Inicio
 
Presencia comunitaria a través de nuestra prensa Imprimir E-Mail
viernes, 19 de marzo de 2010
Por Noé Davidovich

Ya la Argentina ingresa a la conmemoración de su Bicentenario y junto con él los dos periódicos festejan su larga permanencia en la difusión de las noticias y tratan de unir el pasado histórico con sus proyectos de una Patria mejor.

Nos estamos refiriendo al prestigioso diario “La Nación” que festeja su 140° aniversario, con su presencia en el panorama político – económico del país y el periódico de la comunidad irlandesa “The Southern Cross” que casi le pisa los talones con su 135° aniversario. Es de destacar cómo una muestra de su pluralidad incluyó en su edición conmemorativa mi nota sobre los “Judíos irlandeses” que apareciera originalmente en Mundo Israelita.


Todo ello me induce a escribir esta nota, porque mas allá de estas conmemoraciones me obligan a replantear y formular observaciones sobre el desenvolvimiento de nuestra presencia comunitaria a través de nuestra propia prensa.

Y no vacilo en esta síntesis insertar el poema de Ruben Darío en su “Canto a la Argentina” que dice así:


¡Cantad judíos en la Pampa!

Mocetones de onda estampa

dulces Rebecas de ojos francos

Rubenes de largas guedejas

patriarcas de cabellos blancos

y espesos como hípicas crines

Cantad, cantad, Saras viejas

y adolescentes Benjamines

con voz de vuestro corazón

¡Hemos encontrado a Sión!


Acaso porque al insertar estos inflamados versos no dejo de pensar en todo el desarrollo de nuestra vida intelectual y en especial la periodística con esta nuestra presencia tan larga como los periódicos arriba referidos.


Periódicos en Idish

Posiblemente como comunidad organizada, sus medios de prensa eran en su comienzo expresados en idish, ya que recién en el comienzo del siglo XX aparecen los que ingresaron a la prensa nacional: nuestros escritores, periodistas, etc., cuyo paradigma sea el siempre recordado Alberto Gerchunoff.

No cabe ninguna duda de que hubieron otros que difundieron la presencia de nuestra comunidad y que desde distintos ángulos de su visión enriquecieron y fortalecieron al mundo periodístico en sus primeros pasos.

Un referente obligado en este trabajo es, entre otros, José Liebermann en “Los Judíos en la Argentina” que aporta innumerables detalles.

Cuando comienza la inmigración judía en 1889 con el primer grupo que se afinca en las colonias diseñadas y propiciadas por el Baron Hirsch, se plantea como es conocido su tesón y entusiasmo de aquellas gentes que desconocía totalmente el idioma vernáculo.

Solo podía serlo por cronistas que en muchos casos escribían de las carencias de esa comunidad, de sus defectos, etc., más que de su entusiasmo y tesón con que abrían surcos en el país casi desértico.

Pero empecemos por las publicaciones que posiblemente desconocemos y que sería bueno que pudieran rescatarse y organizar una muestra para su exhibición.


Primeras Publicaciones

Es así que en la larga lista aparecen las publicaciones “Eco” en 1898, “El Fotógrafo” y “El Tambor”. También en la misma época aparece “Di Folkschtime” cuya traducción literal sería “La voz del Pueblo” cuya evidente posición ideológica es notoria y que tuvo larga duración.

Así mismo en el mismo plano de la ubicación ideológica se encuentra “Avangard” una revista socialista.

Acá en este relato me detengo en 1914 con la aparición de ¨El Diario Israelita¨ lamentablemente desaparecido.

Si esta publicación que terminó su existencia, a pesar de que contaba con un edificio propio como su taller de impresión, hubiera continuado hasta hoy podría haber festejado su 96° aniversario, distante en la larga duración de los mencionados en el comienzo de esta nota.

Pero quiero detenerme antes de la continuación de este ensayo releyendo el trabajo de José Liebermann. Quien no llegó a sentir el escepticismo que surge de su afirmación, cuando se refiere a una figura señera en la labor literaria dentro de nuestro comunidad.

Cuando hace su reseña histórica de quienes aportaron a nuestra historia periodística menciona a J. S. Liachovitzky, que luego sus hijos argentinizaron su apellido en Liacho y que también fuera una personalidad literaria como lo fue Carlos Liacho.

Exactamente y transcribo el párrafo que expresa “Cuando se escriba con detalles la historia de nuestro periodismo en la Argentina, la personalidad de Liachovitzky aparecerá en primera fila….”

