Inicio
 
Bernardo Ezequiel Koremblit - Su fallecimiento Imprimir E-Mail
viernes, 19 de marzo de 2010
Dejó de existir el 1º del mes en curso, en esta ciudad, a los 93 años, el escritor, ensayista, columnista del diario La Prensa y colaborador de Mundo Israelita desde su creación, don Bernardo Ezequiel Koremblit.

Periodista desde los 17 años, cuando ingresó al diario Crítica, amigo de todos los intelectuales de su generación, fue también un brillante orador que supo utilizar el humor y la ironía en su mensaje.


Tal vez, el último gran ensayista y miembro de una generación pródiga en hombres lúcidos que dejaron el testamento cultural de nuestro país, Koremblit nació en Buenos Aires ("en una biblioteca", según se complacía en explicar) y se inició en el periodismo, como dijimos, en el diario Crítica.

Dedicado en especial a la literatura en el género del ensayo sobre temas humanísticos, de crítica y de filosofía política, publicó, entre otros títulos, "La torre de marfil y la política"; "Romain Rolland: humanismo, combate y soledad"; "El humor, una estética del desencanto"; "Coherencia de la paradoja"; "Nicolás Olivari, poeta unicaule"; "Todas las que era ella"; "Ensayo sobre Alejandra Pizarnik" y "Eva o los infortunios del Paraíso".

Recibió el Premio Nacional de Literatura, el Premio Municipal y los premios de Argentores, de la Fundación Argentina para la Poesía, del Fondo Nacional de las Artes, Konex (en 1984 y 1994), Santa Clara de Asís y, recientemente, el Gran Premio de Honor de la SADE.

Fue director de Cultura de la Biblioteca Nacional, ejerció la presidencia de la Sociedad Argentina de Escritores y, transitoriamente, de la Academia Nacional de Periodismo. Se desempeñó, asimismo, como director de Cultura de la Sociedad Hebraica Argentina, función que por varios años lo convirtió en principal responsable de la recordada revista "Davar".

Nos es casi obligado transcribir los conceptos de quien fuera su amigo y compañero en la Academia Nacional de Periodismo, el doctor Lauro Laíño, subdirector del diario La Prensa, en uno de los últimos homenajes tributados a Bernardo. Son los siguientes:

"Venimos a cantar a la sensibilidad despierta entre las páginas de Koremblit, que resumen con humor e ironía -y sin un solo chiste y, por supuesto, sin un solo adverbio- una manera envidiable de sostener la vida

"Venimos a decirle gracias a Bernardo Ezequiel Koremblit por las horas compartidas en el diálogo cómplice que cada lector ha podido establecer con tal ilusionista del decir, que ofrece el poco frecuente placer de aprender sin esfuerzo.

"Diálogo imprescindible en un mundo cada día más complejo en que nuestras mentes se están volviendo cada vez más simples, atraído el hombre sólo por aquello que pueden descubrir sus sentidos en un escenario visual y sonoro. De tanto someternos a las imágenes, nos estamos quedando huérfanos de comprensión. Hemos ampliado la visión del mundo, pero al precio de perder la intimidad imprescindible para vernos a nosotros mismos.

"Ezequiel nos alerta. Con él hemos aprendido los periodistas cómo puede brindarse en cada página una lección, en cada columna un vaticinio, y en cada línea una advertencia, siempre con una sonrisa tenue. Como tenues son los pasos del comprador ambulante de fantasías, nómade de sí mismo, amigo de todas las esquinas, con las que -supongo- dialoga Ezequiel en su andar fecundo por Buenos Aires, ligero en el deslizarse, que lo lleva y lo trae por particularísimos laberintos. Siempre supuse que cuando camina sus largas distancias debe trazar un rumbo que tal vez lo lleve a perderse donde se encuentra y encontrarse donde se pierde.

"Saludo en Ezequiel a un miembro de la resistencia ante lo banal que, con pertinaz empeño, nos propone el rescate de la palabra como elemento definitorio de lo humano. Somos una suma de palabras y cuando las descuidamos corrompemos nuestra propia hechura. Por eso creo que nuestro mejor homenaje no será instantáneo. Será una larga porfía en procura de equilibrar el peso de los que ven y escuchan, con el de quienes leen y piensan. ¿Acaso no nos invita, desde su Tejido del Mundo (título de una de sus columnas en La Prensa), a sumarnos a una cruzada contra la demolición del lenguaje que es, en definitiva, la huella suprema del espíritu?

"El escritor fecundo y facundo, el suspisusurrante que no se amilana ante los neologismos, quien -no sé cómo- no ha inventado todavía una nueva letra, aunque más no sea para vengar a la "ch" o implantar una revolución -claro que pacífica- en el diccionario.

"Ese príncipe de las letras que, en el diálogo, le abre paso al amigo cercano, que huye del hallazgo ingenioso -aunque los hallazgos ingeniosos no huyan de él- hallazgo ingenioso que en su prosa tanto nos deslumbra. El noble que deja paso a una lacónica elocuencia, la que más aprecio como síntesis de una erudición estética, reflejo de un espíritu superior.

"Eso es Ezequiel. Un espíritu superior. Un hombre que siente la fortuna y la adversidad como signos complementarios del destino. Un destino que, sin duda, no le resultó condescendiente, pero que supo aceptar y vencer con la sonrisa que siempre se impuso para ser mejor que sí mismo.

"Eso es Ezequiel. Un hombre mejor que sí mismo, adalid de la observación sutil, poeta de lo clásico y el absurdo, escritor mordaz y relampagueante, maestro que entiende, como pocos, cuánto aprende al enseñar.

"Admiramos en Ezequiel su sentido del humor, una segunda naturaleza de tan refinado calibre que le permite destilar lecciones de amor y de honor, valores que lo distinguen y retratan con rigor kantiano.

"Ezequiel es un periodista de hoy y un escritor de siempre, contemporáneo de sí mismo, a caballo de dos siglos cuyo paso no lo ha perturbado ni condicionado. Antes bien, lo ha exaltado.

"Vengo, pues, con la alegría que dan las cosas simples, pero auténticas, a sumarme al reconocimiento a un maestro de las letras y la vida, con la humildad que pueda brindarme sentirme cultor de sus mismos ideales.

"Así es y así lo siento, mi querido Ezequiel, amigo de tantas horas, colega admirado, titiritero de las imágenes y desde sus páginas -que son todas las páginas- sereno y severo interlocutor de la modernidad".

Los restos de Bernardo Ezequiel Koremblit descansan en el Cementerio Israelita de La Tablada.

Mundo Israelita manifiesta su profundo pesar por el deceso de quien fuera su colaborador de siempre y hace extensiva su condolencia a la familia del extinto.

HOMENAJE

El Foro Judeo Argentino (FORJAR) llevará a cabo el 16 de marzo venidero, a las 19, un homenaje a don Bernardo Ezequiel Koremblit, recientemente fallecido, en la Sociedad de Distribuidores de Diarios y Revistas. (Avenida Belgrano 1783, Capital Federal ) Hablarán en la ocasión diversas personalidades del ámbito cultural.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita