Inicio
 
60 años de la Organización Sionista Argentina Imprimir E-Mail
jueves, 30 de agosto de 2007

Por Jaime Rosemberg

Con el retorno a Sión y el amor hacia Israel como banderas insustituibles, hace seis décadas nacía en el país la Organización Sionista Argentina (OSA), hoy por hoy una de las cuatro entidades centrales de la comunidad judía en la Argentina.

El nacimiento y fortalecimiento del Estado judío, las sucesivas olas inmigratorias, los conflictos armados, el desarrollo tecnológico y la búsqueda permanente de la paz fueron hitos de la historia israelí seguidos muy de cerca por la OSA, que desde cada rincón del país se encargó de difundir el ideario sionista, esclarecer a propios y extraños y desarrollar políticas activas que faciliten la aliá de muchos judíos argentinos y su identificación con las metas, los sueños y los objetivos del Estado de Israel.

La semilla del sionismo, cabe aclararlo, surgió en el país mucho antes del nacimiento de la OSA como entidad. Desde las primeras décadas del siglo, y bajo las denominaciones de Federación Sionista y Consejo Central Sionista, centenares de dirigentes judeo-argentinos comenzaron a desarrollar actividades en apoyo a la población judía de la entonces Palestina, con un objetivo común: el establecimiento del demorado Estado judío en la antigua y venerada tierra de Israel.

El primer antecedente concreto se remonta a 1904, cuando se reúne el primer Congreso Sionista en la Argentina. Parece increíble, pero no había fallecido el padre del sionismo, Teodoro Herzl, y ya los inmigrantes judíos llegados a la Argentina se organizaban en torno del amor a Sión mientras daban sus primeros pasos en el país. Siete años antes, un grupo de inmigrantes lituanos y rusos encabezados por Heinrich San enviaron un telegrama al Primer Congreso Sionista de Basilea y expresaron en él que “los judíos argentinos se declaran partidarios de ese Congreso y decididos a ir a Eretz Israel”.

La Declaración Balfour -funcionario británico que en 1917 reconoció el derecho del pueblo judío a construir un “Hogar Nacional” en la entonces Palestina- fue recibida con alborozo por los sionistas argentinos, con marchas y manifestaciones callejeras.

Con la llegada de inmigrantes desde Europa, el movimiento sionista argentino se fue fortaleciendo más y más. Durante la Segunda Guerra Mundial, y mientras el nazismo concretaba sus perversos planes de exterminio, diversos sectores del sionismo argentino propulsaban la aliá como solución para los judíos en todo el mundo. “Nuestra trinchera está en Israel”, decía un manifiesto firmado por el Confederación Juvenil Sionista Argentina, en 1942.

En 1946, el Consejo Central Sionista participa de la reunión del Congreso Sionista Mundial (OSM) y organiza una distribución de “shekalim”, la moneda hebrea imaginada por Herzl y que hasta hoy circula en las ciudades, los kibutzim y los campos del renacido Estado hebreo. En septiembre de ese año, el presidente del Consejo y la Federación Sionista, Moisés Slinin, consiguen que diputados argentinos (entre ellos el peronista John William Cooke) compromentan su apoyo parlamentario a la “demanda histórica” que significaba el surgimiento del Estado judío en Israel.

Ya desde 1956, y con su denominación actual, la Organización Sionista Argentina comenzó a fortalecer sus objetivos de educación y realización sionista. En 1968, tomó como propios los objetivos del nuevo Programa de Jerusalem, definido por el Congreso Judío Mundial en la Ciudad Santa, y que se resumen en “fomentar la unidad del pueblo judío y ubicar a Israel en el centro de la vida judía; reunir al pueblo judío en su patria histórica, por medio de la aliá en los distintos países; consolidar al Estado de Israel basado en la misión profética de Paz y Justicia; preservar la identidad del pueblo judío merced a la educación y difusión de valores espirituales”.

Los objetivos del programa de Jerusalem fueron tomados como metas ineludibles, y así la OSA se convirtió en motor de esas iniciativas.

Desde su departamento de Aliá, se alentó y alienta la llegada de inmigrantes a Israel, en conjunto con la Agencia Judía; en tándem con el Vaad Hajinuj que depende de la AMIA se alienta la enseñanza del hebreo para todas las edades, además de cursos sobre sionismo.

La entidad ha sostenido y apoya a todos y cada uno de los movimientos juveniles sionistas, sean laicos, religiosos, de izquierda o derecha. La numerosa comunidad de judíos argentinos en Israel es una muestra del fuerte sentimiento sionista que anidó en esta tierra, y la OSA colaboró para que cientos y miles de judíos argentinos pudieran concretar su sueño de conocer Israel y en muchos casos de vivir sus vidas en esa tierra.

Hay, además, iniciativas de formación de nuevos dirigentes sionistas como Ofakim, y la OSA se encarga de organizar cada año, junto a la embajada de Israel en Buenos Aires, un masivo acto para festejar Iom Haatzmaut, el Día de la Independencia de Israel. Muchos de esos actos, organizados en estadios como el Luna Park, han quedado en la memoria de distintas generaciones de judíos argentinos.

Por medio de programas de radio como el actual Aní Tzioní en FM Jai, o publicaciones como Kesher, la entidad continúa con la difusión del ideario sionista y el esclarecimiento hacia la comunidad judía local y la sociedad argentina en general. Otras comisiones internas, como Amigos de la OSA, recursos y Olei, distribuyen tareas de acuerdo a las necesidades de la comunidad judía local.

Durante los últimos sesenta años, pasaron por la presidencia de la OSA dirigentes de la talla de Isaac Goldenberg, Oscar Hansman, Fiterman, Víctor Leiderfarb, Gregorio Fainguersch, Abraham Kaul, Najman Radzichowski, Abraham Grunberg, Simón Felenbok, Alberto Astrovsky, Manuel Junowicz y el actual titular de la OSA, Silvio Rojssansky.

Todos, en mayor o menor medida, debieron luchar contra un extendido prejuicio antisionista en el país, matizado con sucesivas crisis económicas que, en algunos casos, acompañaron una masiva aliá de judíos argentinos a Israel.

El objetivo primordial, sin embargo, no se perdió. A sesenta años de su creación, la OSA sigue siendo el fuerte lazo que une a los judíos argentinos con el Estado de Israel, el puente que comunica los deseos de realización de muchos jóvenes y no tan jóvenes que imaginan -en muchos casos concretan- su emocionado regreso a la tierra de sus antecesores, convertida hoy en un Estado modelo para el mundo, que lucha día a día por la paz y el desarrollo.-

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita