hilel y Shamai, Ishmael y Akiva; ni es indispensable dominar la cita talmúdica de Tratado, página, sector derecho o izquierdo.

El alma que la Cábala rescató como idea, el jasidismo la practica.

Vivir es una dicha, y si el alma existe llegará a Dios a través de la alegría, del énfasis, del uno con el otro, El Hombre Bueno”. (Abraham Ioshua Heschel “Kotzk”).

Podríamos decir sintéticamente que el jasidismo enaltecía -y enaltece- la potencia de la fuerza vital. Y por ello daba importancia al canto, la danza, los simples pero develadores relatos compartidos destinados a crear en cada uno el estado de ánimo apropiado para la disposición religiosa compartida.

Adquirió como modalidad primordial de transmisión el cuento -al principio de manera oral, luego con el paso del tiempo por supuesto, de modo escrito conservando su forma. Esta vía popular de transmitir utiliza un lenguaje sencillo, simple y accesible, al tiempo que posee la belleza de la síntesis que logra reflejar grandes enseñanzas en personajes que sentimos cercanos, aún si pertenecen a otros momentos históricos.

De sus difusores y pensadores contemporáneos, tal vez el más relevante y exquisito sea Martín Buber. Su compilación de cuentos jasídicos continúa aún siendo material de consulta para todo aquel que desee adentrarse en esta rama judía. El siguiente cuento refleja el compromiso con el pobre, con sus condiciones de vida. No se limita a hacer mención sobre sus privaciones, sino que penetra sobre la representación que el rico posee sobre el pobre; transmite su modo de concebirlo y de concebirse a sí mismo - y hasta tal vez nos sugiera una práctica para modificar dicha mentalidad.

“Un hombre rico acudió una vez al Maguid de Koznitz. ´-¿Qué tienes por costumbre comer?-´, preguntó el Maguid. -´Soy modesto con mis necesidades´- repuso el rico. ´-Pan, sal y un trago de agua es todo cuanto preciso-´.´-¿En qué estás pensando?´, reprochó el Rabí. ´-Debes comer carne asada y beber agua miel, como todos los ricos.-´ Y no lo dejó irse hasta que le prometió que así lo haría. Más tarde los jasidim le preguntaron por la razón de su singular respuesta. ´-Sólo cuando coma carne-´, dijo el Maguid, -´comprenderá que el pobre necesita pan. Mientras él mismo coma pan, pensará que el pobre puede comer piedras.” (Martín Buber. “Cuentos jasídicos”. Edit. Paidós)

El jasidismo surgió en el seno de la pobreza y más allá de su contexto de surgimiento, ésta ha sido una de las constantes temáticas que ha abordado. Pobreza en el sentido más amplio del término, entendiendo por ella tanto la dificultad de subsistencia material, la pobreza económica que atraviesa los tiempos y lugares; pero además el Movimiento enseñó a posar la mirada en la riqueza que yace en la pobreza, no por exaltación de la condición de ser pobre, sino por la liberación del yugo material.

“Rabí Mijal dijo alguna vez a sus hijos: ´mi vida fue bendecida porque nunca necesité nada hasta que lo tuve.´” (Martín Buber. “Cuentos Jasídicos I”. Edit. Paidós)

El jasidismo ofrece un modo de liberación de pesares materiales; brinda una vía ominipresente de conexión con Dios en cada uno de los instantes de nuestra existencia; muestra la potencia de la alegría, la mística que yace en el canto o en la danza como manifestaciones espiritualmente divinas. Se trata de una concepción religiosa, pero también de una concepción práctica del vivir, una actitud cotidiana ante la vida. Su nacimiento, su continuidad y su actualidad posiblemente se deban a que responde y vehiculiza necesidades espirituales que trascienden las épocas.

Si nos alejamos de los litigios dogmáticos y pensamos que en cada modo de vivir el judaísmo yacen enseñanzas a aprender, más allá de la concepción singular que cada uno internamente posea; entonces podremos apreciar aquello que nos muestran los distintos afluentes de lo judío. Tal es el intento de estas líneas.

Invito a todo aquel que se sienta convocado por este breve recorrido a adentrarse en el mundo jasídico que es parte de nuestro universo judaico.
 
< Anterior

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita