Inicio
 
Max Schmeling, uno de los deportistas más populares de todos los tiempos Imprimir E-Mail
miércoles, 24 de febrero de 2010
Por Rodolfo Jacobi (Especial desde Jerusalem)
Hombre de gran carácter, inclusive durante el nazismo, Max Schmeling, campeón mundial de boxeo (pesado) de 1930 a 1932, nació en 1905 y falleció en el 2005, a los 99 años de edad. Desde 1906, los padres vivieron en Hamburgo con su hijito; el padre fue timonel de barcos de la Hapag, la línea más importante de barcos transatlánticos, sobre todo entre Hamburgo y los Estados Unidos. Hamburgo es, hace mucho, la segunda ciudad de Alemania y, hasta la guerra, fue el puerto más grande de Europa continental. Desde los años veinte del siglo pasado, Schmeling se interesó por el boxeo a raíz de una película sobre este deporte. En 1927 llegó a obtener el título de campeón europeo contra el belga Fernand Delarge.  Muchas veces el campeón alemán peleó en Nueva York, el centro, entonces, de esta disciplina en el orden mundial. Su manager en los Estados Unidos hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, fue el judío Joe Jacobs con quien le unió una gran amistad. (Jacobs falleció en 1940). El 12 de junio de 1930, en Nueva York, Schmeling lucho contra Jack Sharkey por el título vacante de campeón mundial. Al ser descalificado el norteamericano en el cuarto round al aplicar un golpe bajo prohibido que dejó al alemán con un riñon muy afectado, este último fue declarado vencedor y, en consecuencia, campeoón mundial. Schmeling defendió su título con éxito hasta el 21 de junio de 1932 cuando en una pelea en Nueva York contra el mismo Sharkey, a quien ganara dos años antes, ahora perdía después de 15 rounds, por puntos. El público alemán y muchos de los norteamericanos presentes consideraron que el verdadero vencedor era el alemán. En reiteradas ocasiones, Schmeling trató de recuperar el título mundial sin lograrlo.

El 6 de julio de 1933 –ya con los nazis en el poder- el boxeador se casó con Anny Ondra, una muy popular rubia, estrella de cine alemán, de origen checo. En una lucha entre el campeón alemán y su compratriota Walter Neusel, el 26 de agosto de 1934, en Hamburgo, ante 100.000 espectadores, el primero se impuso en el noveno round por K.O. Hasta hoy, nunca más se reunió un público tan numeroso en una pelea de boxeo.

En 1945, cuando la Alemania nazi convirtió en ley las disposiciones ya bastante vigentes respecto al racismo, las autoridades del partido nazi (el único existente) requirieron de Schmeling que disolviera su relación profesional con el judío estadounidense Joe Jacobs, su representante en aquel país y con todos los judíos. Igualmente le sugirieron divorciarse de su mujer checa. El boxeador no hizo caso a ninguno de esos requerimientos. Los nazis no se animaron a castigarlo pues fue demasiado popular entre todos los alemanes, pero las consecuencias las iba a sufrir, igualmente. La presión respecto a su mujer no se comprende pues los checos son arios; quizás hubiera algún motivo político. El que escribe la presente nota recuerda haber visto películas con Anny Ondra antes de la asunción de Hitler al poder, junto con artistas judíos (pero esto se puede decir de casi todos los actores, hombres y mujeres).

Durante la Guerra, sí le hicieron sentir a Schmeling su negativa de someterse. Se publicó la noticia de que el campeon de boxeo se había presentado voluntariamente al ejército ( a los 35 años) y previo un adiestramiento integró un batallón de paracaidistas. Su unidad fue lanzada en 1941 sobre la isla griega de Creta, en el Mediterráneo, entonces defendida por griegos y británicos. Los alemanes lograron ocuparla en la ocasión. Schmeling quedó herido en el lanzamiento y fue internado en un hospital de Atenas, la capital griega, ya en poder de los alemanes. Dos años después, el boxeador fue dado de baja, declarado inepto para operaciones militares.