La pregunta que me formulo y lo hago con toda franqueza y sin malicia: ¿alguien recuerda los pasos de esas historias personales que jalonaron nuestra existencia cultural y periodística?. La respuesta se la dejo a mis lectores y me pregunto si más allá de un reducido grupo de escritores o estudiosos o gente de determinado nivel o generación podrían responder afirmativamente.

Se sabe que hasta hace pocas décadas atrás ello movía el interés de sectores que identificados o más aún de aquellos descendientes de nuestros abuelos colonos, en especial rescataban ese acervo cultural que hoy lamentablemente se fue perdiendo.

Y acá viene la pregunta del millón: ¿Dónde, cómo y quiénes rescatan esas historias que inexorablemente se irán perdiendo?

Si la figura de Alberto Gerchunoff aún persiste, con todo lo que diera a través de sus numerosos libros y grabará en letras indelebles esa historia que se fue desdibujando cada vez más, que lugar le guarda la historia a los otros.


Atentado a la AMIA

Quiero destacar que lamentablemente el material que guardaba en la biblioteca del IWO (Instituto Científico Judío) desapareció por la siniestra destrucción de la AMIA.

Lamentablemente décadas atrás no se contaba con el arsenal tecnológico para preservar esa riqueza literaria.

Hoy hubiéramos podido contar con los primeros ejemplares de esas publicaciones en especial periódicos tanto en idish como en español que aparecieron en nuestra vida comunitaria que abarca más de 120 años.


Bicentenario

Justamente en los actos, celebraciones, conferencias, exposiciones, etc. que seguramente tendrán lugar por el Bicentenario sería deseable que nuestro aporte a la Argentina también tuviera un papel preponderante.

Tengo plena conciencia de que muchos serán los inconvenientes que se presentarán, pero ¿cómo no exhibir y difundir las obras y aportes de Salomón Resnik, con su revista Judaíca o el casi olvidado Boleslao Lewin, aquel judío polaco inmigrante que fuera profesor de Universidades argentinas y destacado historiador, que escribía sobre la conquista española o la Rebelión de Tupac Amarú o los “León Pinelo”?

No quisiera ser ingrato con tantos periodistas, escritores, etc. que aportaron al periodismo no sólo comunitario, su talento y versación y en esa larga lista incluiría con muchos olvidos a José Mendelsohn, Cesar Tiempo y en la época contemporánea a Ricardo Feierstein, Marcos Aguinis, Santiago Kovadloff y al prolífico y maestro Bernardo Ezequiel Koremblit.

Sé que mi pasión por este tema me llevó a recordar autores que hoy en muchos casos cayeron en el olvido, pero que es esencial justamente por este Bicentenario exhibirlos ante propios y extraños.

Pero como esta nota está referida especialmente a la aparición del periodismo comunitario, frente a la celebración del diario “La Nación” y del periódico “The Southern Cross”, no sería completa si no mencionara los que fueron por muchas décadas de aparición y de influencia en nuestra existencia.

Como no señalar al diario “Di Presse” que era considerado con orientación política acentuadamente de izquierda, con verdaderos maestros del periodismo como Jacobo Botachansk o los que escribían en el diario Morgen Zaitung, el diario de la mañana.

Es decir en un momento muy activo de la kehilá de Buenos Aires eran tres periódicos que se ofrecían simultáneamente y cómo no sobresaltarse cuando esta activa y ¿floreciente? vida judía argentina no puede hoy ayudar económicamente a quienes con muchos sacrificios persisten en su funcionamiento.

Acaso intuye el lector que me estoy refiriendo a “La Luz”, “Nueva Sión” y por qué no decirlo con todas las letras también “Mundo Israelita”, que lleva desde el año 1923, la misión de darnos informaciones sobre el mundo judío, tanto en Israel como los de nuestra actividad institucional con verdaderos sacrificios de sus editores.

Hoy que tanto se habla de Fundaciones, Responsabilidad Social Empresaria, no sería interesante pensar que más allá de la prosperidad y el desarrollo de algunos correligionarios que podrían agregar a su larga lista de éxitos empresariales crear los fondos para aquellas instituciones que serían el soporte de las publicaciones que es necesario que sigan existiendo y que continúan aportando a nuestra historia común.

Este año, tan pródigo de cambios, cataclismos, de exaltadas pasiones políticas y dentro del marco del Bicentenario, aportaríamos nuestro granito de arena a aquellos que hicieron grande también a la Argentina a través de notas periodísticas que no tienen el apoyo necesario, que lamentablemente su devenir se muestra incierto.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita