Inicio
 
Sobre los matrimonios mixtos y lo que los aleja del judaísmo Imprimir E-Mail
miércoles, 24 de febrero de 2010
Autor: Lic.Naum Kliksberg*

En el año 1920, de cada 100 judíos que se casaban en el mundo sólo dos por ciento lo hacían con no judíos.

En el 2009 el 67 por ciento se casan con no judíos. Pese a que se aumenten al máximo posible los recursos económicos destinados a las escuelas y demás instituciones judías continuará creciendo la cantidad de matrimonios mixtos; en 15 a 20 años de cada 100 judíos que se casen el 90 por ciento o más lo hará con no judíos. (Estas estadísticas no incluyen a Israel).


Incluso aunque en los próximos 20 años se pudiese mantener sin aumentar la actual cifra del 67 por ciento será inevitable en poco tiempo la extinción demográfica de los judíos de la diáspora. Porque la mayoría de las millones de personas en el mundo que integran matrimonios mixtos o son hijos de ellos continuarán alejándose del judaísmo. La causa principal es la agresiva y constante discriminación y rechazo hacia ellos que fomentan los rabinos ortodoxos en el mundo en las comunidades judías.

Este proceso que estamos viviendo de extinción demográfica de judíos es el problema más grave que está enfrentando el pueblo judío. Las consecuencias para Israel serán catastróficas. Pese a ello, en los periódicos judíos se suele analizar el tema con superficialidad y muchas veces en forma ofensiva hacia los matrimonios mixtos, nunca se expone la mirada de los matrimonios mixtos, como ven ellos su integración o no al judaísmo, y como se ven a sí mismos.

Conocer mejor a los matrimonios mixtos será de gran utilidad para poder pensar con más eficiencia cómo resolver el problema de la extinción demográfica de la diáspora.

Los matrimonios mixtos deseamos que el Gobierno de Israel tome la decisión política, porque el tema de la extinción plantea un problema político, de sustituir la Ley judía del Vientre por la Ley del Retorno, o sea que en base a ella se determine la identidad judía de nuestros hijos.

Sus efectos en la diáspora serian inmediatos, se terminaría con la violencia fundamentalista de los rabinos ortodoxos de seguir “imponiendo a todos los judíos” del mundo la Ley del Vientre, basándose en argumentos que en este siglo son indefendibles. Atentan contra los conceptos actuales sobre los derechos humanos, sobre la ética, la convivencia. Generan todo tipo de discriminaciones entre los judíos, separan a la familia judía, a hermanos de hermanas, a padres de sus hijos/as, a primos de primos, viola los derechos de los judíos hombres sólo por su condición masculina.

Que el Gobierno de Israel sustituya la Ley del Vientre por la Ley del Retorno reconociendo como judío a los hijos de madre o padre judío es una decisión política indispensable para evitar que continúe el actual proceso de rápida extinción demográfica de judíos, crearía las condiciones mínimas necesarias que posibilitaría, con una adecuada campaña de motivación, a que millones de hijos de matrimonios mixtos se acerquen mas al judaísmo.

Para que la población judía en general conozca mejor el pensamiento de los matrimonios mixtos expongo a continuación como se ven por lo general a sí mismos los matrimonios mixtos.

Quienes constituimos matrimonios mixtos interreligiosos con él concretamos un acto de amor que debe enfrentar prejuicios y derribar barreras culturales y religiosas, motivos por los cuales hacemos frente a desafíos y riesgos distintos a otras parejas. Por ello, en los matrimonios mixtos interreligiosos fortalecemos a nuestra pareja desarrollando las mejores capacidades del ser humano para comprender y convivir. Con frecuencia este es un proceso que se realiza frente a la mirada prejuiciosa y acusadora de los familiares más queridos.

Los integrantes de matrimonios mixtos, desde su experiencia de vida en sus hogares, y en la íntima relación con los familiares de ambos cónyuges, conviven con culturas y religiones diversas. Desde ese lugar construyen los mejores puentes de comunicación entre las personas de diferentes religiones, culturas y pueblos. Por eso, la máxima expresión humana de las capacidades de: tolerar, aceptar, respetar y amar “al diferente”, se concretan en cada matrimonio mixto interreligioso.

Los matrimonios mixtos aportan al mundo a la construcción de una mejor ecología humana en la que puedan crecer más fuertes las bases para la comprensión, la tolerancia, el respeto y la convivencia armónica entre las personas, disminuyendo en los pueblos la intolerancia, el prejuicio, y la discriminación.

Los matrimonios mixtos somos un ejemplo importante para la construcción de un mundo mejor, ya que demostramos que las diferencias pueden ser positivas, que cada uno aporta con su singularidad al otro, construyendo así espacios comunes enriquecedores.

Quienes son parte de matrimonios mixtos o hijos de ellos integran un modelo de familia superadora de las diferencias, lo cual es insoportable para la psicología de los sectores religiosos fundamentalistas minoritarios que existen en todas las religiones, la judía, la cristiana, la musulmana, etc.; por eso esos grupos fomentan el que se nos rechace.

En la actualidad, ese rechazo a los matrimonios mixtos y a sus hijos es mucho mayor en las comunidades judías que en las cristianas y el motivo principal es la existencia de la Ley judía del Vientre. En las cristianas por lo general predomina una actitud de mayor apertura hacia los hijos de los matrimonios mixtos con integrantes judíos.

Desde la constitución del Estado de Israel, los políticos e intelectuales más lúcidos de Israel y de la diáspora siempre pensaron que era lo más justo, ético y conveniente sustituir la Ley del Vientre por la del Retorno, para determinar la identidad judía. Un ejemplo de ello es que Golda Meir en 1971 propuso en el Parlamento israelí una enmienda a la Ley del Retorno, en la cual se definía como judío a todo hijo de madre o padre judío. Maniobras políticas de los rabinos ortodoxos siempre impidieron que se concrete ese cambio. Utilizan el aparato legal y político del Gobierno de Israel para sostener vigente la Ley del Vientre, de esa forma “imponen” a todos los judíos del mundo el regirse por sus creencias.

Matrimonios mixtos: levantamos la bandera de que se reconozca como judíos a quienes sean hijos de madre o padre judío. También consideramos que es necesario que se promuevan en las comunidades judías acciones que motiven a millones de hijos de matrimonios mixtos a acercarse al judaísmo. Estas medidas son la única forma de evitar la extinción demográfica de los judíos de la diáspora y suss consecuencias para Israel y el pueblo judío.

*Coordinador general del Centro Mundial de Matrimonios Mixtos

www.interfaithmarriagesworldcenter.info

www.matrimoniosmixtos.info
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2017 Mundo Israelita