Inicio
 
El cáncer y su curación llevaron a un gran deportista a la Torá Imprimir E-Mail
sábado, 27 de marzo de 2010
Por Rodolfo Jacobi
Especial, desde Jerusalem

La final de la copa europea de básquetbol (ULEB) tuvo lugar en Charleroi, Bélgica, en abril de 2004, entre Hapoel Jerusalem y Real Madrid, Hapoel Jerusalem se impuso por 83 a 72 y se clasificó campeón europeo. Uno de los importantes integrantes del equipo ganador israelí fue Dorón Sheffer, hoy 37 años de edad. En la camiseta, debajo de la camisa deportiva, llevaba impresa la frase: “No hay nadie como El”. Ya se encontraba en el proceso de completa identificación con el judaísmo religioso y observante. En 2003 se trasladó de Tel Aviv a Jerusalem.


Jugó un largo tiempo en Macabi Tel Aviv, equipo éste que, por varios años seguidos, fue subcampeón europeo. Sheffer ya había renunciado al profesionalismo en el año 2000, al descubrírsele un cáncer maligno, chocando la ingrata noticia al mundo deportivo. Había viajado durante casi dos años por el mundo en la búsqueda de valores espirituales. La mudanza a Jerusalem le hizo feliz; vio en ello un acercamiento al centro del judaísmo y el lugar de D¨s (y su templo, aunque destruido).

Sheffer llegó a la fama cuando jugaba al básquetbol liderando a Hapoel de la Alta Galilea, llevándolo al campeonato nacional y a la semifinal de la copa europea.

Fue elegido jugador del año en 1993; jugó para la Universidad de Connecticut en los Estados Unidos, donde fue nombrado “Rookie” (novicio) del año. Su equipo ganó el gran campeonato del Este estadounidense por tres años seguidos. En 1996 llegó a ser el primer israelí elegido por un equipo NBA (Los Angeles Clippers) pero Dorón Sheffer optó por jugar para Macabi Tel Aviv, a cuyo club llevó cuatro años seguidos al campeonato nacional. No se quiso operar del cáncer y se trató con un dietista especializado en cánceres y con otro especialista. Pero algunos meses después fue operado y se tuvo la casi certeza de que la intervención había sido un éxito y que había quedado curado.

Fue así que comenzó a estudiar en una Yeshiva (Seminario) en Jerusalem para adquirir más conocimientos talmúdicos y perfeccionarse en la Torá. Se divorció de su primera mujer que dio a luz una niña seis meses después de su separación cuando estuvo en la India, y se casó con Talia, a quien conoció después de volver de su viaje por el mundo. No obstante haber renunciado al deporte volvió a jugar al básquetbol en Hapoel Jerusalem en 2003. Dijo que no veía contradicción alguna en su observancia de la Torá y la actividad deportiva como profesional. Un amigo le había traído un par de tefilín (filacterias) que ya hacía tiempo que usaba para cumplir la Mitzvá (mandamiento religioso). Poco después tuvo lugar el partido por el campeonato europeo en Bélgica, ya comentado, contra el gigante deportivo Real Madrid, partido que resultó perfecto. Dorón Sheffer perdió su voz quince días antes. ¿Cómo iba a poder jugar sin voz? Al final recuperó la voz y todo salió bien. Levantó radiante la copa del

campeonato europeo después del partido. Más tarde expresó que en esos momentos debía haber renunciado a su carrera profesional.

Todo el equipo estaba muy feliz. Jugó un año más en Hapoel Jerusalem, y en 2005 firmó contrato con Hapoel Tel Avi, pero antes de comenzar a jugar canceló el convenio. Luego firmó con su primer club, Galil Elión, e iba a seguir jugando en Safed pero también esta intención quedó sin efecto y Dorón Sheffer no jugó más al basquet, a partir de 2007. Después de muchas depresiones y tensiones y al sentirse muy disminuido logró recuperarse de a poco, por lo menos mentalmente. Estaba muy delgado con barba y llevaba una kipá (gorra) en la cabeza. Volvió a encontrar su equilibrio después de los difíciles tiempos de inseguridad. En la Yeshivá (seminario) lituana Ashrei Haish en Jerusalem en el barrio Rayuit Vegan, especializada para Baalei Teshuvá (personas de reciente formación religiosa) encontró la firmeza y la base moral y se rehabilitó definitivamente. Fue un ancla, un árbol de vida. Devolvió a Sheffer a la normalidad.

Hace más o menos un año, Dorón y su segunda esposa Talia se mudaron a una casa en el Moshav Mirim en el norte del Galil con vista a las montañas. Ahora piensa que en su nueva vida como hombre de familia y una persona que estudia Torá y Talmud no habría lugar para un profesional del básquet. Es que por alguna circunstancia misteriosa, el extraordinario genio que poseía como deportista se había esfumado. Para él llegar a la conclusión de la incompatibilidad de un religioso como profesional en un deporte puede ser una tranquilidad aunque no sea necesariamente así. Afortunadamente llegó a ser feliz con su vida actual. De noche, cuando los tres chicos duermen toma su guitarra y toca las más diversas melodías. “Sólo la Torá, me ayudó a recuperar mi equilibrio”, dice, y agrega: “Créanme que traté de todo, inclusive el budismo”.

El israelí término medio ve a Sheffer como uno de los mejores jugadores de básquet de todos los tiempos de Israel y de Europa pero, a la vez, un enigma. Aun a quien no le guste el básquetbol le intrigaba en cierto momento su cara torturada en su crisis y que hubiera decidido abandonar una carrera que le proporcionaba cientos de miles de dólares anuales durante muchos años. Dejó el deporte en busca de paz interior. Había comenzado su carrera de jugador de básquet como joven del equipo de Ramat Efal. En el verano de 1990 llegó al equipo de Galil Elión y después de tres años, a la edad de 21 llevó al club norteño a un histórico campeonato, interrumpiendo un dominio de Macabi Tel Aviv de 23 años. En aquella época llamaron a Dorón Sheffer el hombre de hielo por el dominio de sí mismo0 como jugador. Dorón dice que siempre se sintió muy presionado como profesional y no pudo aceptar una derrota. Su vida deportiva más dura la tuvo en Connecticut, Estados Unidos: hubo temores, envidia, nervios, cuestiones que llegaron a la superficie y afectaron negativamente a los jugadores. Cuando en el año 2000 anunció su retiro del deporte por primera vez e hizo su viaje por el mundo (India, Brasil, Tailandia, Costa Rica), también se divorció de su primera mujer, la directora de televisión Roni Kav, cuando ésta estaba en el quinto mes de su embarazo.

En la India nació su deseo de volver a jugar al básquet, pero, a la vez, quiso prorrogar su viaje y no tuvo interés de ver nacer al bebé de la primera esposa, de la que ya se había separado .

Terminado el viaje por el mundo, Sheffer decidió someterse a la operación de cáncer en los Estados Unidos, e ingresó en el hospital en el “memorial dav” (30 de mayo) para egresar el Día de la Independencia (4 de julio)

En el lapso de tres meses, el cáncer maligno había dejado de crecer ya antes de la operación. Dorón Sheffer nació de nuevo. Habían alternado sus altibajos físicos y su recupero espiritual. Está convencido de que la Torá le permitió superar tantos periodos de crisis.


P.S. En el campeonato europeo de básquet actual (2010), Macabi Tel Aviv se impuso a Real Madrid el jueves 4 de febrero, en Tel Aviv, por 81 a 76, y mantiene la posibilidad de llegar a los cuartos de final.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2019 Mundo Israelita