Volviendo a la época de preguerra, en 1936, antes de los Juegos Olímpicos que se realizaron en Berlín, los Estados Unidos estaban considerando no concurrir por la discriminación racial en la Alemania nazi. Las autoridades nacionalsocialistas en Alemania que conocían las relaciones de Schmeling le pidieron que asegurara a los norteamericanos que en los Juegos Olímpìcos no se aplicarían las leyes raciales. El boxeador transmitió la información, pero ya antes de los Juegos se sabía que Alemania no permitiría participar a judíos del país (hizo excepciones con deportistas que tenían sólo una parte judía en la pareja de los padres). Los judíos de otros países intervinieron sin problemas (como Ellen Preis por Austria, Medalla de Bronce en esgrima). Después de la guerra, Schmeling manifestó que él había sido más que ingenuo al creer en la palabra de funcionarios nazis antes de los Juegos Olímpicos en 1936.

Poco antes de los Juegos Olímpicos, en junio de 1936, en una pelea para decidir quién podría enfrentar al campeón mundial de entonces (Braddock), Schmeling venció, para sorpresa de todos, en Nueva York, por K.O, en el duodécimo round, a quien se consideraba imbatible: el boxeador de color Joe Louis.

Por razones técnicas, la lucha del vencedor contra el campeón mundial no pudo tener lugar. Nazis en Alemania expresaron en algunos medios locales que la victoria del alemán probaba la superioridad racial de los arios sobre los negros. Schmeling jamás compartió semejantes puntos de vista. Durante el régimen nacionalsocialista en Alemania, mucha gente en el mundo vio en el representante alemán un exponente del nazismo. Sin embargo no era así. No sólo las autoridades alemanas sino muchos judíos en Alemania sabían que Max Schmeling definitivamente no era antisemita y que había tenido amistad con varios miembros de la colectividad.

Ya el 8 de junio de 1933, cuando en Nueva York Schmeling enfrentó al norteamericano Max Baer, muchos veían en este enfrentamiento una lucha entre un judío y el representante del país nazi (menos de medio año en el poder). El alemán perdió por K.O. en el décimo round. Baer, que no era judío pero había tenido un padre que sí lo era, llevó la Estrella de David en su short durante la pelea. Lo hizo en forma ostentosa, por enfrentar al representante del nuevo país antisemita. Después, en las revistas alemanas y en el noticiero de los cines germanos todos vieron que el adversario ganador de Schmeling era supuestamente un judío, pues el Magen David nadie lo pudo ignorar.

Quien escribe este artículo fue atacado por un grupo de cinco chicos de su edad (12 años) en la calle; todos eran conocidos y “amigos” (aunque no tanto ya por el nuevo régimen gobernante), y lo dejaron sangrando y con la ropa deteriorada hasta que varios transeuntes incriminaron a los muchachos y les exigieron que terminaran con la desigual lucha. Éstos obedecieron inmediatamente; probablemente, el incidente se produjo por una discusión del día anterior sobre la pelea entre Max Schmeling y Max Baer al no gustarles mis opiniones sobre el encuentro boxístico. Era la única vez que había sido agredido físicamente, en seis años vividos bajo el nazismo.

En junio de 1938, Schmeling, en Nueva York, enfrentó nuevamente al hombre de color Joe Louis, quien era el campeón mundial desde hacía algún tiempo. El americano derrotó al alemán por K.O. en el primer round. Louis defendió su título con éxito 25 veces.

El 10 de noviembre de 1938 (la Noche de los Cristales, entre el 9 y el 10 de noviembre), el campeón alemán dio refugio a dos judíos en su hotel donde se alojaba en Berlín. Ellos sólo pidieron quedarse por unas horas. Pocos alemanes hubieran actuado de esta manera en esos tiempos. Aun para un Schmeling hubiera sido peligroso hacerlo.

Después de la Guerra el ex campeón no pudo boxear más, pero siguió actuando como árbitro del cuadrilátero por muchos años. La República Federal Alemana le otorgó, en 1971, la Gran Cruz al Mérito. Entre muchos honores internacionales, Max Schmeling fue declarado ciudadano de honor de los Angeles (EE.UU.), Austria y la República Federal Alemana editaron sellos postales en su honor. El Senado de Hamburgo, desde 2005 otorga anualmente una medalla de oro “Max Schmeling” a empresas que ad honorem apoyan su labor benéfica para sectores necesitados de la población.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita